Log in »

Zonisamide (zoe NIS a mide)

Pediatric Medication

Marcas estadounidenses

Zonegran

¿Para qué se usa este medicamento?

  • Este medicamento se utiliza para tratar las convulsiones.
  • Se le puede recetar este medicamento al niño por otras razones. Consulte al médico.

¿Puede mi niño tomar este medicamento sin riesgo?

  • No si el niño es alérgico a la zonisamida o cualquier otro componente de este medicamento.
  • No olvide indicar a su médico si el niño es alérgico o reacciona a algún medicamento, conservante de alimentos o colorantes. No olvide informarle de su alergia y la forma en que la misma ha afectado al niño. Entre otras, algunas afecciones que debe mencionar son: sarpullido; urticaria; comezón; falta de aire; silbido en el pecho; tos; inflamación de la cara, los labios, la lengua o la garganta o cualquier otro síntoma que haya ocurrido.
  • Si el niño es alérgico a la sulfonamida (“sulfa”), hable con un proveedor de salud médica.

¿Hay algo que deba saber o hacer mientras mi hijo/hija toma este medicamento?

  • Informe al dentista, cirujano u otro personal médico que el niño usa este medicamento.
  • Si el niño es alérgico a la tartrazina, consulte al médico. Algunos productos contienen tartrazina.
  • El niño debe evitar las tareas o las acciones que requieren un estado de alerta hasta que usted observe cómo este medicamento afecta a su hijo. Estas son actividades como andar en bicicleta, practicar deportes o usar elementos como tijeras, podadoras de césped, motocicletas eléctricas, automóviles de juguete o vehículos motorizados.
  • Pida que le hagan análisis de sangre de control con frecuencia al niño. Hable con el médico del niño.
  • Este medicamento ha disminuido la sudoración principalmente en los niños. A veces, esto ha causado golpes de calor y hospitalizaciones. Consulte al médico.
  • El niño debe tener cuidado con el clima cálido o mientras está activo. El niño debe beber mucho líquido para evitar la deshidratación.
  • Este medicamento puede causar un problema de acidez en la sangre (acidosis metabólica). El riesgo puede ser mayor en niños y personas con problemas renales, problemas respiratorios o diarrea. La probabilidad también puede ser mayor si su hijo toma otros medicamentos determinados, si tiene una cirugía o si sigue una dieta con alto contenido de grasa llamada dieta cetogénica. Con el tiempo, la acidosis metabólica puede causar cálculos en el riñón, problemas de huesos o problemas de crecimiento en los niños. Consulte al médico de su hijo.
  • El alcohol puede interactuar con este medicamento. Asegúrese de que su hijo no tome cerveza, vino ni licor.
  • Consulte al médico antes de administrarle al niño otros medicamentos y productos naturales que puedan retardarle sus reacciones.
  • Este medicamento no está aprobado para ser utilizado en niños menores de 16 años de edad. Consulte al médico.
  • Si el niño tiene enfermedad renal, consulte al médico.
  • Si el niño tiene enfermedad hepática, consulte al médico.
  • Si el niño tiene una enfermedad mental, hable con un proveedor de salud médica.
  • Infórmele al médico acerca de todos los medicamentos que el niño esté tomando. Es posible que este medicamento no vaya bien bien con algunos otros medicamentos.

Si su hijo es sexualmente activo o puede serlo:

  • Su hija debe usar un método anticonceptivo para evitar un embarazo mientras toma este medicamento.

Si su hija está embarazada o amamantando a un bebé:

  • Este medicamento puede dañar al feto si su hija lo toma durante el embarazo.
  • Consulte al médico si su hija está embarazada, queda embarazada o está amamantando a un bebé. Tendrá que hablar acerca de los beneficios y los riesgos de utilizar este medicamento.

¿Cuáles son los efectos secundarios por los que debo llamar al médico de mi hijo/hija de inmediato?

ADVERTENCIA/PRECAUCIÓN: A pesar de que es muy poco frecuente, algunas personas pueden sufrir efectos secundarios muy graves, y en ocasiones mortales, al tomar un medicamento. Si su hijo presenta alguno de los siguientes signos o síntomas que pueden estar relacionados con un efecto secundario muy grave, infórmelo al médico de su hijo o busque ayuda médica de inmediato:
  • Síntomas de una reacción alérgica tales como sarpullido; urticaria; comezón; piel inflamada, con ampollas o descamada con o sin fiebre; silbido en el pecho; opresión en el pecho o la garganta; problemas para respirar o hablar; ronquera inusual; o hinchazón de la boca, el rostro, los labios, la lengua o la garganta.
  • Si cualquier parte de esta información le preocupa, si aparece alguno de los efectos secundarios indeseados o si niño no se mejora después de tomar este medicamento.
  • Si el niño presenta signos serios de mareo o se desmaya.
  • Si el niño demuestra un cambio significativo en la capacidad de pensar clara y lógicamente.
  • Si el niño no suda durante las actividades físicas ni cuando el tiempo está caluroso.
  • Si el niño demuestra un cambio significativo en el equilibrio.
  • Si las convulsiones del niño empeoran o son diferentes luego de comenzar a usar este medicamento.
  • Si el niño tiene dolor de espalda, dolor abdominal o sangre en la orina. Pueden ser signos de cálculos renales.
  • Si el niño tiene dificultad al hablar.
  • Si el niño tiene cambios en la vista.
  • Si el niño tiene dolor severo de músculos o debilidad.
  • Si el niño tiene inflamación.
  • Si el niño tiembla, presenta dificultad para moverse, o entumecimiento.
  • Síntomas de demasiado ácido en la sangre (acidosis metabólica) como respiración acelerada, pulso acelerado, pulso que no parece normal, mucho malestar estomacal o vómitos, mucha somnolencia, falta de aliento, mucho cansancio o debilidad.
  • Los signos de problemas renales como la incapacidad de orinar, cambios en la cantidad de orina, sangre en la orina o un aumento de peso importante.
  • Fiebre alta, fiebre que desaparece y regresa o fiebre permanente.
  • Incapacidad para concentrarse.
  • Sensación de ardor, adormecimiento u hormigueo fuera de lo común.
  • Incapacidad para controlar los movimientos oculares.
  • Problemas o pérdida de la memoria.
  • Dolor de huesos.
  • Sensación de mucha somnolencia.
  • Se han producido efectos muy graves y, rara vez, mortales con los medicamentos a base de sulfas (sulfonamida) como este. Llame al médico de inmediato si tiene sarpullido; piel enrojecida, inflamada, con ampollas o descamada; ojos rojos o irritados; llagas en la boca, la garganta, la nariz o los ojos; fiebre, escalofríos o dolor de garganta; tos que sea nueva o que haya empeorado; mucho cansancio o debilidad; algún hematoma o hemorragia; o signos de problemas en el hígado como orina oscura, cansancio, falta de apetito, malestar o dolor estomacal, heces de color claro, vómitos o piel u ojos amarillentos.
  • Puede producirse una reacción cutánea grave (síndrome de Stevens-Johnson/necrólisis epidérmica tóxica). Puede ocasionar problemas de salud graves que no desaparecen y, en ocasiones, la muerte. Obtenga ayuda médica de inmediato si su hijo presenta signos como enrojecimiento, inflamación, ampollas o descamación en la piel (con o sin fiebre); enrojecimiento o irritación en los ojos; o heridas en la boca, la garganta, la nariz o los ojos.
  • Los pacientes que toman este medicamento pueden correr un mayor riesgo de tener ideas o acciones suicidas. El riesgo puede ser mayor en las personas que han tenido estas ideas o acciones en el pasado. Vigile atentamente a las personas que toman este medicamento. Llame al médico de inmediato si hay signos de depresión, nerviosismo, agitación, mal humor, ataques de pánico o cambios de humor o acciones que son nuevas o empeoran. Llame al médico de inmediato si tiene alguna idea o acción de suicidio.

¿Qué otros efectos secundarios tiene este medicamento?

Todos los medicamentos pueden tener efectos secundarios. Sin embargo, muchas personas no padecen ningún efecto secundario o padecen solamente efectos secundarios menores. Llame al médico de su hijo o busque ayuda médica si al niño le molesta alguno de estos efectos secundarios o no desaparece:
  • Somnolencia.
  • Se siente cansado o débil.
  • Mareos.
  • Dolor de cabeza.
  • Náuseas.
  • No tiene apetito.
  • Diarrea o materia fecal blanda.
  • Incapacidad para dormir.
Estos no son todos los efectos secundarios que podrían ocurrir. Si tiene preguntas acerca de los efectos secundarios, llame al médico de su hijo. Llame al médico de su hijo para que lo aconseje acerca de los efectos secundarios.
Puede informar los efectos secundarios al organismo de salud de su país.

¿Cuál es la mejor forma de tomarlo?

Administre este medicamento según las instrucciones del médico de su hijo. Lea y siga al pie de la letra la dosificación que se indica en la etiqueta.
  • Adminístrelo según las indicaciones, aun si el niño se siente bien.
  • Para sacar el mayor provecho de este medicamento, no permita que el niño se salte ninguna dosis.
  • Administre este medicamento con o sin alimentos.
  • El niño debe tragarla entera. Anime al niño a no masticar, romper o triturarla.
  • Anime al niño a que beba mucho líquido sin cafeína todos los días, a menos que el médico le indique lo contrario.
  • No deje de administrar este medicamento a su hijo de forma repentina sin consultar al médico. Su hijo podría tener un mayor riesgo de padecer convulsiones. Si su hijo debe dejar de tomar este medicamento, debe hacerlo paulatinamente, según lo indique el médico.

¿Qué hago si mi hijo/hija olvida tomar una dosis?

  • Administre la dosis que olvidó lo antes posible.
  • Si ya casi es hora de la dosis siguiente, sáltese la dosis faltante y continúe con el horario habitual del niño.
  • No administre 2 dosis simultáneamente ni administre dosis adicionales

¿Cómo debo guardar y/o desechar este medicamento?

  • Conserve a temperatura ambiente.
  • Proteja de la luz.
  • Mantener en un lugar seco. No conservar en un baño.
  • Mantenga todo medicamento fuera del alcance de los niños y las mascotas.
  • Pregunte al farmacéutico cómo se deben desechar los medicamentos no utilizados.

Afirmaciones generales

  • Si los síntomas o trastornos de su hijo no mejoran o si empeoran, llame al médico de su hijo.
  • No comparta el medicamento del niño con otras personas ni le de al niño el medicamento de ninguna otra persona.
  • Lleve consigo una lista de todos los medicamentos de su hijo (recetados o de venta libre, productos naturales, vitaminas). Entregue esta lista al médico del niño.
  • Hable con el médico de su hijo antes de administrarle cualquier medicamento nuevo, ya sea uno recetado o de venta libre, productos naturales o vitaminas.
  • Algunos medicamentos pueden tener otro folleto informativo para el paciente. Si tiene alguna pregunta sobre este medicamento consulte al médico de su hijo, el farmacéutico u otro proveedor de atención médica.
  • Si cree que ha habido una sobredosis, llame al centro de toxicología local o busque atención médica de inmediato. Prepárese para responder qué se ingirió, qué cantidad y cuándo.

Exención de responsabilidad y uso de la información del consumidor

No se debe utilizar esta información para decidir si se debe tomar este medicamento o cualquier otro. Solamente el proveedor de atención médica tiene el conocimiento y la capacitación para decidir qué medicamentos son adecuados para un paciente específico. Esta información no recomienda ningún medicamento como seguro, eficaz o aprobado para tratar a ningún paciente o enfermedad. Es solamente un breve resumen de información general sobre este medicamento. NO incluye toda la información sobre los usos, las instrucciones, las advertencias, las precauciones, las interacciones, los efectos secundarios o los riegos posibles que podrían aplicarse a este medicamento. Esta información no constituye asesoramiento médico específico y no reemplaza la información que usted recibe de su proveedor de atención médica. Debe hablar con el proveedor de atención médica para obtener información completa sobre los riesgos y los beneficios de tomar este medicamento.

Copyright

Todo el contenido está protegido por derechos de autor (copyright © 1978-2014) de Lexi-Comp Inc. o sus respectivos dueños. Todos los derechos están reservados.