Jesus, un paciente de MSK, ofrece consejos para los nuevos pacientes.

Share
Print
VIDEO | 02:33

¿Recién diagnosticado? Un paciente nos explica por qué eligió MSK.

Mostrar transcripción

Jesús: Mi nombre es Jesús Casado y llevo en Estados Unidos 13 años.

Jesús: En el 2011 fue cuando fui diagnosticado con leucemia. Un paciente de cáncer pasar por quimioterapia. Tienes dolores en todo lado, no quieres que la gente ni te toque.

Jesús: Un doctor familiar recomendó MSK a mi mamá. Pasé a estar bajo el cuidado de la Dra. Ponce, que también, por pura coincidencia, es venezolana. Hubo una conexión inmediata.

[Hablando con la Dra. Ponce]

Dra. Ponce: Jesús necesitaba un trasplante de emergencia. Participó en un proyecto de investigación. Y lo que hace a Memorial Sloan Kettering Cancer Center tan especial es que trae todo ese volumen de investigación que se origina en nuestros laboratorios y los lleva al paciente.

Jesús: En los momentos difíciles no trataban de esconder que estaba pasando algo tremendo. Buscaban la manera de ser honestos, pero también de poder ser empáticos con lo que estaba ocurriendo.

Dra. Ponce: No todos nosotros hablamos el mismo idioma. Pero tenemos servicios de intérprete que le podemos ofrecer al paciente tanto en persona, en videocámara o también por teléfono.

Jesús: Pasé año nuevo siendo trasladado a la unidad de cuidados intensivos. Probablemente la etapa más difícil que he vivido en mi vida. Y con todo y eso, mi equipo médico me trajo regalos de Navidad. Las enfermeras sabían que era mi cumpleaños y me compraron un pastel. Para mí, ese fue uno de esos ejemplos de los momentos más difíciles que igual tuve un equipo que estuvo ahí siempre.

Jesús: MSK se ha convertido totalmente en una familia extendida.

Dra. Ponce: Todos celebramos los éxitos de Jesús como nuestros. Ese fue un momento muy especial para mí también, porque como que un hijo mío se estaba graduando en su carrera y que estaba teniendo éxito, pero también sentí que lo que hacemos es muy importante.

Jesús: Este jueves yo voy a cumplir 30 años. Y estaba hablando con mi doctora y nos pusimos a pensar en que nosotros ni siquiera nos imaginamos que yo iba a llegar a este punto.

Jesús: Esa diversidad y esas ganas de poder conectar con el paciente de una manera mucho más real, que va más allá de un examen médico o de un tratamiento de quimioterapia, por ejemplo, me hizo sentir aún más cómodo de ser paciente de MSK.