Detección del cáncer de cabeza y cuello: pautas y pruebas

Detección del cáncer de cabeza y cuello: pautas y pruebas

Español
Compartir
Español
Compartir
Head & Neck Cancer Screening References
Publications referenced for Memorial Sloan Kettering's head and neck screening recommendations.
Obtenga más información

El término “cáncer de cabeza y cuello” abarca una amplia gama de tumores que ocurren en varias áreas de la región de la cabeza y el cuello, incluidas las fosas nasales, los senos paranasales, la boca, la garganta, la laringe, el tubo digestivo, las glándulas salivales y la glándula tiroidea. Los dos principales factores de riesgo conocidos para el cáncer de cabeza y cuello son la exposición al tabaco y el consumo excesivo de alcohol. Un tipo de cáncer de cabeza y cuello conocido como carcinoma de células escamosas de cabeza y cuello es una enfermedad relativamente poco frecuente. En 2008, este cáncer causó alrededor de 40 000 casos nuevos y 10 000 muertes en los Estados Unidos. El veinticinco por ciento de los casos de carcinoma de células escamosas de cabeza y cuello albergan el virus del papiloma humano (VPH), un virus común que puede desempeñar un papel en el cáncer de cabeza y cuello. El cáncer no escamoso de cabeza y cuello, que incluye tumores de tiroides, anejos cutáneos, glándulas salivales, sarcomas y linfomas, es aún menos frecuente.

Riesgo del cáncer de cabeza y cuello: grupos de alto riesgo

Está bien documentado que la alta exposición al tabaco y el consumo excesivo de alcohol son factores de riesgo importantes para el cáncer de cabeza y cuello. Además, los pacientes que se curaron del carcinoma de células escamosas de cabeza y cuello tienen un riesgo de aproximadamente 10 por ciento de tener segundos cánceres primarios de cabeza y cuello cinco años después del tratamiento. Las personas con una lesión premaligna en la boca conocida como leucoplasia oral displásica tienen un riesgo de padecer cáncer oral de casi el 30 por ciento diez años después del tratamiento. Las personas con las siguientes enfermedades y síndromes tienen un mayor riesgo de cáncer de cabeza y cuello: anemia de Fanconi, una enfermedad hereditaria rara en la que la médula ósea no funciona de manera correcta; el síndrome de Li-Fraumeni, un trastorno hereditario raro que aumenta en gran medida el riesgo de padecer varios tipos de cáncer; y el síndrome de Plummer-Vinson, un trastorno caracterizado por anemia debido a una deficiencia de hierro a largo plazo, que causa dificultad para tragar.

Pruebas de detección del cáncer de cabeza y cuello

En la actualidad, no existen métodos de detección que hayan demostrado aumentar las tasas de supervivencia para el carcinoma de células escamosas de cabeza y cuello. Un examen físico de detección del cuello, la orofaringe (la sección media de la garganta que incluye el velo del paladar, la base de la lengua y las amígdalas) y la boca se ha adoptado ampliamente como parte de un examen dental de rutina. Sin embargo, no hay evidencia de que esta intervención reduzca la mortalidad por cáncer oral. Es probable que en las próximas décadas estas pruebas de detección de rutina permitan una identificación más temprana del cáncer oral, cuando se encuentra en una forma menos avanzada, pero esto aún no se ha probado en estudios clínicos.

En el Memorial Sloan Kettering Cancer Center, ofrecemos exámenes anuales gratuitos de cabeza y cuello en la primavera a cualquier miembro de la comunidad. Estos exámenes brindan la oportunidad de educar a los pacientes interesados ​​sobre el conocimiento del cáncer oral y sus factores de riesgo.

No existen pautas de detección del carcinoma de células escamosas de cabeza y cuello de la Sociedad Americana contra el Cáncer, la National Comprehensive Cancer Network (NCCN) ni del Instituto Nacional del Cáncer. Y, en la actualidad, no se conocen pruebas de sangre o saliva que hayan demostrado ser eficaces para la detección de carcinoma de células escamosas de cabeza y cuello.

Nuestras pautas para la detección del cáncer de cabeza y cuello

Nuestros médicos aconsejan que el médico de atención primaria realice un examen físico anual de la cabeza, el cuello y la orofaringe (la sección media de la garganta que incluye el velo del paladar, la base de la lengua y las amígdalas) a todas las personas, así como una evaluación dental de rutina anual para incluir el examen del cuello y la inspección de la orofaringe y la boca.

Nuestras pautas de detección para los pacientes de alto riesgo

Para los pacientes de alto riesgo que se han curado de carcinoma de células escamosas de cabeza y cuello, nuestros médicos usan las pautas de seguimiento de la NCCN que se describen a continuación para buscar tanto la recurrencia del cáncer inicial como la formación de un segundo cáncer primario.

Examen físico

  • Año uno: cada uno a tres meses
  • Segundo año: cada dos a cuatro meses
  • Años tres a cinco: cada cuatro a seis meses
  • Año cinco y después: cada seis a 12 meses

Radiografía de tórax anual

Si una persona ha recibido tratamiento de radiación de la tiroides, entonces se debe realizar una prueba de función tiroidea TSH anualmente.

Para los pacientes de alto riesgo con leucoplasia oral displásica recurrente o que no se puede extirpar quirúrgicamente, nuestros médicos recomiendan la observación en el mismo cronograma anterior y biopsias para detectar cambios sospechosos en las lesiones. En ocasiones, estos pacientes también reúnen los requisitos para inscribirse en ensayos clínicos prospectivos sobre la prevención del cáncer de cabeza y cuello en Memorial Sloan Kettering.