Dificultad para respirar (disnea)

Esta información explica cómo aliviar la dificultad para respirar.

En ocasiones, es posible que le cueste trabajo respirar y sienta que le falta el aire. Esto se llama dificultad para respirar, o disnea. La dificultad para respirar puede ser causada por lo siguiente:

  • Daño pulmonar debido al cáncer o a los tratamientos para el cáncer.
  • Coágulos de sangre en los pulmones (embolia pulmonar).
  • Líquido alrededor del corazón o los pulmones.
  • Infección en los pulmones (neumonía).
  • Asma o enfisema.
  • Daño cardíaco (insuficiencia cardíaca congestiva).
  • Anemia (baja cantidad de glóbulos rojos en el cuerpo).

La dificultad para respirar puede ser temporal o permanente, según la causa.

Volver al principio

Alivio de la dificultad para respirar

La mejor forma de aliviar la dificultad para respirar es tratar la causa. Pero, quizás esto no sea siempre posible. Su médico y enfermero trabajarán con usted para entender la mejor forma de mejorar la respiración. A continuación, se enumeran formas de ayudar a aliviar los síntomas.

Sugerencias generales

  • Trate de usar un pequeño ventilador de mano para soplar aire a la cara si comienza a sentir que le falta el aire. Esta es una forma inmediata de aliviar la dificultad para respirar.
  • En sus actividades cotidianas, solo haga las actividades que pueda sin llegar a estar incómodo. Si siente que le falta el aire, pare y descanse hasta que la respiración vuelva a como estaba antes de comenzar. Luego, comience la actividad nuevamente, si puede.

Oxígeno

Cada célula en el cuerpo necesita oxígeno. Si tiene muy poco oxígeno en la sangre, puede sentir falta de aire. Su médico o enfermero puede medir la cantidad de oxígeno en la sangre con un pequeño dispositivo que se coloca en el dedo llamado oxímetro.

Si la sangre no tiene suficiente oxígeno, inhalar más oxígeno puede ayudarle a sentirse mejor. Puede obtener oxígeno adicional de 2 maneras:

  • Con un concentrador. Un concentrador es una pequeña máquina que toma el oxígeno del aire y se lo da usted a través de una sonda delgada y flexible que se encuentra debajo de su nariz.
  • A través de un tanque de oxígeno prellenado y portátil. Puede tomar el tanque con usted a donde vaya. Puede llenar el tanque nuevamente, cuando se quede sin oxígeno. Una empresa de atención a domicilio o una empresa de atención respiratoria a domicilio puede suministrarle oxígeno en su hogar, si es necesario.

Medicamentos

Su médico también le puede recetar medicamentos para su dificultad para respirar, según la causa. Puede tomar estos medicamentos al inhalarlos, por vía oral (por la boca) o por vía intravenosa (a través de las venas).

  • Si tiene asma, enfisema o bronquitis crónica, su médico le puede recetar un nebulizador o un inhalador. Estos son 2 dispositivos que proporcionan medicamentos en forma de vapor fino que usted inhala. Su enfermero le enseñará cómo usar el nebulizador o inhalador.
  • Si tiene un coágulo en el pulmón, su médico le puede recetar medicamento para diluir la sangre (un anticoagulante). Este medicamento puede ser una píldora o una inyección. Su médico le pedirá análisis de sangre y le explicará las precauciones que debe tener cuando tome estos medicamentos.
  • Si tiene neumonía, su médico le puede recetar antibióticos para tratarla.
  • Si tiene demasiado líquido alrededor del corazón o en los pulmones, su médico le puede recetar medicamentos como diuréticos o inyecciones de diuréticos para deshacerse del líquido.
 

Otros medicamentos que pueden ayudarle a mejorar la respiración incluyen:

  • Corticosteroides como prednisone (Deltasone®) o methylprednisolone (Medrol®)
  • Analgésicos como morphine sulfate (Avinza® o Kadian®)

Su médico hablará con usted sobre cuáles de estos medicamentos es más adecuado para usted.

Volver al principio

Ejercicios de respiración

Su enfermero le mostrará cómo respirar profunda y lentamente para ayudarle a aliviar su dificultad para respirar. Puede hacer esto usando el diafragma, que es el músculo que separa el pecho y la cavidad abdominal (véase la figura 1). Este tipo de respiración se llama respiración diafragmática.

Figura 1. El diafragma

Figura 1. El diafragma

Intente relajarse cuando haga estos ejercicios de respiración. Alivie la tensión en los músculos. Esto puede permitir que el abdomen, las costillas y los pulmones se expandan.

Los siguientes son algunos ejercicios de respiración para ayudarle a aliviar la dificultad para respirar.

Respiro profundo 4-8-8

Este es un ejercicio que mejora al movimiento del aire dentro y fuera de los pulmones. Esto ayuda a aumentar la cantidad de oxígeno en todo el cuerpo.

  1. Inhale a través de la nariz contando hasta 4.
  2. Sostenga la respiración contando hasta 8.
  3. Exhale con los labios fruncidos (como cuando silba) contando hasta 8.
  4. Repita esto 4 veces.

Estiramiento de la pared torácica

Este ejercicio ayuda a que los músculos de la pared torácica sean más flexibles.

  1. Inhale a través de la nariz contando hasta 4. Mientras inhala, eleve y estire los brazos hacia adelante, sobre su cabeza.
  2. Exhale con los labios fruncidos. Mientras exhala, aleje las palmas de las manos y baje los brazos a los costados.
  3. Repita esto 4 veces.

Resoplidos rápidos

Este ejercicio le puede ayudar a fortalecer el diafragma.

  1. Cierre la boca.
  2. Inhale y exhale por la nariz rápidamente, durante 15 a 30 segundos.
  3. Intente hacer este ejercicio varias veces, hasta que alcance los 60 segundos.

Caminar y respirar

Estos consejos le ayudarán a respirar más fácilmente mientras camina.

  • Mientras camine sobre una superficie plana, mantenga su boca cerrada e inhale y exhale por la nariz.
  • Mientras camine en una pendiente (colina), inhale por la nariz y exhale con los labios fruncidos.
  • Cuando suba escaleras, exhale con los labios fruncidos en cada paso.
 

Recuperación de un episodio de dificultad para respirar (por toser o actividad física)

  1. Incline la barbilla para abajo hacia su pecho.
  2. Exhale por los labios en explosiones breves 10 veces. Respire en soplidos rápidos en el medio, si es necesario.
  3. Cuando los músculos del cuello se sientan menos tensos, inhale por la nariz.
  4. Exhale con los labios fruncidos 3 veces. Respire en el medio.
  5. Inhale a través de la nariz contando hasta 4.
  6. Exhale por la boca abierta, haciendo el sonido de “a” y contando hasta 8.
  7. Repita esto 3 veces.
Volver al principio

Otras formas de mejorar la respiración

La acupuntura y la acupresión puede ayudar a algunas personas a tener menos falta de aire. Su enfermero le puede derivar a nuestro Servicio de Medicina Integral (Integrative Medicine Service) para hacer estos tratamientos.

Si toma medicamentos o usa oxígeno, siga tomándolos al mismo tiempo que se hace acupuntura. No deje de tomar los medicamentos recetados sin hablar con su médico primero.

Volver al principio

Cómo hacer frente a la ansiedad

La dificultad para respirar puede dar miedo. Algunas personas dicen que comienzan a sentirse ansiosos cuando les falta el aliento. Pero, la ansiedad puede hacer que la respiración se vuelva aun más difícil.

Los ejercicios de respiración en este recurso le pueden ayudar a relajarse. No obstante, tal vez desee aprender otras formas de hacerle frente a la ansiedad. Hable con su médico si siente ansiedad. Para ayudarle, le puede recetar medicamentos contra la ansiedad, como alprazolam (Xanax®) o lorazepam (Ativan®).

Nuestro Servicio de Medicina Integral también ofrece programas de relajación que pueden serle útiles.

Volver al principio

Llame a su médico o enfermero si tiene:

  • Dificultad para respirar que no se alivia con lo siguiente:
    • Uso de oxígeno adicional
    • Medicamentos para respirar
    • Ejercicios de respiración
Volver al principio

Díganos qué piensa

Díganos qué piensa

Sus opiniones nos ayudarán a mejorar la información que brindamos a los pacientes y cuidadores.

Questions En cierto modo No

Última actualización