Se desmienten 8 mitos sobre las vacunas contra la COVID-19

Español
Share
Print
La anestesióloga Anoushka Afonso recibiendo la vacuna contra la COVID-19.

La enfermera clínica Janine Guerra le administra la vacuna contra la COVID-19 a la anestesióloga de MSK, Anoushka Afonso.

Ahora que la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. autorizó las vacunas contra la COVID-19 de Pfizer-BioNTech y Moderna se está implementando su uso para proteger a las personas con mayor riesgo de infección, queremos disipar algunos mitos comunes sobre las vacunas.

Mito: las vacunas COVID-19 se aprobaron demasiado rápido. No sabemos lo suficiente sobre si son eficaces o no.

Verdad: las vacunas contra la COVID-19 se desarrollaron rápidamente en comparación con vacunas anteriores porque científicos, médicos y agencias gubernamentales de todo el mundo invirtieron enormes recursos para reducir la burocracia y publicar los resultados tan pronto como estaban disponibles.

Debido a que estamos en medio de una pandemia, muchas personas estaban disponibles y dispuestas a participar en ensayos clínicos para ayudar a probar la seguridad y eficacia de la vacuna. El ensayo clínico de Pfizer-BioNTech involucró a más de 40,000 personas. El ensayo de Moderna contó con más de 30,000 voluntarios.

Los resultados de los ensayos clínicos fueron analizados por un grupo independiente de expertos antes de que la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos) revisara los datos y luego concediera la autorización de uso de emergencia.

Los ensayos mostraron que la vacuna Pfizer-BioNTech tiene un 95 % de eficacia y la vacuna Moderna un 94 % para prevenir la COVID-19.

Volver al principio

Mito: no sabemos si la vacuna contra la COVID-19 es segura o no. Podría ser más peligroso que tener la COVID-19.

Verdad: como resultado de los ensayos clínicos, ahora tenemos datos de decenas de miles de personas que demuestran que estas vacunas son seguras. Los organismos reguladores y los expertos científicos independientes que han revisado los resultados han seguido pautas muy estrictas para determinar la seguridad y la eficacia.

Algunas personas tienen efectos secundarios leves o moderados, pero estos no duran mucho, de uno a tres días. Los efectos secundarios más comunes incluyen dolor en el sitio de la inyección, fatiga (sensación de cansancio), dolor de cabeza, dolores y fiebre. Son más habituales después de la segunda dosis, y es posible que necesite descansar más. Los efectos secundarios graves son poco comunes y pueden tratarse. Los expertos de la FDA y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades todavía están monitoreando a los participantes del ensayo, y continuarán monitoreándolos, así como a los miembros del público en general que reciben la vacuna.

Volver al principio

Mito: las personas con problemas de salud subyacentes, incluido el cáncer, no se deben vacunar.

Verdad: según los datos de los ensayos clínicos, los médicos de MSK creen que las vacunas contra la COVID-19 son seguras y podrían ofrecer una protección significativa para las personas con cáncer. Esto es importante porque las personas con cáncer pueden tener un mayor riesgo de sufrir complicaciones a causa de la COVID-19.

MSK recomienda que la mayoría de las personas con cáncer se vacunen, independientemente del tipo de tratamiento que estén recibiendo. Si usted es paciente actual o recientemente terminó un tratamiento contra el cáncer, debe discutir la vacunación con su equipo de atención.

Eficacia y seguridad de las vacunas contra la COVID-19
Aprenda de la especialista en enfermedades infecciosas de MSK, Elizabeth Robilotti, sobre lo que necesita saber con respecto a las dos vacunas contra la COVID-19.
Volver al principio

Mito: si ya ha tenido COVID-19, no necesita vacunarse.

Verdad: todavía no sabemos cuánto tiempo estarán protegidas las personas que ya han tenido el virus contra una nueva infección. Ya ha habido algunos casos de personas que presentaron COVID-19 por segunda vez. Por esa razón, MSK recomienda vacunarse incluso si ha tenido COVID-19.

Ambos ensayos de fármacos incluyeron participantes que ya habían tenido COVID-19 y se encontró que era seguro en estos casos.

Volver al principio

Mito: una inyección de la vacuna es suficiente.

Verdad: tanto la vacuna de Pfizer-BioNTech como la de Moderna requieren dos inyecciones con un intervalo de entre tres y cuatro semanas, y es importante que reciba ambas. Si no recibe la segunda inyección, no estará completamente protegido contra la infección.

Volver al principio

Mito: puede tener COVID-19 a causa de la vacuna.

Verdad: la vacuna no contiene ninguna parte del virus, ni vivo ni inactivado. En cambio, contiene material genético llamado ácido ribonucleico mensajero (ARNm), que le indica al cuerpo que produzca una proteína o antígeno que le enseñará al sistema inmunitario cómo reconocer el virus. De esa manera, estará listo para combatirlo si está expuesto.

La vacuna contra la COVID-19 no hará que la prueba de COVID-19 dé positivo, pero puede dar positivo en algunas pruebas de anticuerpos. Si lo hace, eso significa que la vacuna ha ayudado al cuerpo a crear anticuerpos contra el virus.

¿Por qué las vacunas de ARN mensajero (ARNm) contra la COVID-19 son diferentes?
Obtenga información sobre por qué las vacunas de ARN mensajero que protegen contra la COVID-19 son diferentes.
Volver al principio

Mito: el ARNm de la vacuna COVID-19 alterará mi código genético.

Verdad: tanto la vacuna Pfizer-BioNTech como la de Moderna utilizan tecnología de ARNm. El ARNm que se inyecta en el cuerpo no interactúa con el ADN. Las células descompondrán el ARNm y lo eliminarán del cuerpo tan pronto como haya terminado de producir el antígeno necesario.

Volver al principio

Mito: después de vacunarse, no es necesario que use una mascarilla ni se distancie de otras personas.

Verdad: la vacuna le protege de enfermarse. Sin embargo, los expertos aún no saben si es posible que usted sea portador y transmita el virus a otra persona después de haber sido vacunado. Por lo tanto, es importante seguir usando una mascarilla, lavarse las manos con frecuencia y mantenerse al menos a seis pies (1.8 m) de distancia de las personas que no viven en su hogar.

Esperamos que cuando el 70 % de la población haya recibido la vacuna, logremos lo que se llama “inmunidad colectiva”, lo que significa que las posibilidades de que el virus siga circulando son muy bajas. En ese momento, los expertos en salud pública advertirán al público que se pueden relajar las medidas preventivas. Eso podría llevar meses o años, dependiendo de cuántas personas se vacunen.


12 de enero de 2021


Otros recursos

Volver al principio