Seguridad y efectos secundarios de la vacuna contra la COVID-19: información importante para personas con cáncer

Español
Share
Print
VIDEO | 1:41
Chief medical epidemiologist Mini Kamboj offers guidance for cancer patients who have received the COVID-19 vaccine.
View Details

Ahora que más personas con cáncer reúnen los requisitos para recibir las vacunas contra la COVID-19, es posible que tenga preguntas sobre qué tan bien funcionan y qué esperar cuando se vacune.

Memorial Sloan Kettering está trabajando lo más rápido posible para vacunar a nuestros pacientes. El suministro es limitado y debemos seguir las pautas federales, del estado de Nueva York y de la ciudad de Nueva York. Estamos avanzando en fases. Puede obtener más información sobre los requisitos que debe reunir aquí.

La seguridad de nuestros pacientes es nuestra principal prioridad. Constantemente revisamos las últimas informaciones sobre las vacunas contra la COVID-19 para poder asesorar de la mejor manera a nuestros pacientes.

Nuestra jefa de epidemiología médica Mini Kamboj responde algunas preguntas clave sobre lo que sabemos hasta el momento.

Actualmente, MSK ofrece la vacuna a determinados pacientes que se encuentran en tratamiento activo. ¿Qué significa eso?

El tratamiento activo se define como:

  • quimioterapia (infusión o fármacos orales)
  • inmunoterapia (infusión)
  • radiación
  • cirugía
  • terapia hormonal

Este tipo de atención no se considera tratamiento activo:

  • pruebas diagnósticas
  • vigilancia a largo plazo
  • atención a largo plazo como sobreviviente de cáncer
Volver al principio

¿La vacuna es segura para las personas que se encuentran en tratamiento activo para el cáncer?

Los estudios iniciales de las vacunas de Pfizer-BioNTech y Moderna no incluyeron pacientes que estaban en tratamiento contra el cáncer. Eso se debe a que primero debían verificar que las vacunas fuesen eficaces y seguras en las personas con un sistema inmunitario saludable. Esos estudios iniciales demostraron que la vacuna brinda una gran protección contra la COVID-19.

Mini Kamboj

Mini Kamboj

Creemos que las vacunas son seguras. Lo que nos preguntamos es si funcionarán de la misma manera en las personas que reciben tratamiento contra el cáncer, como aquellos que reciben quimioterapia y radiación. Algunos tratamientos contra el cáncer pueden disminuir la respuesta inmunitaria de las personas. Es posible que las vacunas no sean tan eficaces en esos pacientes. Incluso en esos casos, algo de protección es mejor que nada.

Mientras desarrollamos pautas detalladas para vacunar a nuestros pacientes, los expertos de MSK están revisando los estudios y opiniones de otras principales organizaciones de investigación sobre el cáncer. La situación de cada paciente es única, por eso siempre debe hablar con su médico para decidir qué es lo mejor para usted.

Volver al principio

¿Qué pasa con los pacientes con sistemas inmunitarios muy debilitados?

No hay mucha información sobre cómo funciona la vacuna en los pacientes con sistemas inmunitarios muy débiles, como pueden ser las personas que recibieron un trasplante de células madre. Creemos que la vacuna puede ser segura para estos pacientes, pero es posible que no funcione tan bien durante ciertas fases del tratamiento contra el cáncer. Debe analizar con su equipo de atención médica de MSK cuándo es el mejor momento para recibir la vacuna, así como cuáles son sus riesgos y beneficios.

En la actualidad se están llevando a cabo estudios para obtener más información sobre cómo responden a la vacuna las personas con sistemas inmunitarios débiles. Puede estar seguro de que permanecemos atentos a las últimas novedades para nuestros pacientes.

Volver al principio

Leí que uno de los posibles efectos secundarios de la vacuna podría confundirse con el cáncer. ¿Qué necesito saber?

Algunos pacientes que reciben las vacunas Pfizer-BioNTech o Moderna pueden tener inflamación o sensibilidad en los ganglios linfáticos. También es posible que las pruebas de imagenología muestren esta inflamación y se pueda confundir con la progresión de ciertos tipos de cáncer, principalmente de mama, cabeza y cuello, melanoma y linfoma.

Este efecto secundario de la vacuna puede ocurrir hasta en un 11% de las personas vacunadas después de la primera dosis y en un 16 % después de la segunda. La inflamación, en general, se nota de dos a cuatro días después de la vacunación y puede durar un promedio de diez días. En las pruebas de imagenología, es posible que se detecte un agrandamiento de los ganglios linfáticos durante más tiempo. Por estas razones, recomendamos:

  • Si tiene este síntoma después de vacunarse, debe hablar con su médico. La mayoría de las veces, se le recomendará esperar al menos cuatro semanas antes de hacerse más pruebas, para dar tiempo a que desaparezca la inflamación.
  • Debe programar su vacunación contra la COVID-19 después de alguna prueba de imagenología de rutina. Si ya le pusieron la vacuna, le recomendamos que espere seis semanas para hacerse pruebas de detección de rutina en las mamas, incluida la mamografía y la IRM de mama.
  • Si ha tenido cáncer, debe pedir que le administren su vacuna contra la COVID-19 en el lado opuesto al de su diagnóstico de cáncer, si es posible.
  • Si siente alguna molestia a causa de la inflamación, puede usar una compresa tibia. Para aliviar el malestar, puede tomar acetaminophen o medicamentos antiinflamatorios no esteroideos.

Es importante saber que todos los tipos de vacunas pueden causar inflamación temporal de los ganglios linfáticos, y que esto puede ser una señal de que el organismo, como reacción, está produciendo anticuerpos, como es de esperar.

Revisión de datos: 8 mitos instalados sobre las vacunas contra la COVID-19
A pesar de las preocupaciones que pueda tener, las vacunas contra la COVID-19 que han sido autorizadas por la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. han demostrado ser seguras y eficaces en ensayos clínicos.
Volver al principio

¿Cuáles son otros efectos secundarios posibles?

Algunas personas tienen efectos secundarios leves o moderados, pero estos no duran mucho, de uno a tres días. Los efectos secundarios más comunes incluyen dolor en el sitio de la inyección, fatiga (sensación de cansancio), dolor de cabeza, dolores de cuerpo y fiebre. Estos son más habituales después de la segunda dosis, y es posible que necesite descansar más. Los efectos secundarios graves son poco comunes y pueden tratarse con medicamentos como Tylenol o Advil. Es importante que no tome estos fármacos antes de recibir la vacuna, ya que existen ciertas preocupaciones potenciales de que algunos analgésicos puedan interferir con la respuesta inmunitaria a la vacuna. Tampoco está claro si tomar medicamentos con anticipación realmente funciona para reducir los síntomas de la vacuna.

Volver al principio

¿Los sobrevivientes de cáncer deben vacunarse contra la COVID-19?

Sí. Creemos que la vacuna contra la COVID-19 es segura, eficaz y que ofrece una protección importante para que los sobrevivientes de cáncer se mantengan saludables. Las pautas del estado de Nueva York recomiendan la vacunación para personas con cáncer activo y para aquellas en remisión. Si usted es un residente del estado de Nueva York que recibió tratamiento por cáncer en el pasado, puede encontrar más información aquí sobre cómo puede vacunarse. Si vive fuera del estado de Nueva York, puede encontrar más información aquí.

Volver al principio

¿Debo seguir las pautas de seguridad incluso después de haberme vacunado?

Sí. Es importante que siga utilizando mascarilla, que se lave las manos con frecuencia y que mantenga el distanciamiento social.

Esto es muy importante inmediatamente después de recibir la vacuna, ya que el sistema inmunitario demora un cierto tiempo en responder y ofrecer protección. Estas prácticas son muy importantes incluso luego de que haya desarrollado inmunidad. La vacuna evita que se enferme, pero no se sabe si las personas pueden transmitir y propagar el virus luego de vacunarse.

Volver al principio

¿La vacuna afectará mi tratamiento contra el cáncer?

No hay evidencia que pruebe que la vacuna puede afectar su tratamiento, pero debería hablar con su médico sobre cualquier duda que tenga.

Lo más importante a tener en cuenta es que los pacientes con cáncer deben continuar con su tratamiento durante la pandemia. Hemos tomado todas las precauciones posibles para asegurarnos de que reciba su tratamiento en un entorno seguro. La atención oncológica es un cuidado esencial, y no queremos que nuestros pacientes tengan que interrumpir los tratamientos que pueden salvar sus vidas.


22 de febrero de 2021


Otros recursos

Volver al principio