El cáncer no pudo con Ricardo.

Después de un trasplante de médula ósea en MSK, Ricardo está viviendo la vida al máximo.

Después del trasplante, una nueva vida: la historia de Ricardo

Español
Share
Print

“Recuerdo que pensé: esto no puede ser”, dice Ricardo López-Torrijos. “Había llevado un estilo de vida muy sano por muchos años”.

Esas fueron las palabras que resonaron en la mente de Ricardo cuando le diagnosticaron cáncer en 2014. Esta noticia fue un gran ‘shock’ para Ricardo y para Laura, su esposa por 26 años. Ambos solían hacer caminatas por las montañas cerca de su hogar en Albany, NY, acompañados por Marlena, su perra labrador amarilla, y cocinaban platos latinos saludables como frijoles con calabaza y arroz. El cáncer no era algo que tenían presente.

Estamos aquí para ti.

Comunícate con un Consejero de Cuidados al 800-525-2225

Programar citas en linea

Cuando Ricardo comenzó a sentir dolor en el torso, en la primavera de 2014, su doctora le ordenó un análisis de sangre, en el cual notó algo irregular en los resultados. Remitió a Ricardo a un oncólogo de la zona, quien confirmó que Ricardo padecía de mieloma múltiple, un tipo de cáncer en la sangre.

El mieloma múltiple se desarrolla a partir del tipo de células sanguíneas denominadas células de plasma. Las células de plasma normales en la médula ósea pueden desarrollar ciertas mutaciones genéticas que llevan al diagnóstico de mieloma múltiple.

Ricardo, cuya lengua natal es el español, quería participar activamente en su propio tratamiento. Investigó sobre la enfermedad y aprendió varias palabras nuevas en inglés para poder comunicarse mejor con sus médicos.

Comienza el tratamiento

Habitualmente, la primera fase del tratamiento del mieloma múltiple es la terapia de inducción. Esta terapia usa quimioterapia y otras medicinas para reducir el número de células de plasma en la médula ósea y las proteínas que estas células producen. Ricardo comenzó a recibir terapia de inducción cerca de su casa, al poco tiempo de haber sido diagnosticado. Luego de esto, la mayoría de los pacientes se someten a un trasplante de médula ósea, también conocido como trasplante de células madre. Este procedimiento suprime el sistema inmunitario del paciente y lo regenera a partir de cero.

Cuando Ricardo supo que necesitaría un trasplante de médula ósea, evaluó sus opciones. El trasplante era un procedimiento intensivo que necesitaría meses de recuperación, pero él estaba dispuesto a pasar por eso a cambio de recibir el mejor tratamiento posible.

Mientras investigaba, supo que el Instituto Nacional del Cáncer designa a algunos hospitales como Comprehensive Cancer Centers (Centros Integrales para el Tratamiento del Cáncer), lo cual significa que son instituciones reconocidas por el cuidado que prestan, y los recursos que proveen a sus pacientes, además de la investigación y avances en el tratamiento del cáncer. Ricardo se dio cuenta de que Memorial Sloan Kettering era uno de estos centros. Esto, además de tener familiares en la ciudad de Nueva York, a quienes podría visitar después del tratamiento, hicieron que decidiera ir allí para una consulta médica.

El tratamiento adecuado para Ricardo

En abril de 2014, Ricardo tuvo una consulta con Sergio Giralt, Jefe del Servicio de Trasplantes de Médula Ósea en Adultos de MSK. El Dr. Giralt ha atendido a miles de pacientes con necesidad de trasplante de médula ósea y ha estado a la vanguardia de muchos de los avances en la especialidad. Además, para sorpresa de Ricardo, el Dr. Giralt también hablaba español.

“Podía entenderme”, cuenta Ricardo, que ahora tiene 64 años. “Cuando uno está enfermo, se siente muy vulnerable. Era más fácil para mí expresar algunas cosas en español”.

“Ricardo es colombiano y yo me crié en Venezuela, así que teníamos muchas cosas en común”, agrega el Dr. Giralt. Ricardo también agradeció al Dr. Giralt que usara un lenguaje sencillo al describir la enfermedad y el tratamiento.

“Él me daba buenas respuestas, dignas de una enciclopedia, que no solo eran correctas, sino que estaban expresadas de manera muy clara y precisa”, comenta Ricardo. “Cuando él hablaba, yo podía entender lo que decía. Eso era muy importante para mí”.

El Dr. Giralt les explicó a Ricardo y a Laura el proceso del trasplante, ella estaría cuidando a Ricardo durante el tratamiento. Tanto Ricardo como el Dr. Giralt sabían lo importante que era que Laura, como esposa y persona a cargo del cuidado de Ricardo, participara activamente en las conversaciones.

“La persona que cuida a un paciente ambulatorio con un trasplante juega un rol muy importante”, comenta Ricardo. “Laura tuvo que recibir capacitación y leer muchísimo material”.

Ricardo comenzaría con un régimen de medicamentos durante tres semanas para limpiar su sistema inmunitario. Luego recibiría el trasplante, que se llevaría a cabo en un entorno ambulatorio, lo que significaba que Ricardo volvería a su casa luego de cada sesión del tratamiento. Esto es muy diferente a como solían ser los trasplantes de médula ósea, cuando se requerían hospitalizaciones prolongadas.

“Estamos tratando de que los trasplantes sean menos abrumadores”, explica el Dr. Giralt. “Un régimen menos intenso y mejores antibióticos contribuyen a una recuperación más rápida. Ahora muchos trasplantes pueden hacerse de forma ambulatoria”.

Trasplante y recuperación

Ricardo comenzó el proceso del trasplante en julio de 2014 y recuperó su nuevo sistema inmunitario a lo largo de 12 días en agosto. Fue hospitalizado una vez, por dos días, debido a que tuvo fiebre.

El paciente de MSK, Ricardo Lopez-Torrijos, el experto en trasplante de médula ósea, Sergio Giralt y Shanie Kowlessar

Ricardo (que en la imagen aparece acompañado por el Dr. Giralt y la enfermera de MSK, Shanie Kowlessar) analizó con cuidado sus opciones antes de elegir a MSK para realizarse el trasplante de médula ósea.

Durante los dos meses posteriores, se fue recuperando en un apartamento en las cercanías de Memorial Sloan Kettering, con Laura a su lado. Hoy en día, los pacientes pueden recuperarse en la Residencia de Paciente en la 75th Street. La residencia se construyó con el fin de mantener juntos y cómodos a los pacientes y a quienes cuidan de ellos durante la fase de recuperación. Debido a que las visitas diarias al hospital son parte del seguimiento necesario después de un trasplante de médula ósea, esta propiedad ayuda a que dichas visitas se concreten.

Después del trasplante, Ricardo tuvo que ser extremadamente cuidadoso durante su recuperación. Su sistema inmunitario estaba muy delicado, podía comparárselo con el de un bebé recién nacido, por eso tuvo que usar una mascarilla y guantes para protegerse de los gérmenes durante cuatro meses.

Durante su recuperación, muchos miembros de la familia de Ricardo fueron a visitarlo y se turnaban para cuidarlo. Laura le cocinaba todos los días.

“Tuve mucha suerte ya que pude seguir comiendo y me encanta la buena comida”, dice Ricardo. “Además, me encanta caminar, así que caminábamos todos los días desde el hospital hasta un parque cercano. Yo disfrutaba esas caminatas”.

Ricardo participó en un ensayo clínico que estudió el efecto de la acupuntura en la recuperación.

“Lo hice para tener una oportunidad de ayudar”, dice Ricardo. “Los resultados indicaron que la acupuntura sí me ayudó”.

Disfrutando la vida

Con el paso del tiempo, la frecuencia de sus visitas a MSK disminuyó, y Ricardo regresó a su hogar en el norte del estado. Comenzó un tratamiento de quimioterapia oral para mantener la enfermedad a raya, y en la actualidad tiene muy pocos rastros de ella. La medicina ha causado que ya no tenga tanta energía como antes, pero ha aprendido a adaptarse y aún puede hacer las cosas que le gustan, como caminar, comer comida casera y trabajar medio tiempo.

“Uno aprende a vivir con las nuevas circunstancias”, dice. “Todavía tengo una muy buena calidad de vida. No me duele nada, no tengo que ir al hospital todos los días y aún puedo hacer muchas cosas”.

Debido a que los pacientes con mieloma múltiple corren un mayor riesgo de contraer cánceres secundarios, Ricardo regresa a MSK cada tres meses para realizarse exámenes. Dice que su experiencia le ha enseñado a apreciar más la vida.

“Aprendí que debes tener un estilo de vida que te haga sentir vivo”, dice. “Y que debes disfrutar cada minuto”.


Estamos aquí para ti. Infórmate más sobre cómo convertirte en paciente

Aprende más acerca de la diferencia que MSK ofrece cuando se trata de cuidados contra el cáncer