Cómo aplicar una inyección de glucagón de emergencia para tratar la concentración baja de azúcar en sangre

Esta información le enseñará cómo aplicar una inyección de glucagón para tratar la concentración muy baja de azúcar en sangre en caso de emergencia.

Se dice que hay una concentración muy baja de azúcar en sangre cuando esta es inferior a 50 miligramos por decilitro (mg/dl). El glucagón aumenta dicha concentración hasta situarla en un nivel seguro.

Guarde este recurso como ayuda para recordar los pasos que debe dar para aplicar la inyección.

Volver al principio

Acerca de la concentración baja de azúcar en sangre (hipoglucemia)

El organismo obtiene energía de un azúcar llamada glucosa. La glucosa proviene de los alimentos que uno come, se almacena en el hígado y se libera en el torrente circulatorio cuando es necesaria. La sangre transporta la glucosa a las células para que las células puedan usarla para obtener energía.

La concentración baja de azúcar en sangre significa que hay muy poca glucosa en el torrente circulatorio. Si la concentración de azúcar en sangre alcanza un nivel demasiado bajo, se pueden presentar síntomas como los siguientes:

  • Sudor
  • Temblores
  • Dolor de cabeza
  • Sensación de desmayo
  • Ritmo cardíaco fuerte y rápido
  • Debilidad

Sin tratamiento, la concentración de azúcar en sangre puede seguir descendiendo. Esto puede provocar síntomas como los siguientes:

  • Mala coordinación
  • Confusión
  • No poder comer o beber con seguridad debido a la confusión
  • Pérdida del conocimiento
  • Convulsiones
Volver al principio

Información sobre el kit de emergencia de glucagón

El glucagón es una hormona que se fabrica en el páncreas y hace que el hígado libere azúcar.

Debido a que las concentraciones muy bajas de azúcar en sangre son peligrosas, es necesario tratarlas de inmediato. Darse una inyección de glucagón del kit de emergencia hará que la concentración de azúcar en sangre aumente con rapidez. Se sentirá mejor y más seguro.

Figura 1. Kit de emergencia de glucagón

Figura 1. Kit de emergencia de glucagón

Todo lo que necesita para aplicar una inyección de glucagón se encuentra en el kit de emergencia. Esto incluye un frasco y una jeringa (véase la figura 1). El frasco contiene el polvo seco de glucagón. La jeringa contiene un líquido que se utiliza para diluir el glucagón. La jeringa ya viene con la aguja conectada.

Sus cuidadores tienen que saber cómo aplicar una inyección de glucagón en caso de que la concentración de azúcar en su sangre llegue a un nivel muy bajo. Después de practicar en el hospital con el enfermero, los cuidadores deben examinar el kit y repasar cómo se aplica la inyección.

El kit se puede almacenar a temperatura ambiente. Fíjese en la fecha de vencimiento cuando lo compre. Tome nota de esa fecha en el calendario, para cambiarlo cuando haya vencido.

 

Cuándo se debe usar el kit de emergencia de glucagón

Necesita glucagón si la concentración de azúcar en su sangre es inferior a 50 mg/dl y usted presenta los siguientes síntomas:

  • No puede comer o beber con seguridad porque se siente confuso o desorientado
  • Ha perdido el conocimiento
  • Tiene convulsiones

De ser posible, alguien tendrá que verificar la concentración de azúcar en su sangre para asegurarse de que esté baja. Esto se debe a que tener una concentración elevada de azúcar en sangre también puede hacer que la persona pierda el conocimiento. En ese caso, el glucagón no ayudará. En lugar de eso, se debe llamar al 911 para solicitar asistencia médica de inmediato. Si no encuentra el kit de glucosa en sangre, y la persona tiene los síntomas que se indicaron anteriormente, saltéese este paso.

Volver al principio

Cómo aplicar una inyección de glucagón de emergencia

  1. Abra el kit de glucagón.
  2. Destape el frasco que contiene el polvo de glucagón (véase la figura 2).
    Figura 2. Apertura del frasco de vidrio que contiene el glucagón

    Figura 2. Apertura del frasco de vidrio que contiene el polvo de glucagón

  3. Retire el capuchón que cubre la aguja de la jeringa.
  4. Inserte la aguja en el tapón de goma situado en la parte superior del frasco.
  5. Empuje el émbolo de la jeringa para inyectar todo el líquido en el frasco de glucagón (véase la figura 3).
    Figura 3. Inyección del líquido de dilución en el frasco de glucagón

    Figura 3. Inyección del líquido de dilución en el frasco de glucagón

  6. Sin retirar la aguja del frasco, agítelo o gírelo suavemente para mezclar el contenido. El modo más fácil de hacer esto es sosteniendo el frasco y la jeringa con una mano, con el frasco en la parte superior y la jeringa en la parte inferior (véase la figura 4). Mezcle hasta que todo el polvo se haya disuelto por completo. La solución debe tener un aspecto transparente e incoloro.
    Figura 4. Mezcla del polvo de glucagón con el líquido de dilución

    Figura 4. Mezcla del polvo de glucagón con el líquido de dilución

  7. Introduzca el glucagón en la jeringa. Para hacerlo, sostenga el frasco y la jeringa de modo que el frasco quede en la parte superior y la punta de la jeringa quede apuntando hacia el fondo del frasco (véase la figura 5). Tire del émbolo de la jeringa hacia atrás para introducir el glucagón en la jeringa. Asegúrese de introducir en la jeringa todo el medicamento que hay en el frasco.
    Figura 5. Introducción del glucagón en la jeringa

    Figura 5. Introducción del glucagón en la jeringa

  8. El glucagón se inyecta en el muslo o la nalga de la persona. Limpie el sitio de la inyección con un hisopo con alcohol. Si no tiene un hisopo con alcohol, saltéese este paso.
  9. Introduzca la aguja en la piel de la persona con un movimiento rápido en un ángulo de 90 grados (en posición vertical y hacia abajo) (véase la figura 6). Use el pulgar para empujar el émbolo hasta el final, de modo de inyectar todo el medicamento.
    Figura 6. Inyección del glucagón

    Figura 6. Inyección del glucagón

  10. Cuando la jeringa esté vacía, retírela de la piel.
  11. Después de la inyección, ponga a la persona de costado. Es posible que vomite después de la inyección, y colocarla de costado evitará que se ahogue.
 
Volver al principio

Después de aplicar la inyección de glucagón de emergencia

Llame al 911 después de aplicar la inyección.

Controle la concentración de azúcar en sangre o pídale a alguien que lo haga después de la inyección. Debería aumentar hasta alcanzar un nivel de 70 mg/dl como mínimo. Cuando llegue el personal de emergencia médica, dígales cuál fue el resultado de la concentración de azúcar en sangre.

Las personas que han perdido el conocimiento por lo general despiertan en un período de 15 minutos después de la inyección. Una vez que la persona haya despertado y pueda beber, dele sorbos de jugo de fruta o de un refresco común (no dietético). Esto ayudará a restaurar la glucosa en el hígado y a evitar que la concentración de azúcar en sangre vuelva a caer.

Volver al principio

Efectos secundarios

La mayoría de las personas no presenta ningún efecto secundario. Algunas personas pueden tener náuseas y vómitos después de recibir glucagón.

Volver al principio

Díganos qué piensa

Díganos qué piensa

Sus opiniones nos ayudarán a mejorar la información que brindamos a los pacientes y cuidadores.

Questions En cierto modo No

Última actualización