Información sobre la hiperglucemia (nivel alto de azúcar en la sangre)

Compartir
Tiempo de lectura: Información 6 minutos

En esta información se describe qué es la hiperglucemia, qué la causa y cómo reconocerla, prevenirla y tratarla. Además, se describen los diferentes tipos de diabetes.

¿Qué es la hiperglucemia?

La hiperglucemia se produce cuando se acumula demasiada glucosa (azúcar) en el torrente sanguíneo. Esto puede hacer que se sienta cansado y decaído o que enferme.

Hay dos tipos de hiperglucemia:

  • La hiperglucemia aguda se produce cuando la glucemia de una persona aumenta repentinamente durante un período de días o semanas.
  • La hiperglucemia crónica se produce cuando la glucemia de una persona aumenta lentamente durante un largo período.

Causas de la hiperglucemia

La hiperglucemia puede ocurrir si el cuerpo no produce suficiente insulina o no puede utilizar fácilmente la insulina que produce. La insulina es una hormona que permite que la glucosa pase del torrente sanguíneo a las células. Si el cuerpo no tiene suficiente insulina, la glucosa permanece en el torrente sanguíneo y causa hiperglucemia.

Hiperglucemia relacionada con el tratamiento

Algunos tratamientos contra el cáncer pueden elevar el nivel de glucosa en sangre y provocar hiperglucemia, como la quimioterapia y el tratamiento con esteroides. Recibir nutrición de alimentación por sonda o nutrición parenteral total (TPN) también puede provocar hiperglucemia.

Es posible que tenga que mantener su glucemia en sangre dentro de unos márgenes determinados durante ciertos tratamientos. Su proveedor de cuidados de la salud especialista en diabetes puede recetarle insulina o medicamentos para la diabetes orales (por boca) para mejorar sus niveles de glucosa. También le explicará cómo controlar su nivel de azúcar en la sangre y con qué frecuencia.

La hiperglucemia relacionada con el tratamiento en general desaparece al finalizar el tratamiento. Si no es así, es posible que haya tenido problemas de glucosa en sangre antes del tratamiento. Siga midiéndose la glucosa en sangre y tomando sus medicamentos hasta que su proveedor de cuidados de la salud le diga que deje de hacerlo.

Factores de riesgo de la hiperglucemia

La hiperglucemia es más probable que ocurra si:

  • Tiene diabetes mellitus de tipo 1 o de tipo 2 o prediabetes.
  • No está recibiendo suficientes medicamentos para la diabetes para controlar sus niveles de glucosa en sangre.
  • No se inyecta la insulina de forma correcta.
  • Usa insulina vencida o insulina que se ha estropeado. Esto puede ocurrir si la insulina se calienta o enfría demasiado.
  • No ha estado lo suficientemente activo.
  • Come demasiados carbohidratos. Lea Cómo mejorar su nivel de azúcar en la sangre con su dieta para obtener más información.
  • Recibe la nutrición de alimentación por sonda o TPN.
  • Está enfermo o tiene una infección.
  • Tiene estrés físico, como una lesión o cirugía.
  • Tiene estrés emocional, como por un tratamiento o problemas en su vida personal.
  • Le han extirpado todo o parte del páncreas.
  • Toma ciertos medicamentos. Algunos ejemplos son:
    • Esteroides, como prednisone o dexamethasone (Decadron®).
    • Inmunodepresores, como tacrolimus y sirolimus.
    • Ciertos tipos de quimioterapia, terapia dirigida, inmunoterapia o terapia hormonal. Hable con su proveedor de cuidados de la salud para obtener más información.

Signos y síntomas de la hiperglucemia

Las células del cuerpo necesitan glucosa como fuente de energía para funcionar correctamente. Por ejemplo, si las células de los músculos no tienen energía, la persona se puede sentir cansada y agotada. Si los glóbulos blancos no tienen energía, el cuerpo puede tener dificultades para combatir las infecciones.

Los signos y síntomas de la hiperglucemia pueden variar de leves a graves (muy fuertes). Pueden aparecer de forma aguda (repentina) si existe un desencadenante específico. Entre ellos se incluye la diabetes mellitus de tipo 1 (DMT1) o la hiperglucemia inducida por esteroides (hiperglucemia causada por esteroides).

En las personas con diabetes mellitus de tipo 2 (DMT2), los síntomas, por lo general, empiezan de forma leve y se desarrollan lentamente durante mucho tiempo. Los signos y síntomas leves pueden ser difíciles de reconocer y es posible que no sean iguales para todos. Por este motivo, pueden pasar muchos años hasta que se detecte o diagnostique la diabetes mellitus de tipo 2.

Hiperglucemia aguda

La hiperglucemia aguda se presenta de forma repentina. Los signos y síntomas de la hiperglucemia aguda son, entre otros:

  • Mucha sed.
  • Boca seca.
  • Sensación de que necesita orinar (hacer pis) con frecuencia.
  • Piel seca.
  • Más hambre de lo habitual.
  • Visión borrosa.
  • Somnolencia.

Hiperglucemia grave

La hiperglucemia aguda puede empeorar si no se trata. Esto puede conducir a una emergencia diabética, como la cetoacidosis diabética (CAD).

La cetoacidosis diabética puede ser mortal. Si tiene CAD o cree que la tiene, busque atención médica de inmediato. Llame al proveedor de cuidados de la salud que trata la diabetes, vaya a la sala de emergencias o llame al 911. Lea Cetoacidosis diabética (CAD) y prueba de cetonas en orina para obtener más información.

Los signos y síntomas de la CAD son, entre otros:

  • Confusión.
  • Dificultad para respirar.
  • Boca seca.
  • Debilidad.
  • Dolor abdominal (en el vientre).
  • Náuseas (sensación de que va a vomitar) o vómitos.
  • Entrar en coma.

Hiperglucemia crónica (a largo plazo)

La hiperglucemia crónica se produce a largo plazo. Los signos y síntomas de la hiperglucemia crónica son, entre otros:

  • Heridas que cicatrizan más lentamente de lo normal.
  • Infecciones peores o infecciones más frecuentes que lo habitual.
  • Poca energía o no tener energía.
  • Neuropatía (hormigueo o pérdida de la sensación en los dedos de las manos y los pies).
  • Cambios en la piel, como la acantosis nigricans. Son zonas oscuras y gruesas de piel suave. En general, se forman en la nuca, las axilas o la zona de la ingle.
  • Periodontitis. Los signos de esta afección incluyen enrojecimiento, dolor e irritación en las encías.
  • Cualquiera o todos los signos y síntomas de la hiperglucemia aguda.

Cómo prevenir la hiperglucemia

Mida sus niveles de glucosa en sangre

Conocer el nivel de glucosa en sangre es el primer paso para prevenir la hiperglucemia. Controlar la glucosa en sangre le indica si sus niveles de glucosa se encuentran dentro del rango objetivo. El rango objetivo es cuando su glucosa no es ni demasiado alta ni demasiado baja.

Su proveedor de cuidados de la salud o educador en diabetes:

  • Le dirá con qué frecuencia controlar los niveles de glucosa en sangre.
  • Determinará su rango objetivo a partir de su salud y plan de tratamiento.
  • Usará las lecturas de su glucosa en sangre para ajustar sus medicamentos, según sea necesario.

¿Cuál es un rango seguro de glucosa en sangre?

El rango objetivo de glucosa en sangre de MSK para las personas que reciben tratamiento oncológico suele ser de 100 a 200 miligramos por decilitro (mg/dL). Es posible que su proveedor de cuidados de la salud especialista en diabetes tenga recomendaciones diferentes para usted.

Cómo controlar su nivel de glucosa en sangre en casa

Puede controlar su nivel de glucosa en sangre en casa a través de uno de estos dispositivos:

Lleve un registro de sus resultados de glucosa en sangre y de los medicamentos

Lleve un control de sus resultados de glucosa en sangre y las dosis de insulina en un registro de glucosa en sangre. Esto ayudará a su proveedor de cuidados de la salud especialista en diabetes a ajustar sus medicamentos de forma segura.

Siga un estilo de vida saludable y activo

La mejor forma de prevenir la hiperglucemia y controlar el azúcar en sangre es llevar un estilo de vida sano y activo. Utilice las lecturas de glucosa en sangre como guía para elegir el estilo de vida que le permita alcanzar sus rangos objetivos. Hable con su equipo de atención médica especialista en diabetes sobre cómo hacerlo de forma segura.

Estos son algunos consejos para controlar los niveles de glucosa en sangre en casa:

Lleve una dieta sana

Lleve una dieta sana y cumpla su plan de alimentación. Recomendamos seguir un plan consistente de alimentación con carbohidratos, lo que significa consumir una determinada cantidad de carbohidratos en cada comida. Lea Cómo mejorar su nivel de azúcar en la sangre con su dieta para obtener más información.

Manténgase bien hidratado

Beba suficientes líquidos para mantenerse hidratado. Siga las instrucciones de su proveedor de cuidados de la salud sobre la cantidad de líquido que debe beber.

Tome líquidos sin azúcar

Beba agua saborizada sin azúcar y con gas (seltzer) u otras bebidas sin calorías. Evite los refrescos regulares y los jugos de fruta hechos con fruta natural. En general, contienen mucho azúcar y pueden elevar el nivel de glucosa en sangre.

Haga suficiente actividad física

La actividad física puede ayudar a mantener la glucosa en sangre en un nivel saludable. Siga las instrucciones de su proveedor de cuidados de la salud sobre cuánta actividad debe realizar de forma segura.

Tome sus medicamentos para la diabetes como se los recetaron

Siga las instrucciones de su proveedor de cuidados de la salud especialista en diabetes para tomar sus medicamentos para la diabetes. Le ayudará a planificar qué hacer si se salta una dosis de su medicamento.

Cuándo llamar a su proveedor de cuidados de la salud especialista en diabetes

MSK recomienda hablar con su proveedor de cuidados de la salud especialista en diabetes en los 10 días siguientes al alta del hospital. Llámelo si:

  • Tiene una nueva hiperglucemia.
  • Recién le han diagnosticado diabetes.
  • Sus medicamentos para la diabetes han cambiado.
  • Su nivel de glucosa en sangre ha estado por encima del rango objetivo la mayor parte del tiempo en los últimos 2 o 3 días.
Llame de inmediato a su proveedor de cuidados de la salud especialista en diabetes si:
  • Su glucosa en sangre es inferior a 70 mg/dL o superior a 400 mg/dL. Estos valores pueden ser peligrosos.
  • Tiene vómitos o diarrea más de 3 veces en 24 horas (1 día).
  • Tiene cetoacidosis diabética o cree que la tiene.
  • No se siente bien y no está seguro de si debe tomar sus medicamentos para la diabetes.
  • Tiene fiebre de 101 °F (38.3 °C) o superior.

Vaya a la sala de emergencias o llame al 911 si no puede ponerse en contacto con su proveedor de cuidados de la salud inmediatamente.

Última actualización

Martes, Noviembre 14, 2023

Díganos qué piensa

Díganos qué piensa

Sus comentarios nos ayudarán a mejorar la información educativa que brindamos. Su equipo de atención no puede ver nada de lo que escriba en este formulario para comentarios. No lo use para consultar sobre su atención. Si tiene preguntas sobre su atención, comuníquese con su proveedor de cuidados de la salud.

Cuando leemos los comentarios, no podemos responder preguntas. No escriba su nombre ni su información personal en este formulario para comentarios.

Questions Algo No
No escriba su nombre ni su información personal.