Cuidado del sistema de drenaje Jackson-Pratt

En este documento se explica cómo cuidar en casa el sistema de drenaje Jackson-Pratt®. Si lo desea, también podría ser de utilidad que vea el video que está en el enlace siguiente.

Acerca del sistema de drenaje Jackson-Pratt

Figura 1. Drenaje Jackson-Pratt

El sistema de drenaje Jackson Pratt (drenaje JP) extrae el líquido que se acumula debajo de la incisión (corte quirúrgico) después de una cirugía.

Consta de una pera de plástico blando con un tapón y un tubo flexible conectados (véase la figura 1). El extremo de drenaje del tubo (parte blanca plana) se coloca en el sitio quirúrgico a través de una pequeña abertura próxima a la incisión. Esta zona se denomina punto de inserción. El drenaje se mantiene en su lugar con una sutura (un punto). El resto del tubo queda fuera del cuerpo y está conectado a la pera.

Al apretar la pera con el tapón puesto, se genera una succión constante y suave. La pera debe estar apretada en todo momento, excepto cuando se vacíe el drenaje.

El tiempo durante el cual tendrá el Jackson-Pratt colocado dependerá de la cirugía que se le haya practicado y del flujo de secreciones que tenga. Ese flujo varía de persona a persona. Algunas tienen muchas secreciones y otras tienen pocas. El Jackson-Pratt generalmente se retira cuando el flujo de secreciones es de 30 ml o menos en el transcurso de 24 horas. Usted anotará el flujo de secreciones en el registro de drenaje. Es importante que lleve el registro a las consultas de seguimiento.

Volver arriba

Cuidado del Jackson-Pratt en el hogar

El cuidado del Jackson-Pratt en el hogar consiste en lo siguiente:

  • Exprimir el tubo para que los coágulos se desplacen.
  • Vaciar el drenaje 2 veces al día y registrar el flujo de secreciones en el registro de drenaje Jackson-Pratt.
    • Si tiene más de un drenaje colocado, mida y registre el flujo de cada uno por separado. No los sume.
  • Cuidado del punto de inserción.
  • Reconocer cuando haya un problema.

Cómo exprimir el tubo

Estos pasos le ayudarán a desplazar los coágulos a través del tubo y mantener el flujo de secreciones.

Exprima el tubo antes de abrir el tapón para vaciar y medir el flujo. También debe hacer esto si ve líquido que se filtra alrededor del punto de inserción.

  1. Lávese las manos. Para lavarse las manos con agua y jabón, mójeselas, aplique jabón, restriéguese minuciosamente durante 15 segundos y luego enjuágueselas. Séqueselas con una toalla desechable y use la misma toalla para cerrar el grifo. Si usa un antiséptico para manos a base de alcohol, cúbrase bien las manos con el producto y restriéguelas hasta que estén secas.
  2. Mírese el tubo en el espejo. Esto le ayudará a ver dónde deben estar sus manos.
  3. Con el pulgar y el índice, apriete el tubo próximo al lugar donde se introduce en la piel. Esto le ayudará a no tirar de la piel, ya que esto puede ser doloroso.
  4. Con el pulgar y el índice de la otra mano, apriete el tubo justo a continuación de donde había colocado los otros dedos. Con los dedos apretados; deslícelos hacia abajo por el tubo mientras empuja los coágulos hacia la pera de drenaje. Tal vez le resulte conveniente utilizar toallitas con alcohol para ayudarse a deslizar los dedos a lo largo del tubo.
  5. Repita los pasos 3 y 4 las veces que sea necesario para empujar los coágulos desde el tubo hasta la pera. Si no puede desplazar un coágulo hacia la pera y en ella no hay secreciones o las que hay son muy escasas, llame al médico o al enfermero.
Figura 2.
 Cómo vaciar la pera

Cómo vaciar el Jackson-Pratt y registrar el drenaje

Deberá vaciar el Jackson-Pratt en la mañana y en la noche.

Materiales
  • Recipiente medidor que su enfermero le entregó
  • Registro de drenaje Jackson-Pratt
  • Bolígrafo o lápiz
Instrucciones
  1. Prepare un área limpia para trabajar y colocar los materiales. Esto se puede hacer en el baño o en un área con una superficie seca y despejada.
  2. Lávese las manos. Para lavarse las manos con agua y jabón, mójeselas, aplique jabón, restriéguese minuciosamente durante 15 segundos y luego enjuágueselas. Séqueselas con una toalla desechable y use la misma toalla para cerrar el grifo. Si usa un antiséptico para manos a base de alcohol, cúbrase bien las manos con el producto y restriéguelas hasta que estén secas.
  3. Si la pera de drenaje está conectada a su venda o sostén quirúrgicos, primero retírela de ahí.
  4. Retire el tapón de la parte superior de la pera. Esto hará que la pera se expanda. No toque el interior del tapón ni la zona interior de la abertura de la pera.
  5. Coloque la pera boca abajo, apriétela suavemente y vierta las secreciones en el recipiente medidor (véase la figura 2).
  6. Vuelva a colocar la pera boca arriba.
  7. Apriete la pera hasta que sienta la palma de su mano con los dedos.
  8. Continúe apretando la pera mientras vuelve a colocar el tapón.
  9. Fíjese que la pera haya quedado totalmente comprimida para garantizar una succión constante y suave.
  10. No permita que el drenaje quede colgando.
    • Si tiene puesto un sostén quirúrgico, tendrá un broche de plástico o tiras de Velcro® sujetas en la parte inferior. Fije la pera de drenaje al sostén.
    • Si tiene puesta una venda, fije la pera de drenaje a la venda.
    • Tal vez una riñonera (o cangurera) o un cinturón con cartera resulten útiles para sostener el drenaje.
  11. Fíjese en la cantidad y el color de las secreciones en el recipiente medidor. Es posible que los primeros dos días después de la cirugía el líquido sea de color rojo oscuro. Esto es normal. A medida que vaya cicatrizando, probablemente sea de color rosa o amarillo pálido.
  12. Registre la cantidad y el color de las secreciones en el registro del drenaje Jackson-Pratt.
  13. Tire las secreciones en el inodoro y enjuague el recipiente medidor con agua.
  14. Al final de cada día, sume la cantidad total de secreciones correspondiente al período de 24 horas y regístrela en la última columna del registro de drenaje. Si tiene más de un drenaje, mida y registre cada uno por separado.
 
Volver arriba

Cuidado del punto de inserción

Una vez que haya vaciado el drenaje, vuelva a lavarse las manos. Revise la zona alrededor del punto de inserción. Fíjese si aún causa molestias, si hay inflamación o pus que salga del punto de inserción. Si tiene alguno de esos síntomas, o si tiene una temperatura de 101 °F (38.3 °C) o superior, es posible que tenga una infección. Llame al consultorio del médico.

En ocasiones, el drenaje causa enrojecimiento de un tamaño aproximado de una moneda de 10 centavos en el punto de inserción. Esto es normal. Su proveedor de cuidados de la salud le indicará si se debe colocar una venda en el punto de inserción.

Mantenga el punto de inserción limpio y seco lavándolo con agua y jabón y luego secándolo con palmaditas suaves.

Volver arriba

Posibles problemas que podría tener con el Jackson-Pratt

Problema
  • La pera no está comprimida.
Motivo
  • La pera no se apretó lo suficientemente fuerte.
  • El tapón no está cerrado con firmeza.
  • El tubo se salió de su lugar y gotea.
Qué debe hacer
  • Apriete la pera siguiendo los pasos 2 a 9 que se explican en “Cómo vaciar el Jackson-Pratt y registrar el drenaje”.
  • Si la pera sigue estando expandida después de seguir los pasos anteriores, llame al médico o enfermero durante el horario de atención.
Problema
Hay:
  • Falta de secreciones.
  • Una disminución repentina de la cantidad de secreciones.
  • Secreciones alrededor del punto de inserción del tubo o en la venda que cubre el tubo.
Motivo
  • A veces se aglutinan en el tubo unos coágulos que toman la forma de un cordel. Esto puede obstruir el flujo de las secreciones.
Qué debe hacer
  • Exprima el tubo como se explicó anteriormente.
  • Si el flujo de secreciones no aumenta, llame al consultorio del médico durante horas hábiles. Si esto ocurre fuera de horas hábiles, entonces llame al día siguiente.
Problema
  • El tubo se sale del punto de inserción.
Motivo
  • Esto puede suceder si se tira del tubo. Sin embargo, sucede muy rara vez, ya que el tubo se mantiene en su lugar con suturas.
Qué debe hacer
  • Coloque una nueva venda sobre el punto y llame al consultorio del médico durante horas hábiles.
Problema
  • Tiene enrojecimiento que abarca un área superior al tamaño de una moneda de 10 centavos, inflamación, calor o pus alrededor del punto de inserción.
Motivo
  • Estos podrían ser indicios de infección.
Qué debe hacer
  • Tómese la temperatura. Llame al médico o enfermero y describa los indicios de infección que tenga alrededor del punto de inserción. Dígales si su temperatura es de 101 °F (38.3 °C) o superior.

Una vez que sepa cómo cuidar de su Jackson-Pratt, podrá hacerlo solo. El enfermero lo observará la primera vez que vacíe el drenaje para asegurarse de que lo esté haciendo correctamente. Aun después de que haya comenzado a cuidar de él por su cuenta, siempre puede pedir ayuda. Si tiene problemas mientras está en su casa, llame al consultorio del médico.

Llame inmediatamente al médico o enfermero si tiene:

  • Drenaje de color rojo brillante
  • Una temperatura de 101 °F (38.3 °C) o superior
  • Aumento del enrojecimiento, dolor, inflamación o pus en el punto de inserción

Llame al médico o enfermero durante horas hábiles si:

  • La cantidad de secreciones disminuye repentinamente o aumentó 100 ml durante las últimas 24 horas
  • El tubo se sale del punto de inserción
  • No puede apretar la pera
Volver arriba

Cuidado de la piel después de que el drenaje se retira

El drenaje le será retirado en el consultorio del médico. Se le colocará una venda sobre el punto de inserción.

Es importante que mantenga el punto de inserción y la zona circundante limpios y secos. Esto ayudará a prevenir infecciones y favorecerá la cicatrización de la piel. El cuidado de la piel una vez que el drenaje se retire es diferente si fue sometido a cirugía reconstructiva.

Cuidado de la piel sin cirugía reconstructiva

  • Retire la venda después de 24 horas.
  • Puede ducharse después de que haya retirado la venda, pero no se bañe en la bañera ni sumerja la zona en agua hasta que la incisión haya cerrado completamente y no haya más secreciones.
  • Lave el sitio suavemente con jabón y enjuague la zona con agua tibia. Seque la zona con palmaditas.
  • Examine el sitio; use un espejo si es necesario. Es normal tener:
    • Enrojecimiento leve
    • Inflamación leve
    • Dolor ligero
    • Una pequeña cantidad de secreciones transparentes o con un poco de sangre en la gasa

Cuidado de la piel con cirugía reconstructiva

  • Cambie la venda cada 12 horas si es necesario.
  • El cirujano le indicará cuánto tiempo debe esperar antes de ducharse. Generalmente deben transcurrir de 24 a 48 horas una vez retirado el drenaje.
  • No se bañe en la bañera ni sumerja la zona en agua hasta que hayan transcurrido 6 semanas de la cirugía reconstructiva.
  • Lave el sitio suavemente con jabón y enjuague la zona con agua tibia. Seque la zona con palmaditas.
  • Examine el sitio; use un espejo si es necesario. Es normal tener:
    • Enrojecimiento leve
    • Inflamación leve
    • Dolor ligero
    • Una pequeña cantidad de secreciones transparentes o con un poco de sangre en la gasa
 

Llame al médico si tiene preguntas o si:

  • Aumenta el enrojecimiento
  • Aumenta la presión o inflamación
  • La piel se siente caliente al tacto alrededor de los sitios quirúrgicos
  • Tiene una temperatura superior a 101 °F (38.3 °C)
 

Registro del drenaje Jackson-Pratt JP n.º _________

Fecha Comentarios Mañana Noche Total
         
         
         
         
         
         
         
         
         
         
         
         
         
         
         
         
 

Registro del drenaje Jackson-Pratt JP n.º _________

Fecha Comentarios Mañana Noche Total
         
         
         
         
         
         
         
         
         
         
         
         
         
         
         
         
Volver arriba