Radioterapia para los nódulos linfáticos

Compartir
Tiempo de lectura: Información 34 minutos

Esta información le servirá para prepararse para recibir radioterapia en los nódulos linfáticos en Memorial Sloan Kettering (MSK). Le ayudará a saber qué esperar antes, durante y después del tratamiento. También le informará de los efectos secundarios y de cómo cuidarse durante el tratamiento.

Lea este recurso antes de comenzar la radioterapia. Úselo como referencia en los días previos a los tratamientos para que pueda prepararse lo mejor posible. Lleve este recurso a su cita de simulación y a todas las citas futuras con el oncólogo de radioterapia. Usted y el equipo de radioterapia lo consultarán durante todo el tratamiento.

Volver al principio

Información sobre la radioterapia

En la radioterapia se utilizan haces de alta energía para tratar el cáncer. Su función consiste en dañar las células cancerosas y dificultarles la reproducción. Luego, el cuerpo es naturalmente capaz de deshacerse de las células cancerosas dañadas. La radioterapia también afecta las células normales. Sin embargo, las células normales son capaces de repararse de una forma en que las células cancerosas no pueden hacerlo.

Le practicarán un tipo de radioterapia llamada radiación con haz externo. Durante su tratamiento, una máquina apuntará haces de radiación directamente al tumor. Los haces pasarán a través del cuerpo y destruirán las células cancerosas en su camino. Usted no verá ni sentirá la radiación.

La radioterapia tarda un tiempo en ejercer su efecto. Lleva días o semanas de tratamiento antes de que las células cancerosas comiencen a morir. Estas células continuarán muriendo por semanas o meses después de que el tratamiento finalice.

Información acerca de la radioterapia para los nódulos linfáticos

Como parte del tratamiento del linfoma, muchas personas reciben radioterapia en los nódulos linfáticos.

En el cuerpo hay varios grupos de nódulos linfáticos (véase la figura 1). Durante el tratamiento de radioterapia, se dirigen rayos de radiación al grupo o grupos de nódulos linfáticos donde se encuentra el cáncer. También es posible que algo de radiación se dirige al bazo. El bazo es un órgano que se encuentra en el abdomen.

Figura 1. Grupos de nódulos linfáticos del cuerpo

Figura 1. Grupos de nódulos linfáticos del cuerpo

Su oncólogo de radioterapia o su enfermero le informará cuáles de las siguientes zonas recibirán tratamiento durante la radioterapia.

  • Los nódulos linfáticos del cuello (nódulos linfáticos cervicales)
  • Los nódulos linfáticos que están arriba de la clavícula (nódulos linfáticos supraclaviculares)
  • Los nódulos linfáticos que están debajo de la clavícula (nódulos linfáticos infraclaviculares)
  • Los nódulos linfáticos que están en medio del pecho (nódulos linfáticos mediastínicos)
  • Los nódulos linfáticos de las axilas (nódulos linfáticos axilares)
  • Los nódulos linfáticos del abdomen (nódulos linfáticos paraaórticos)
  • El bazo
  • Los nódulos linfáticos de la pelvis (nódulos linfáticos pélvicos)
  • Los nódulos linfáticos de la ingle (nódulos linfáticos inguinales)
Volver al principio

Su función en el equipo de radioterapia

Usted tendrá un equipo de atención médica que en conjunto le proporcionará el cuidado adecuado. Usted forma parte de ese equipo y su función es la siguiente:

  • Llegar puntualmente a todas sus citas de radioterapia.
  • Hacer preguntas y expresar las inquietudes que tenga. Hemos incluido una lista de posibles preguntas al final de este recurso.
  • Decirle a algún integrante del equipo de radioterapia si tiene efectos secundarios.
  • Decirle al médico o al enfermero si siente dolor.
  • Cuidar de sí mismo en su hogar, como por ejemplo:
    • Dejar de fumar, si es que tiene el hábito. Si desea dejar de fumar, llame a nuestro Programa de Tratamiento del Tabaquismo al 212-610-0507.
    • Seguir las instrucciones del equipo de atención médica para el cuidado de la piel.
    • Beber líquidos como le indique el equipo de atención médica.
    • Comer los alimentos que le sugiera el equipo de atención médica.
    • Mantener su peso.
Volver al principio

Simulación

Antes de comenzar la radioterapia, se le realizará un procedimiento de planificación del tratamiento que se llama simulación. Esto se hace para garantizar que:

  • La zona de tratamiento se trace correctamente.
  • Usted reciba la dosis adecuada de radiación.
  • La dosis de radiación en el tejido cercano sea lo más pequeña posible.

Durante su simulación, se le harán escaneos de imagenología y se le pondrán unos pequeños puntos en la piel. Esas marcas le sirven a su equipo para asegurarse de que usted esté en la posición correcta para sus tratamientos de radioterapia.

La cita de la simulación tardará unas 4 horas.

Preparación para su simulación

  • Durante su simulación, estará en posición acostada por mucho tiempo. Si cree que estará incómodo al quedarse recostado sin moverse, puede tomar acetaminophen (Tylenol®) o su analgésico habitual antes de la simulación.
  • Si cree que posiblemente se ponga ansioso durante el procedimiento, pregúntele al médico si hay un medicamento que pudiera ayudarle.
  • Lleve puesta ropa cómoda que sea fácil de quitar. Deberá cambiarse y ponerse una bata de hospital.
  • No se ponga joyas, talco ni lociones.
  • Si el dentista le hizo un protector bucal, tráigalo a su simulación.

Para ayudarle a pasar el tiempo durante su simulación, los radioterapeutas le pueden poner música.

Para prepararse para su simulación, es posible que tenga que seguir otras instrucciones. Si es así, el enfermero que le atienda le dará más información al respecto.

Si no necesita ninguna preparación especial, puede comer y beber como acostumbre el día de su simulación.

Para las personas a quienes les realizarán una tomografía computada por emisión de positrones (PET-CT):

  • A partir de las 6 horas antes de la cita de simulación, no coma ni beba nada, excepto agua. Esto incluye goma de mascar, caramelos solubles, pastillas para la tos y mentas. Si come o toma algo que no sea agua, existe la posibilidad de que su PET-CT se tenga que reprogramar.
  • Puede que le inyectemos un medio de contraste (tinta) intravenoso (IV) durante su PET-CT. Si es alérgico al contraste IV, avísele al enfermero. Él le dará instrucciones especiales.

Retire los dispositivos de la piel

El fabricante recomienda quitarse estos dispositivos de la piel antes de su simulación o tratamiento:

  • Monitor continuo de glucosa (CGM)
  • Bomba de insulina

Si usa alguno de estos, pregúntele a su oncólogo de radioterapia si necesita retirarlos. De ser así, asegúrese de traer un dispositivo adicional para ponérselo después de su simulación o tratamiento.

Mientras su dispositivo esté apagado, puede que no sepa cuándo controlar su glucosa (azúcar en la sangre). Pregúntele al proveedor de cuidados de la salud que trata su diabetes. Asegúrese de hacer esto antes de su cita de simulación o tratamiento.

El día de su simulación

Al llegar

Un integrante del equipo de radioterapia le hará pasar. Se le pedirá que indique y que deletree su nombre y fecha de nacimiento muchas veces. Esto se hace por su seguridad. Existe la posibilidad de que se esté atendiendo a personas con el mismo nombre o con un nombre similar el mismo día que a usted.

El radioterapeuta lo recibirá. Se le tomará una fotografía del rostro. Esa fotografía servirá para identificarle durante todo el tratamiento.

A continuación, el radioterapeuta le explicará qué esperar durante la simulación. Si aún no firmó un formulario de consentimiento, el oncólogo de radioterapia repasará todo con usted y le pedirá su firma.

Durante su simulación

Deberá cambiarse y ponerse una bata de hospital. Debe dejarse puestos los zapatos. Si usa algo que le tape la cabeza (como una peluca, un turbante o una gorra), puede que tenga que quitárselo.

Luego de que se cambie, los radioterapeutas le llevarán a la sala de simulación y le ayudarán a acostarse sobre la mesa. Harán todo lo posible para asegurarse de que esté cómodo y tenga privacidad.

La mesa tendrá una sábana pero es dura y no tiene colchón. Asimismo, la habitación generalmente está fría. Si en cualquier momento se siente incómodo, dígales a los radioterapeutas. Si no ha tomado ningún analgésico y cree que quizás lo necesite, dígales a los radioterapeutas antes de que comience la simulación.

Una vez que la simulación comience, no se mueva. Esto podría cambiar su posición. Sin embargo, si está incómodo o necesita ayuda, dígaselo a los radioterapeutas.

Durante la simulación, sentirá que la mesa se mueve en diferentes posiciones. Las luces de la habitación se encenderán y se apagarán, y usted verá luces láser rojas en cada pared. Los radioterapeutas usarán esas luces láser como guía para ayudar a posicionarlo en la mesa. No mire directamente hacia las luces láser porque podrían dañarle los ojos.

Habrá un intercomunicador (micrófono y parlante) y una cámara dentro de la sala de simulación. Los radioterapeutas entrarán y saldrán de la habitación durante la simulación, pero siempre habrá alguien que podrá verle y oírle. Usted oirá a los radioterapeutas hablando entre sí a medida que trabajan, y ellos le hablarán para explicarle lo que están haciendo.

Posicionamiento

La posición en que se pondrá dependerá del grupo o grupos de nódulos linfáticos que se vaya a tratar. Los radioterapeutas le ayudarán a ponerse en la posición adecuada.

Los radioterapeutas también le proporcionarán un dispositivo de inmovilización para que lo use. Ese dispositivo le ayudará a mantenerse en la posición debida. Usted lo utilizará durante su simulación y en cada uno de sus tratamientos.

Escaneos de imagenología

Mientras se encuentre en la posición del tratamiento se le harán escaneos de imagenología. Es posible que estos se realicen en una máquina de tomografía computarizada llamada simulador o en una máquina PET/CT. Las exploraciones serán utilizadas solo para trazar la zona de tratamiento. No servirán para dar diagnósticos ni para buscar tumores.

  • Si se va a someter a una tomografía computarizada o PET, es posible que un enfermero le coloque una vía intravenosa (IV) en una vena. La vía IV servirá para administrarle contraste antes del escaneo. Eso le sirve al equipo a obtener imágenes claras de la región que se va a tratar.
  • Si se va a someter a una tomografía computarizada, puede que sea necesario que aguante la respiración durante ella. Los radioterapeutas le indicarán la forma y el momento de hacerlo.

Durante la exploración, escuchará que la máquina se enciende y apaga. Aunque el ruido parezca fuerte, el radioterapeuta podrá escucharle si usted necesita hablarle.

El escaneo tomará unos 45 minutos.

Tatuajes y marcas corporales

Mientras esté acostado en su posición de tratamiento, el radioterapeuta le hará trazos en la piel con un marcador. Después de la simulación podrá lavarse las marcas.

También es posible que necesite marcas permanentes en la piel, denominadas tatuajes. Los tatuajes no son más grandes que la cabeza de un alfiler. Los radioterapeutas harán cada tatuaje con una aguja estéril y una gota de tinta. Usted sentirá como un pinchazo. Los tatuajes son permanentes y no se van con el agua. Si le preocupa tener tatuajes como parte de la radioterapia, hable con el oncólogo de radioterapia.

Una vez hechos los tatuajes, los radioterapeutas le tomarán fotografías en la posición de tratamiento. Las fotografías y los tatuajes se utilizarán para colocarle en una posición correcta sobre la mesa cada día del tratamiento.

Volver al principio

Después de su simulación

Al final de la cita de simulación, programaremos otra para el procedimiento de ajuste. Se trata de la cita final antes de que comience el tratamiento.

Programación de su tratamiento

Los tratamientos de radiación se administran diariamente, de lunes a viernes. Un integrante de su equipo de radioterapia le informará cuánto durará el tratamiento.

Debe venir todos los días que tenga tratamiento programado. Es posible que la radioterapia no arroje resultados si no se presenta a sus tratamientos. Si tiene que faltar al tratamiento por cualquier motivo, debe llamar al consultorio del oncólogo de radioterapia para avisarle. Si tiene que cambiar su cita por cualquier motivo, hable con el coordinador o llame al consultorio del médico.

Planificación de su tratamiento

Durante el tiempo entre la simulación y el procedimiento de ajuste, el oncólogo de radioterapia se pondrá de acuerdo con un equipo para planificar el tratamiento. Se utilizarán las imágenes tomadas durante la simulación para planificar los ángulos y las formas de los haces de radiación. También determinarán la dosis de radiación que recibirá. Esos detalles se planifican y verifican detenidamente. Esto lleva entre 5 días y 2 semanas.

Volver al principio

Procedimiento de ajuste

Antes del primer tratamiento, se le realizará un procedimiento de ajuste. Este procedimiento generalmente tarda alrededor de 1 hora. Si el analgésico o los medicamentos para la ansiedad le resultaron útiles durante la simulación, es posible que le convenga tomarlos antes de este procedimiento.

Cuando llegue al procedimiento de ajuste, se le indicará que pase al vestidor y que se ponga una bata de hospital.

Los radioterapeutas le llevarán a la habitación donde recibirá el tratamiento todos los días. Le colocarán en posición sobre la mesa. Usted se recostará exactamente de la misma forma que el día de su simulación.

Se tomarán radiografías especiales, denominadas películas de rayos, para garantizar que su posición y la zona tratada sean las correctas. Se tomarán películas de rayos antes de algunos de sus tratamientos. No se utilizan para ver cómo responde el tumor al tratamiento.

Dependiendo de su plan de tratamiento, su tratamiento podría empezar el mismo día que su procedimiento de ajuste o uno o dos días después.

Volver al principio

Durante su tratamiento

Figura 2. La tabla de tratamiento

Figura 2. La tabla de tratamiento

Para cada uno de los tratamientos, anúnciese en la recepción y tome asiento en la sala de espera. En cuanto los radioterapeutas estén listos, le indicarán que pase al vestidor y que se ponga una bata de hospital. Déjese puestos los zapatos durante su tratamiento.

Los radioterapeutas le llevarán a la sala de tratamiento. Eso le ayudará a acostarse en tabla (véase la figura 2). Se le colocará exactamente en la misma posición del procedimiento de ajuste.

Una vez que esté en la posición correcta, los radioterapeutas saldrán de la habitación, cerrarán la puerta y su tratamiento comenzará. Usted no verá ni sentirá la radiación, pero es posible que escuche la máquina a medida que se mueve a su alrededor y se enciende y apaga. Permanecerá en la sala de tratamiento unos 30 minutos, según su plan de tratamiento. La mayor parte de este tiempo se dedicará a colocarle en la posición correcta. El tratamiento en sí mismo solo tarda algunos minutos.

Estará a solas durante su tratamiento, pero los radioterapeutas podrán verle en un monitor y oírle a través de un intercomunicador en todo momento. Ellos se asegurarán de que esté cómodo durante el tratamiento.

Respire normalmente durante el tratamiento, pero no se mueva. Sin embargo, si está incómodo o necesita ayuda, dígaselo a los radioterapeutas. Ellos pueden apagar la máquina y entrar a verle en cualquier momento, si es necesario.

Ni usted ni su ropa se volverán radioactivos durante ni después del tratamiento. Es seguro estar con otras personas.

Consultas semanales durante el tratamiento

El oncólogo de radioterapia y el enfermero le verán cada semana para preguntarle sobre los efectos secundarios que tenga, hablar con usted sobre sus inquietudes y responder a sus preguntas. Debe planificar estar en su cita durante alrededor de 1 hora extra en esos días.

Si necesita hablar con el enfermero u oncólogo de radioterapia entre sus visitas semanales, llame al consultorio del oncólogo de radioterapia. También puede pedir al personal de apoyo o a su radioterapeuta que se comunique con su oncólogo de radioterapia o enfermero cuando venga para su tratamiento.

Vitaminas y suplementos alimenticios

Muchas personas preguntan acerca de tomar vitaminas durante el tratamiento. Si desea tomar un multivitamínico, puede hacerlo. No tome más de la cantidad diaria recomendada de ninguna vitamina. No tome otras vitaminas ni otros suplementos sin hablar con el médico. Esto incluye suplementos nutricionales y a base de hierbas.

Volver al principio

Efectos secundarios del tratamiento

Es posible que tenga efectos secundarios a raíz de la radioterapia. El tipo y el grado de intensidad de estos efectos dependen de muchas cosas. Estas cosas son: la dosis de la radiación, la cantidad de tratamientos y la salud general.

Puede que comience a notar efectos secundarios alrededor de 2 semanas después de que comience con el tratamiento. Esos efectos podrían empeorar durante el tratamiento, pero lentamente mejorarán a lo largo de varias semanas después de que finalice el mismo. Es posible que lleve más tiempo para que desaparezcan algunos efectos secundarios. Siga las pautas de esta sección para ayudarle a lidiar con los efectos secundarios durante y después del tratamiento.

A continuación se muestran los efectos secundarios más frecuentes de la radioterapia de nódulos linfáticos. Usted podría presentar todos, algunos o ninguno de estos efectos. El enfermero hablará con usted sobre los efectos secundarios que más probablemente tendrá.

Reacciones en la piel y el cabello

Durante la radioterapia, es posible que cambie la piel y el cabello de la zona tratada. Esto es normal.

  • Luego de 2 a 3 semanas, puede que la piel adquiera un color rosa o bronceado. Más adelante, la piel podría adquirir un color rojo brillante o tornarse muy oscura.
  • Es posible que se sienta seca, produzca comezón y tenga aspecto descamado.
  • Es posible que tenga un sarpullido, especialmente en áreas donde su piel ha estado expuesta al sol. Si esto sucede, informe a su médico o enfermero. Puede que la erupción cutánea sea indicio de infección.
  • Es posible que en la piel de las zonas sensibles le salgan ampollas, o que se abra y se pele. Si eso sucede, dígaselo al médico o al enfermero.
  • Es posible que se le caiga un poco o todo el cabello en la zona tratada. Generalmente el cabello volverá a crecer en 3 a 6 meses después de que termine el tratamiento.

La piel sanará gradualmente una vez finalizado el tratamiento, pero a menudo eso lleva 3 a 4 semanas. A veces, las reacciones cutáneas empeoran durante la semana posterior a que finalice su tratamiento. Si esto sucede, llame al médico o al enfermero.

El enfermero le enseñará a cuidar de su piel. Le pondrá vendajes o cremas especiales, si las necesita. El médico podría suspenderle el tratamiento hasta que la piel sane.

Siga las pautas a continuación para cuidar de su piel. Sígalas hasta que su piel mejore. Estas pautas solo se refieren a la piel de la zona de tratamiento.

Mantenga la piel limpia

  • Báñese o dúchese todos los días. Use agua tibia y un jabón suave sin perfume (como Neutrogena®, Dove®, jabón para bebé, Basis® o Cetaphil®). Enjuáguese bien la piel y séquela dándose palmaditas con una toalla suave.
  • Al lavarse, hágalo con delicadeza en la piel de la zona de tratamiento. No use ninguna esponja o paño para lavarse ni cepillo.
  • Si se le pusieron marcas antes del tratamiento, las mismas son permanentes y no se quitan con el agua. Es posible que, durante el tratamiento, le hagan otras marcas, como el contorno de la zona de tratamiento, con un marcador. Esas marcas se las puede quitar con aceite mineral en cuanto los radioterapeutas le indiquen que puede hacerlo.
  • No use alcohol ni paños con alcohol en la piel de la zona de tratamiento.

Hidrátese la piel a menudo

Comience a usar un producto hidratante cuando inicie el tratamiento. Esto puede ayudar a minimizar las reacciones cutáneas. Puede usar un hidratante de venta libre (sin receta).

  • Utilice un producto hidratante que no tenga fragancias ni lanolina. El enfermero le podría sugerir un hidratante.
  • No use más de un hidratante a la vez, salvo que el enfermero le indique que use más.
  • Aplique el producto hidratante 2 veces al día.

Evite irritarse la piel

  • Si tiene comezón en la piel, no se la rasque. Aplique el producto hidratante. Pida al enfermero que le recomiende cómo aliviar la comezón. Es probable que le receten un medicamento para tratar la comezón en la piel.
  • Use ropa interior y ropa holgada de algodón en la zona de tratamiento. Evite los sujetadores con varilla o la ropa ajustada que le frote la piel.
  • Use solo los productos hidratantes, las cremas o las lociones de los que haya hablado con el enfermero u oncólogo de radioterapia.
  • No se ponga maquillaje, perfume, polvos ni loción para después de afeitarse en la zona de tratamiento.
  • No se ponga desodorante si la piel está abierta, agrietada o irritada. Puede usar desodorante sobre la piel intacta en la zona de tratamiento. Deje de usarlo si se le irrita la piel.
  • No se afeite en la zona de tratamiento. Si tiene que afeitarse, use solo una rasuradora eléctrica. Deje de usarla si se le irrita la piel.
  • No coloque ninguna cinta sobre la zona de tratamiento.
  • No permita que la piel de la zona de tratamiento se exponga a temperaturas demasiado altas o bajas. Esto incluye bañeras de hidromasaje, botellas de agua, compresas calientes y compresas de hielo.
  • Si no tiene ninguna reacción cutánea, puede nadar en una piscina con agua con cloro. Dúchese inmediatamente después de salir de la piscina para enjuagar el cloro.
  • Evite broncearse o quemarse la piel. Si va a exponerse al sol:
    • Póngase bloqueador solar sin ácido paraminobenzoico (PABA), con un factor de protección solar (FPS) de 30 o superior.
    • Use ropa holgada que le cubra la piel de la zona de tratamiento en la mayor medida posible.

Fatiga

La fatiga es una sensación de cansancio o debilidad, de no querer hacer las cosas, de no poder concentrarse, de sentirse más lento de lo habitual. Es posible que presente fatiga después de 2 a 3 semanas de tratamiento, y puede variar de leve a intensa. La fatiga desaparecerá gradualmente una vez finalizado el tratamiento, pero podría durar varios meses.

Existen muchos motivos por los cuales posiblemente presente fatiga durante el tratamiento, como los siguientes:

  • Los efectos de la radiación en el cuerpo.
  • El ir y venir a sus tratamientos.
  • No dormir de forma suficiente y reparadora por la noche.
  • No comer suficiente proteína y calorías.
  • Tener dolor u otros síntomas.
  • Sentir ansiedad o depresión.
  • Los efectos secundarios de ciertos medicamentos.

Quizás descubra que la fatiga es peor en determinados momentos del día.

Maneras de hacer frente a la fatiga

  • Si trabaja y se siente bien, siga haciéndolo. Sin embargo, es posible que trabajar menos le ayude a tener más energía.
  • Planifique sus actividades diarias. Piense en las cosas que tenga que hacer o que sean más importantes para usted. Haga esas actividades cuanto tenga más energía.
  • Planifique tiempo para descansar o tomar siestas cortas (de 10 a 15 minutos) durante el día, sobre todo cuando sienta más cansancio. Cuando tome una siesta, trate de dormir menos de 1 hora cada vez.
  • Intente dormir 8 horas o más cada noche. Esto quizás sea más sueño del que necesitaba antes de comenzar la radioterapia.
    • Estar activo durante el día puede ayudarle a dormir mejor durante la noche. Por ejemplo, si puede hacer ejercicio, puede salir a caminar, hacer yoga o andar en bicicleta.
    • Relajarse antes de ir a dormir también puede ayudarle a dormir mejor durante la noche. Por ejemplo, puede leer un libro, armar un rompecabezas, escuchar música o dedicarse a pasatiempos que sean tranquilizadores.
    • También es posible que le venga bien ir a la cama más temprano y levantarse más tarde en la mañana.
  • Pida a familiares y amigos que le ayuden con cosas como las compras, la cocina y la limpieza. Consulte con su compañía de seguros para ver si cubre servicios de atención a domicilio.
  • Puede que tenga más energía si hace ejercicio. Pregunte al médico si puede hacer ejercicio ligero, como caminar, estiramiento o yoga.
  • Coma alimentos y beba líquidos con alto contenido proteico y calórico. Para obtener información sobre las comidas durante su tratamiento, lea el recurso La alimentación apropiada durante su tratamiento contra el cáncer.
  • Pida ayuda al enfermero u oncólogo de radioterapia para lidiar con cualquier otro efecto secundario que tenga. El dolor, las náuseas, la diarrea, la dificultad para dormir o sentirse deprimido o ansioso, pueden aumentar la fatiga.

Cambios en su recuento de células sanguíneas

La médula ósea es la sustancia que hay en el interior de los huesos, la cual produce células sanguíneas. En el cuerpo humano hay 3 tipos de células sanguíneas:

  • Glóbulos blancos que combaten las infecciones.
  • Plaquetas que sirven para que la sangre coagule cada vez que nos lastimamos.
  • Glóbulos rojos que llevan el oxígeno que se necesita para tener energía.

Un recuento de células sanguíneas es una medida de la cantidad que se tiene. Si tiene zonas grandes de médula ósea en la región de tratamiento, es posible que su recuento de células sanguíneas sea bajo. La quimioterapia también podría reducir su recuento de células sanguíneas.

Durante su tratamiento, más o menos cada semana se le hará un recuento sanguíneo llamado CBC (recuento sanguíneo completo) para llevar un control del recuento de las células sanguíneas. Si su recuento sanguíneo se pone demasiado bajo, puede que su oncólogo de radioterapia decida suspender sus tratamientos hasta que vuelva a tener niveles altos. También es posible que se le aplique una inyección para elevar el recuento de glóbulos blancos, si fuere necesario. Si el recuento sanguíneo se pone demasiado bajo, nosotros le diremos qué precauciones debe tomar.

Llame inmediatamente al médico o enfermero si tiene:

  • Temperatura de 100.5 °F (38 °C) o más
  • Escalofríos y temblor
  • Síntomas de gripe
  • Sangrado

Estas cosas podrían significar que tiene una infección.

Pérdida de apetito:

Es posible que su apetito disminuya mientras reciba el tratamiento. No obstante, el cuerpo necesita proteína y calorías. Estas ayudan a reparar las células que resultan dañadas con la radiación. Además, si durante su tratamiento utiliza un molde, puede que no le quede como debe ser si su peso cambia. Trate de no perder peso durante su tratamiento.

  • Sea selectivo en lo que coma para asegurarse de que aumente su consumo de calorías y proteína. Nosotros le daremos el recurso La alimentación apropiada durante su tratamiento contra el cáncer. Contiene varias sugerencias. Pruebe los alimentos que ahí se recomiendan.
  • Trate de hacer comidas pequeñas y frecuentes a lo largo del día.
  • Si parece que nunca tiene hambre, establezca un horario para asegurarse de que coma de manera regular. Por ejemplo, establezca un horario para comer cada 2 horas.
  • Coma sus alimentos en un lugar tranquilo. Tómese su tiempo para comer. Coma con familiares o amigos siempre que pueda.
  • Escoja alimentos con colores y texturas diferentes para hacerlos más atractivos.
  • Lleve bocadillos y bebidas a sus consultas. Puede comerlos mientras espera o de camino a sus citas y de regreso a casa.
  • Si no come suficiente comida, tome suplementos nutricionales líquidos. Hay varios productos disponibles y vienen en distintos sabores. Pregunte a su médico o enfermero qué producto es adecuado para usted.

Salud sexual

Es posible que tenga inquietudes en cuanto a la forma en que el cáncer y el tratamiento podrían afectar su sexualidad. Usted no es radioactivo. No hay manera de que transmita radiación a ninguna persona, así que es seguro tener contacto con otras personas.

Puede tener una vida sexual activa durante la radioterapia, salvo que el oncólogo de radioterapia le dé otras instrucciones. Sin embargo, si usted o su pareja pueden tener hijos, debe utilizar anticonceptivos para prevenir el embarazo durante su tratamiento.

La Sociedad Americana contra el Cáncer cuenta con recursos sobre problemas de salud sexual durante el tratamiento contra el cáncer. Se llaman El sexo y el hombre adulto con cáncer y El sexo y la mujer adulta con cáncer. Puede buscarlos en www.cancer.org o llamar al 800-227-2345 y pedir un ejemplar.

MSK también tiene programas de salud sexual para ayudarle a enfrentar el impacto de su enfermedad y tratamiento sobre la salud sexual. Puede hablar con un especialista antes, durante y después de su tratamiento.

Salud emocional

El diagnóstico y el tratamiento del cáncer pueden ser muy estresantes y abrumadores. Usted probablemente se sienta:

  • Ansioso
  • Asustado
  • Solo
  • Ambivalente
  • Enfadado
  • Deprimido
  • Indefenso
  • Frustrado
  • Nervioso
  • Aletargado
  • Preocupado

Todos esos tipos de sensaciones son normales si usted o un ser querido tiene una enfermedad grave.

Es posible que también le preocupe decirle a su empleador que tiene cáncer o pagar sus cuentas médicas. Quizás se preocupe por cómo podrían cambiar las relaciones con su familia, por el efecto del tratamiento contra el cáncer en su cuerpo o por si continuará teniendo atractivo sexual. Probablemente le preocupe que el cáncer regrese. Estamos aquí para apoyarle.

Formas de lidiar con sus sentimientos

  • Hable con otras personas. Cuando las personas intentan protegerse escondiendo sus sentimientos, podrían sentirse muy solas. Hablar puede ayudar a las personas que le rodean a saber qué está pensando. Hablar de sus emociones con alguien en quien confíe podría ser de ayuda. Hable con su cónyuge o pareja, un amigo cercano, un familiar, un capellán, un enfermero, un trabajador social o un psicólogo. Es posible que también le sea de utilidad hablar con alguien que esté atravesando por la radioterapia, con un sobreviviente de cáncer o con un cuidador que haya pasado por un tratamiento similar. Mediante nuestro Programa de Apoyo de Pacientes y Cuidadores, tiene la oportunidad de hablar con ex pacientes y cuidadores. Para obtener más información sobre este servicio, llame al 212-639-5007.
  • Únase a un grupo de apoyo. Reunirse con personas que tienen cáncer le dará la oportunidad de hablar sobre sus sentimientos y escuchar a otras personas que tienen las mismas inquietudes. Se enterará de la forma en que otras personas sobrellevan el cáncer y el tratamiento. El médico, enfermero o trabajador social pueden darle información sobre los grupos de apoyo que podrían interesarle.
  • Pruebe con la relajación y la meditación. Podría intentar imaginarse en su lugar favorito mientras respira lentamente, prestando atención a cada inhalación o escuchando una música o un sonido relajante. Para algunas personas, rezar es otra forma de meditación. Estos tipos de actividades pueden ayudarle a sentirse relajado y calmado.
  • Haga ejercicio. A muchas personas la actividad liviana, como caminar, andar en bicicleta, hacer yoga o hacer ejercicios aeróbicos acuáticos, les ayuda a sentirse mejor. Hable con el médico o enfermero acerca del tipo de ejercicio que puede hacer.

Todos tenemos nuestra propia manera de hacer frente a situaciones difíciles. En general, utilizamos lo que nos haya funcionado bien en el pasado. Sin embargo, en ocasiones esto no es suficiente. Le recomendamos que hable con el médico, enfermero o trabajador social acerca de sus inquietudes.

Volver al principio

Efectos secundarios en sitios específicos

También es posible que tenga efectos secundarios en la zona del tratamiento. El enfermero le dirá cuáles de los siguientes efectos secundarios en sitios específicos podría experimentar.

Cambios en la boca y la garganta

Los tratamientos podrían provocarle cambios en la boca y la garganta, Estas son algunas conclusiones posibles:

  • Úlceras bucales
  • Dolor en la boca
  • Úlceras en la garganta
  • Dolor en la garganta
  • Dolor al tragar
  • Problemas para tragar
  • Saliva más espesa que lo normal
  • Sequedad de boca
  • Cambios en el sabor de los alimentos

Siga las pautas a continuación para lidiar con estos efectos secundarios.

  • Cepille sus dientes después de comer y antes de irse a dormir. Utilice un cepillo de dientes de cerdas suaves y la pasta que le recomendó el dentista o una pasta de dientes suave con flúor.
  • Si tiene una dentadura postiza, un puente o una prótesis dental, sáquela y límpiela cada vez que se lave los dientes. Sáquesela para dormir. Si la boca se le irrita, póngasela lo menos que pueda.
  • Si actualmente utiliza hilo dental, siga haciéndolo una vez al día antes de dormir. Si no ha utilizado hilo dental antes, no comience a hacerlo durante el tratamiento.
  • Enjuáguese la boca cada 4 a 6 horas, o más a menudo para sentirse bien. Utilice 1 de los siguientes líquidos:
    • Un cuarto (4 tazas) de agua mezclado con 1 cucharadita de sal y 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
    • Un cuarto de agua mezclado con una cucharadita de sal
    • Un cuarto de agua mezclado con una cucharadita de bicarbonato de sodio
    • Agua
    • Un enjuague bucal sin alcohol ni azúcar
    Para enjuagarse, borbotee y haga gárgaras con el líquido durante 15 a 30 segundos, luego escúpalo.
  • Utilice un humectante de labios después de cuidarse la boca. No se lo aplique 4 horas antes del tratamiento.

Si tiene la boca seca, pruebe las sugerencias que le presentamos a continuación.

  • Utilice un hidratante de boca.
  • Tome sorbos de agua u otros líquidos (como agua de coco, leche de almendra, Gatorade® y caldo) a menudo durante el día. Puede que sea útil andar con una botella de agua.
  • Utilice un atomizador con bomba lleno de agua para humedecer su boca.
  • Use un humidificador, en particular por la noche. Asegúrese de cambiar el agua del humidificador y de limpiarlo según las indicaciones.
  • Evite el aire acondicionado.

Si empieza a tener problemas para tragar o dolor al tragar, dígale al médico o enfermero. Ellos pueden recetarle medicamentos para hacerle sentir mejor.

A medida que se presenten los efectos secundarios, es posible que el médico le pida que vea al enfermero todos los días. El enfermero le revisará y le atomizará la boca, si es necesario.

Cambios dentro de la nariz

Puede que tenga cambios dentro de la nariz, como sequedad; congestión o hemorragias nasales leves y ocasionales, o las tres. Para ayudarle a lidiar con esos efectos secundarios, mantenga húmedo el interior de la nariz. Puede hacerlo con un aerosol nasal salino, un humidificador, o ambos.

Dolor de oído

Es posible que tenga dolor de oído por la inflamación causada por sus tratamientos. Si es así, dígaselo al médico o enfermero. Puede que el dolor de oído sea indicio de infección.

No intente lavarse ni limpiarse los oídos. No utilice hisopos de algodón (Q-tips®) en los oídos.

Cambios en la voz (ronquera)

Es posible que tenga ronquera por la inflamación causada por sus tratamientos. Puede que su voz sea más entrecortada, débil o con tono alto o bajo. Para ayudarle a controlar los cambios en la voz:

  • Descanse la voz lo más que pueda.
  • No susurre. Puede que eso cause tensión en sus cuerdas vocales.
  • Utilice un humidificador.
  • Haga gárgaras con uno de los líquidos enumerados en la sección “Cambios en la boca y la garganta”.

Dificultad para comer y beber

Muchos de los efectos secundarios de la radioterapia podrían dificultar el comer y beber. Eso puede causar pérdida de peso, fatiga y deshidratación.

Si tiene cambios de peso, es probable que el dispositivo de inmovilización que se utilice durante el tratamiento no le quede correctamente. Eso puede dificultar que se quede en la posición correcta para sus tratamientos. Siga las pautas a continuación para evitar que su peso cambie.

Cambie lo que come y bebe con base en sus efectos secundarios.

Si tiene dolor en la boca o la garganta, o tiene problemas para tragar:
  • Coma alimentos suaves, húmedos y blandos. Coma en pequeños bocados y mastique bien la comida.
  • Utilice salsas para suavizar los alimentos.
  • Licúe los alimentos o hágalos puré para cambiar la textura.
  • Evite cosas que puedan irritarle la boca y la garganta, como por ejemplo:
    • Alimentos o líquidos muy calientes
    • Alimentos secos, duros y ásperos (como papitas, pretzels, galletas saladas y verduras crudas)
    • Especias (como pimienta, chile, rábano picante, salsa picante y curry)
    • Alimentos y jugos ácidos o cítricos (como naranja, toronja, limón, lima, piña y tomate)
    • Alcohol
    • Tabaco
Si tiene la boca seca:
  • Enjuáguese la boca antes de comer.
  • Utilice salsas para preparar los alimentos.
  • Beba líquidos al comer alimentos secos (como arroz o pan).
Si tiene pérdida de apetito:
  • Haga comidas pequeñas y frecuentes a lo largo del día. Si parece que nunca tiene hambre, establezca un horario para asegurarse de que coma de manera regular.
  • Elija alimentos y bebidas con alto contenido de calorías y proteínas. Evite alimentos y bebidas que sean llenadoras pero que no tengan muchas calorías o proteínas.
  • Coma sus alimentos en un lugar tranquilo. Tómese su tiempo para comer. Coma con familiares o amigos siempre que sea posible.
  • Lleve bocadillos y bebidas a sus tratamientos. Puede comerlos mientras espera o de camino a sus citas y de regreso a casa.
Si tiene náuseas:
  • Dígaselo al médico o enfermero. Puede que le receten medicamentos para ayudarle.
  • Coma alimentos que no le provoquen malestar estomacal, como por ejemplo:
    • Alimentos a temperatura ambiente o más fríos.
    • Líquidos que estén fríos o refrigerados.
    • Alimentos secos y con almidón (como pan tostado, galletas de soda, tostadas melba, cereales secos, pretzels y pastel de ángel).
    • Yogur, sorbete y líquidos claros (como jugo de manzana, Jell-O® y ginger ale).
    • Pollo o pavo frío, hervido o asado, sin piel.
    • Frutas y verduras blandas.
  • Evite alimentos y líquidos que empeoren las náuseas, como por ejemplo:
    • Alimentos calientes que tengan olores fuertes.
    • Alimentos condimentados, grasosos y fritos
    • Alimentos muy dulces.
    • Alimentos y jugos ácidos o cítricos (como naranja, toronja, piña y tomate)
    • Alcohol.

Aliméntese bien durante el tratamiento

  • Siga una dieta bien balanceada con alto contenido calórico y proteico. Eso ayudará a que mantenga el peso y se sienta mejor durante el tratamiento. El dietista le ayudará a elegir los mejores alimentos y líquidos.
  • Utilice suplementos nutricionales líquidos. Existen muchos productos y sabores diferentes que puede probar. Hable con el médico, enfermero o dietista sobre cuál es el mejor para usted.
  • Si lo desea, puede tomar un multivitamínico diario.
    • Lea la etiqueta del producto multivitamínico. No tome más de la cantidad diaria recomendada de ninguna vitamina o mineral.
    • No tome ningún otro suplemento alimenticio (como vitaminas o suplementos a base de hierbas) sin hablar con el médico.

Para obtener información sobre las comidas durante el tratamiento, lea el recurso La alimentación apropiada durante su tratamiento contra el cáncer o Guía alimenticia de comidas en puré y dietas blandas de fácil masticación.

Para obtener información sobre cómo nutrirse bien antes, durante y después de la radioterapia en la cabeza y el cuello, vea el video Nutrition Before and During Treatment for Head and Neck Cancer.

Diarrea

Puede que note cambios en sus defecaciones durante su tratamiento. Eso podría incluir tener más defecaciones o heces más suaves que lo normal. También es posible que le dé diarrea. Esos efectos secundarios pueden aparecer durante las primeras semanas de tratamiento y durar de 2 a 4 semanas después de que lo termine.

Las siguientes son pautas que le ayudarán a controlar la diarrea y otros cambios en sus defecaciones. Siga estas pautas hasta que las defecaciones vuelvan a la normalidad.

  • Coma alimentos con bajo contenido de fibra, grasa y sin lactosa. Su enfermero le entregará el recurso , el cual contiene información sobre los alimentos que debe comer. En cuanto las defecaciones vuelvan a la normalidad, puede comenzar a agregar alimentos de su dieta normal poco a poco.
  • Trata de beber de 8 a 12 tazas (2 a 3 cuartos) de líquidos en el transcurso del día. Eso le ayudará a compensar el agua y las sales que se pierdan en las defecaciones.
    • Escoja bebidas como Gatorade®, jugos y néctares. Es mejor que primero se diluyan (agregarles un poco de agua) para que no sepan demasiado fuerte. El caldo de sopa sin grasa y Pedialyte® también son buenas opciones.
    • Limite las bebidas con cafeína (como el café, el té y los refrescos de cola), ya que estas deshidratan.
  • Coma plátanos y papas sin cáscara. Esos alimentos reemplazan sales importantes que se podrían perder si tiene diarrea.
  • Evite cualquier alimento o bebida que le empeore los síntomas.
  • Tome medicamentos para la diarrea, como loperamide (Imodium®). Se pueden comprar en una farmacia sin necesidad de receta. Su médico podría recetarle otros medicamentos.

Tos o dificultad para respirar

Es posible que durante el tratamiento o después del mismo tenga tos o dificultad para respirar. Llame a su médico o enfermero si tiene esos síntomas o si ellos empeoran.

Las siguientes son sugerencias que le pueden servir para sentirse mejor si tiene tos o dificultad para respirar:

  • No fume. El fumar irrita las paredes de las vías respiratorias y causa más tos. Si desea recibir ayuda para dejar de fumar, el enfermero le puede referir al Programa de Tratamiento del Tabaquismo. También puede llamar al programa al 212-610-0507.
  • Use 1 o 2 almohadas para levantar la parte de arriba del cuerpo al dormir.
  • Ponga un humidificador mientras duerma. Asegúrese de cambiar el agua del humidificador y de limpiarlo a menudo. Siga las instrucciones del fabricante.
  • La fatiga podría empeorar la dificultad para respirar. Siga las sugerencias de la sección “La fatiga” para ayudar a reducirla.
  • Tome medicamento para la tos según se lo indique el médico.
Volver al principio

Efectos secundarios tardíos

Puede que comience a notar efectos secundarios varios meses o años después de que termine con el tratamiento. Los efectos secundarios exactos que tenga dependerán de la zona que haya sido tratada. El enfermero marcará los efectos secundarios a largo plazo que podría tener. También le dará más información después de que termine el tratamiento.

  • Cambios en los niveles de hormonas de la tiroides.
  • Una sensación de hormigueo en los brazos y las piernas cada vez que doble el cuello hacia adelante. Esto se conoce como síndrome de Lhermitte y desaparecerá solo.
  • Herpes Las personas que sufren de herpes, normalmente les aparece dentro de un plazo de 1 a 2 años después del tratamiento.
  • Lesiones de la radiación en el corazón y en sus vasos sanguíneos. Aunque eso sucede rara vez.
  • Inflamación de pulmones. A esto se le llama neumonitis de radiación. Las personas que sufren de neumonitis de radiación, generalmente la adquieren de 1 a 3 meses después de terminar el tratamiento.
  • Cambios en la fertilidad y la producción de hormonas.
  • Si los ovarios se encuentran en la zona de tratamiento, es posible que resulten afectados. La forma y el momento en que resulten afectados dependerá del plan específico de su tratamiento. Es posible que pueda someterse a una operación para quitar los ovarios fuera de la zona de tratamiento. Si esa es una opción para su caso, su equipo clínico le dará más información.
  • Si los testículos se encuentran en la zona de tratamiento, es posible que resulten afectados en cuanto este comience.
  • Si desea tener hijos en el futuro, dígaselo a su equipo clínico.
Volver al principio

Después de su tratamiento

Asegúrese de asistir a las citas de seguimiento con el oncólogo de radioterapia. Durante estas citas, el oncólogo de radioterapia evaluará su reacción al tratamiento. Durante estas visitas, es posible que se le hagan análisis de sangre, radiografías y exploraciones.

Antes de cada cita de seguimiento, escriba sus preguntas e inquietudes. Traiga las preguntas y una lista de todos sus medicamentos a su cita. Si se está quedando con pocos medicamentos, dígaselo al oncólogo de radioterapia antes de que se le terminen. También puede llamar al enfermero u oncólogo de radioterapia en cualquier momento si tiene preguntas o inquietudes.

Volver al principio

Cuándo comunicarse con el oncólogo o enfermero de radioterapia

Comuníquese con el oncólogo o enfermero de radioterapia si tiene:

  • Temperatura de 100.4 °F (38 °C) o más
  • Escalofríos
  • Dolor, descamación, ampollas, humedad o exudación en la piel
  • Molestia en la zona tratada
  • Cualquier síntoma nuevo o poco habitual

Detalles de contacto

Si tiene preguntas o inquietudes, hable con un integrante de su equipo de radioterapia. Puede comunicarse con ellos de lunes a viernes, de a Después de las , los fines de semana y los feriados, llame al 212-639-2000. Solicite hablar con el oncólogo de radioterapia de guardia.
Volver al principio

Recursos

Muchos de los recursos indicados en esta guía pueden encontrarse en Internet. Si no tiene computadora o si no sabe cómo usar Internet, consulte en la biblioteca pública o un centro comunitario local.

Servicios de apoyo de MSK

Centro de Orientación
646-888-0200
Muchas personas encuentran que la orientación les ayuda. Ofrecemos orientación a personas, parejas, familias y grupos, así como medicamentos para la ansiedad y la depresión.

Programa de Medicina Sexual Femenina y Salud de la Mujer
646-888-5076
Este programa ayuda a las pacientes que enfrentan problemas de salud sexual relacionados con el cáncer, incluidos problemas de fertilidad y menopausia prematura.

Servicio de Medicina Integral (Integrative Medicine Service)
646-608-8550
El Servicio de Medicina Integral de MSK ofrece a los pacientes varios servicios que complementan la atención médica tradicional. Algunos servicios son: terapia musical, terapias mentales y corporales, terapia de baile y movimiento, yoga y terapia de contacto.

Programa de Medicina Sexual y Reproductiva Masculina
646-888-6024
Este programa ayuda a los pacientes hombres que enfrentan problemas de salud sexual relacionados con el cáncer, inclusive problemas de disfunción eréctil.

Servicios de Nutrición (Nutrition Services)
212-639-7312
El Servicio de Nutrición del MSK ofrece orientación nutricional con uno de nuestros dietistas certificados. El dietista evaluará sus hábitos alimenticios actuales y le dará consejos sobre lo que puede comer durante y después del tratamiento.

Programa de Apoyo para Pacientes y Cuidadores
212-639-5007
Quizás le reconforte hablar con un cuidador o sobreviviente de cáncer que haya pasado por un tratamiento similar. Mediante nuestro Programa de Apoyo a Pacientes y Cuidadores, podemos ofrecerle la oportunidad de hablar con ex pacientes y cuidadores.

Programa de Recursos para la Vida Después del Cáncer (RLAC)
646-888-8106
En MSK, la atención no termina después del tratamiento activo. El programa RLAC es para los pacientes que hayan terminado con el tratamiento y para sus familias. El programa ofrece muchos servicios, entre ellos seminarios, talleres, grupos de apoyo, orientación sobre cómo vivir después del tratamiento y ayuda con cuestiones de seguros y empleo.

Programa de Tratamiento del Tabaquismo
212-610-0507
Si desea dejar de fumar, MSK tiene especialistas que pueden ayudarle. Llame para obtener más información.

Recursos externos

Sociedad Americana contra el Cáncer (ACS)
www.cancer.org
800-ACS-2345 (800-227-2345)
Ofrece una variedad de información y servicios, incluido Hope Lodge, el cual brinda alojamiento gratuito a pacientes y cuidadores durante el tratamiento contra el cáncer.

American Society for Therapeutic Radiology and Oncology
www.rtanswers.org
800-962-7876
Grupo de profesionales en oncología radioterápica que se especializa en el tratamiento de pacientes con radioterapia. Ofrece información detallada sobre el tratamiento del cáncer con radiación y detalles de contacto de oncólogos de radioterapia cerca de usted.

CancerCare
www.cancercare.org
800-813-HOPE (800-813-4673)
275 Seventh Avenue (entre la calle West 25th y la calle 26th)
Nueva York, NY 10001
Ofrece orientación, grupos de apoyo, talleres de instrucción, publicaciones y asistencia financiera.

Cancer Support Community
www.cancersupportcommunity.org
Ofrece apoyo y educación a personas afectadas por el cáncer.

Servicio de Información sobre el Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer (NCI)
www.cancer.gov
800-4-CANCER (800-422-6237)
Ofrece educación y apoyo a personas con cáncer y sus familias. Las publicaciones se encuentran disponibles en línea e impresas.

Volver al principio

Preguntas para hacerle a su oncólogo de radioterapia

Antes de su cita, es útil anotar las preguntas que desea hacerle a su equipo de radioterapia. A continuación se ofrecen ejemplos de preguntas que puede hacer. Escriba las respuestas durante su cita para poder repasarlas más adelante.

¿Qué tipo de radioterapia recibiré?

¿Cuántos tratamientos de radiación recibiré?

¿Qué efectos secundarios debo esperar durante la radioterapia?

¿Desaparecerán estos efectos secundarios cuando termine la radioterapia?

¿Qué tipo de efectos secundarios tardíos debo esperar después de la radioterapia?

Volver al principio

Díganos qué piensa

Díganos qué piensa

Sus opiniones nos ayudarán a mejorar la información que brindamos a los pacientes y cuidadores.

Questions En cierto modo No

Última actualización