Cómo hacer frente a la fatiga relacionada con el cáncer

La información que aquí se ofrece le servirá para hacer frente a la fatiga relacionada con el cáncer durante y después del tratamiento contra el cáncer.

Volver al principio

Sobre la fatiga relacionada con el cáncer

La fatiga es el efecto secundario más común del cáncer y de los tratamientos del cáncer. La fatiga relacionada con el cáncer es diferente a la fatiga que sienten las personas que no sufren de cáncer. Por lo general, la fatiga relacionada con el cáncer dura más tiempo, puede ser intensa y es probable que no mejore con reposo.

Las personas describen la fatiga relacionada con el cáncer de muchas maneras:

  • Sensación de cansancio o debilidad
  • Sensación de brazos y piernas cansadas
  • Sensación de no querer hacer las cosas
  • Falta de concentración
  • Irritación
  • Sensación de lentitud

La fatiga puede variar de leve a intensa. Puede surgir gradualmente con el tiempo, o puede comenzar de repente y hacer que las tareas diarias sean difíciles. Puede durar meses o años después de terminado el tratamiento.

 
Volver al principio

Causas de la fatiga relacionada con el cáncer

Nadie está seguro de la causa exacta de la fatiga relacionada con el cáncer, aunque es posible que sea causada por:

  • Los tratamientos contra el cáncer, como la quimioterapia, la radioterapia, las cirugías y algunas terapias biológicas
  • Los medicamentos para tratar las náuseas (sentir ganas de vomitar) y controlar el dolor
  • La acumulación de sustancias tóxicas que quedan en el cuerpo luego de que el cáncer mata las células
  • La lesión de células normales
  • Fiebre (temperatura superior a 100.4 °F o 38 °C)
  • Infección
  • Dolor
  • Deshidratación (falta de agua en el cuerpo)
  • La pérdida de apetito o no consumir suficientes calorías y nutrientes
  • Los problemas para dormir
  • Anemia (bajos niveles de glóbulos rojos)
  • Dificultad para respirar
  • Estar menos activo
  • Otras enfermedades

La fatiga relacionada con el cáncer también puede ser causada por problemas emocionales como:

  • Ansiedad
  • Depresión
  • Congoja
  • Estrés familiar
  • Hacer frente a exámenes y tratamientos médicos
Volver al principio

Cómo hacer frente a la fatiga relacionada con el cáncer

Hay muchas cosas que se pueden hacer para lidiar con la fatiga.

Hable con su proveedor de cuidados de la salud

El primer paso es hablar con su proveedor de cuidados de la salud sobre cómo se está sintiendo. Cuando hable con su proveedor de cuidados de la salud, puede ser útil describirle cómo afecta la fatiga sus actividades y rutinas diarias. Por ejemplo, decir “Estaba tan cansado que no pude trabajar por 3 días” es más útil que decir “Estaba realmente cansado”.

Lleve un registro de actividades

Cuando empiece a notar la fatiga y a lidiar con ella, es útil llevar un registro de actividades. Un registro de actividades es una lista de las actividades que realiza, la hora en que las hace, por cuánto tiempo las hace y cómo se siente cuando las realiza. Puede utilizar el registro que se encuentra al final de esta publicación o puede crear uno propio.

Llevar un registro de actividades puede ayudarle a notar un patrón en la fatiga. Por ejemplo, ¿se siente más cansado inmediatamente después de recibir quimioterapia o justo antes de otro tratamiento? ¿Está más cansado a la tarde o a la noche? Con base en las respuestas a estas y otras preguntas, su proveedor de cuidados de la salud podrá sugerirle la mejor manera de enfrentar la fatiga.

Otras sugerencias para lidiar con la fatiga

Haga ejercicio y actividad física.

  • Haga lo posible por seguir con su nivel actual de actividad.
  • Camine a diario, si su proveedor de cuidados de la salud dice que es seguro.
  • Piense en comenzar un programa de ejercicios que sea apropiado para su tratamiento. Puede ser útil incluir yoga como parte del programa de ejercicios.

Si le preocupa hacer actividad física o ejercicio, su proveedor de cuidados de la salud puede derivarle al Servicio de Rehabilitaciones (Rehabilitation Service) del Memorial Sloan Kettering (MSK) para que tenga una consulta con un fisioterapeuta o un terapeuta ocupacional. Para obtener más información, consulte la sección “Consulta con un terapeuta ocupacional o un fisioterapeuta”, o hable con su proveedor de cuidados de la salud.

Duerma lo suficiente

Trate de dormir de continuo durante la noche en vez de tomar siestas durante el día. Reduzca las siestas de 15 a 20 minutos al final de las mañanas o en las primeras horas de la tarde. Esto ayudará a evitar que interfieran con el sueño nocturno.

Siga una rutina regular a la hora de ir a la cama. Estos son algunos consejos para mejorar su rutina de sueño:

  • Evite la cafeína, el alcohol y el tabaco después de las 6:00 pm, ya que es posible que lo mantengan despierto.
  • Escuche música o lea antes de irse a dormir. Estas cosas pueden ayudarle a relajarse.
  • Trate de ir a la cama a la misma hora todas las noches y de despertarse a la misma hora todos los días.

Si nota cambios en sus patrones de sueño, hable con su proveedor de cuidados de la salud. Probablemente puedan ayudarle.

Planifique sus actividades

Esto podría ayudarle a darle prioridad a lo que tenga que hacer cada día, lo cual le ayudará a ahorrar energía para las cosas que sean necesarias o más importantes para usted. Programe las actividades importantes para esos momentos en que tenga más energía.

Intente evitar las actividades que lo hagan sentir más fatigado. Lea la lista de actividades y piense cómo se sintió cuando las realizó. Solicite ayuda. No tenga miedo de confiar en el apoyo de la familia, los amigos y las organizaciones comunitarias. Muchas organizaciones ofrecen transporte a citas de tratamientos y ayuda con la cocina y la limpieza. Pida hablar con un trabajador social para obtener más información.

Lleve una dieta sana

Coma comidas y bocadillos pequeños y bien balanceados durante todo el día. Trate de tomar de 8 a 10 vasos (de 236.6 ml) de líquidos al día.

Para obtener más información sobre una dieta saludable, lea el recurso La alimentación apropiada durante su tratamiento contra el cáncer. También podría servirle hablar con un nutricionista dietista clínico. Su proveedor de cuidados de la salud le puede derivar a un nutricionista dietista clínico.

 

Manténgase socialmente activo

No se aísle de su familia o amigos. Pasar tiempo con ellos es importante, pero asegúrese de tomárselo con calma. Hay muchas maneras de mantenerse en contacto con sus amigos y familiares, como pasar tiempo con ellos, hablar por teléfono o enviar correos electrónicos y mensajes de texto.

Busque apoyo emocional

Sus familiares y amigos pueden ayudarle a hacerle frente al estrés y a la fatiga. Si lo desea, también podría unirse a un grupo de apoyo para personas con cáncer. A muchas personas también les parece que la espiritualidad puede ayudarles con sus inquietudes y preocupaciones. Puede hablar con un capellán en Memorial Sloan Kettering (MSK) o pedir ver a un clérigo.

Busque ayuda para hacer frente a la ansiedad y la depresión

Si se siente ansioso o deprimido, dígaselo a su proveedor de cuidados de la salud. Ellos pueden ayudarle a encontrar un trabajador social o un especialista en salud mental con quien hablar.

Las terapias complementarias, como las técnicas de relajación, también podrían ayudarle a lidiar con la ansiedad. Para obtener más información sobre terapias complementarias, llame al Servicio de Medicina Integral (Integrative Medicine Service) del MSK al 646-888-0800 o visite: www.mskcc.org/cancer-care/integrative-medicine.

Reúnase con un terapeuta ocupacional o un fisioterapeuta

Los terapeutas ocupacionales y los fisioterapeutas son profesionales de atención médica que pueden ayudarle a lidiar con la fatiga.

  • Los terapeutas ocupacionales ayudan a mejorar las habilidades necesarias para realizar actividades diarias importantes como vestirse, bañarse o preparar una comida. Un terapeuta ocupacional puede ayudarle a planificar sus actividades para que sea capaz de realizar tantas actividades físicas como sea posible sin sentirse muy cansado. También pueden sugerirle maneras de ahorrar energía y ayudarle a practicar con equipos especiales o darle consejos sobre la meditación y la consciencia.
  • Los fisioterapeutas ayudan a mejorar su capacidad de movimiento para aumentar la fuerza y el equilibrio. También pueden ayudarle a idear un plan de ejercicio adecuado para usted.

Los terapeutas ocupacionales y fisioterapeutas pueden ayudarle a mantenerse motivado y a fijarse metas. También pueden ayudarle a llevar un registro de su nivel de energía y a hacer los cambios que sean necesarios en su plan de ejercicio. Si desea obtener más información sobre la ayuda que pueden ofrecerle los terapeutas ocupacionales y fisioterapeutas para lidiar con la fatiga, pida una derivación a su médico o enfermero.

Volver al principio

Consejos para ahorrar energía

Las sugerencias incluidas en esta sección le podrían servir para ahorrar energía cuando realiza las actividades diarias. Esto podría ayudar con la fatiga. Si tiene preguntas, hable con el enfermero, un terapeuta ocupacional o un fisioterapeuta.

Actividades generales

  • Si hay una disponible, utilice una silla de transporte o silla de ruedas para desplazarse distancias largas.
  • Tómese el tiempo para realizar sus actividades y siéntese mientras trabaja. Recuerde respirar normalmente (no contenga la respiración) y detenerse y descansar a menudo si se siente cansado.
  • Siéntese en asientos altos. Es más fácil pararse de ellos que de los asientos bajos.
  • Organice y guarde sus artículos de trabajo en el lugar que los use y pueda tomarlos fácilmente.
  • Mantenga una buena postura. Siéntese en posición recta e intente no encorvarse.
  • Si tiene que inclinarse para alcanzar algo, exhale (saque el aire) al inclinarse e inhale (tome aire) al estirarse.

Duchas

  • Coloque barras para agarrarse en la ducha.
  • Utilice un banco en la ducha para sentarse mientras se baña.
  • Utilice una esponja o un cepillo con mango largo (como un cepillo para la espalda) para lavarse los pies y otras áreas que sean difíciles de alcanzar.
  • Siéntese frente al espejo o al lavabo para realizar actividades que toman más tiempo, como maquillarse o afeitarse.
  • Mantenga su cabello con un corte que sea fácil de mantener.
 

Cómo vestirse.

  • Siéntese en una silla o en la orilla de la cama para vestirse.
  • Primero póngase la ropa de la parte inferior del cuerpo.
  • Para ponerse los calcetines y el calzado, siéntese y suba el pie a la rodilla opuesta, en vez de inclinarse.
  • Elija camisetas o blusas que se abotonen al frente y pantalones que le queden holgados, ya que se ponen y se quitan con más facilidad.

Si tiene preguntas o inquietudes, hable con un miembro del equipo de atención médica. Puede llamar de lunes a viernes, de 9:00 a. m. a 5:00 p. m., al ____________________. Después de las 5:00 p. m., los fines de semana y los feriados, llame al ____________________. Si no hay ningún número en la lista o no está seguro, llame al 212-639-2000.

 
Volver al principio

Registro de actividades

Utilice este registro de actividades para llevar un control de sus actividades y de cómo se sintió cuando las realizó. Clasifique la intensidad de su fatiga en una escala del 1 al 10.

Fecha Hora Actividad Duración Intensidad
de la fatiga
Comentarios
           
           
           
           
           
           
           
           
           
           
           
           
           
           

 

Volver al principio

Díganos qué piensa

Díganos qué piensa

Sus opiniones nos ayudarán a mejorar la información que brindamos a los pacientes y cuidadores.

Questions En cierto modo No

Última actualización