Cómo hablar con los niños sobre el cáncer: preguntas frecuentes

Cómo hablar con los niños sobre el cáncer: preguntas frecuentes

Español
Compartir
Español
Compartir
Volver al principio

1. ¿Debería decirle a mi niño que tengo cáncer?

Reconocemos que tener esta conversación puede ser muy difícil. Si bien su instinto siempre es proteger a su niño de información y situaciones difíciles, se ha demostrado que la comunicación abierta y honesta es beneficiosa para usted y su niño. Los niños a menudo pueden sentir si algo anda mal en el hogar. Sin información concreta, pueden incluso imaginar algo peor que el cáncer. Ser honesto con ellos y brindarles una imagen clara y tranquilizadora de lo que está sucediendo puede mejorar la sensación de seguridad y confianza de su niño.

Volver al principio

2. ¿Cómo le digo a mi niño que tengo cáncer?

Para obtener más información sobre cómo podemos ayudar, llame al 212-639-7029.

No existe una manera perfecta ni recetada de informarle a su niño sobre su diagnóstico de cáncer. Recuerde, usted conoce mejor a su niño. Algunas cosas en las que debe pensar mientras se prepara para la conversación son la edad y el nivel de madurez de su hijo, cualquier experiencia previa o conocimiento sobre el cáncer y lo que ha funcionado durante conversaciones difíciles en el pasado. Consulte estas guías según la edad del niño. Aquí compartimos algunos consejos sugeridos para apoyar a su niño de la mejor manera posible:

  • Sea específico sobre su diagnóstico. En la mayoría de los casos, le recomendamos que utilice la palabra “cáncer”. La información específica ayudará a su niño a diferenciar su cáncer de otras enfermedades que puedan experimentar. Es importante explicarle a un niño pequeño que no hizo nada para causar el cáncer.
  • La forma en que da la información a menudo es tan importante como lo que dice. Decida de antemano quién estará presente, tal vez una pareja u otro adulto cercano en la vida de su niño. Practique qué hacer para sentirse cómodo con lo que dirá. Cree un entorno de apoyo y tranquilidad, e invite a la honestidad y las preguntas. Está bien si no tiene todas las respuestas. Puede decirle a su niño “No sé” y asegurarle que encontrará una respuesta.
  • Asegúrese de hacerle saber a su niño cómo su vida cotidiana puede cambiar o verse afectada. Sea específico sobre cualquier ajuste en su rutina para que su niño se sienta seguro a pesar de las interrupciones. Por ejemplo, si usted suele ser la persona que recoge a sus hijos de la escuela, pero no puede debido al tratamiento, asegúrese de informarles con anticipación quién los recogerá en su lugar.
Volver al principio

3. ¿Está bien si empiezo a llorar cuando le cuento a mi niño sobre mi cáncer?

Tener sentimientos de tristeza o estar sensible es normal cuando se habla del cáncer, especialmente con su niño. Si bien es importante contar con otros adultos disponibles para darle apoyo cuando lo necesite, demostrar que puede estar triste o llorar sin sentirse abrumado por sus emociones es una lección saludable e importante que su niño debe aprender. Si su niño llora durante la conversación, enséñele que los sentimientos son normales. Dígale que a veces usted también se siente triste y asegúrele que la tristeza no durará para siempre.

Volver al principio

4. ¿Cómo debo responder si mi niño me pregunta si voy a morir a causa del cáncer?

Los niños pueden entender el concepto de muerte alrededor de los 8 años. Algunas veces los niños querrán saber sobre el tema, pero no harán preguntas al respecto, y otras veces harán preguntas directas. Las preguntas pueden provocar ansiedad, por lo que es útil preparar las respuestas con anticipación.

La forma en que responda a esta pregunta dependerá de algunos factores. La información que le han dado sus médicos sobre su pronóstico le servirá como una guía útil. Es importante ser honesto con su niño, de una manera acorde a su edad, sobre lo que sabe en ese momento. Trate de ofrecer esperanza, y al mismo tiempo no haga promesas que no puede cumplir. Una posible respuesta a esta pregunta es: “Es normal preocuparse por eso, pero ahora los médicos no me han dicho que me estoy muriendo. Están haciendo todo lo posible para tratar mi cáncer para que viva muchos años más”.

No existe un enfoque perfecto para esta conversación. Lo más importante es que sus hijos entiendan que pueden hacerle preguntas y pueden expresar sus miedos. Este diálogo abierto mejora su disposición a tener conversaciones difíciles con usted en el futuro. Comprender sus preocupaciones y temores le permite apoyarlos mientras se adaptan a su diagnóstico. 

10 Tips for Talking with Your Child about Cancer
Find tools for discussing a cancer diagnosis with your children.
Volver al principio

5. ¿Cómo sé si mi niño está bien? ¿A qué comportamientos debo estar atento?

  • cambios en el estado de ánimo (como sentirse ansioso, deprimido, triste, enojado o irritable)
  • regresión de hitos de desarrollo (como mojar la cama, chuparse el dedo, sentir apego o ansiedad por separación)
  • cambios en el rendimiento académico
  • quejas físicas (como dolores de cabeza o de estómago)
  • retraimiento social
  • dificultad para regular las emociones (como tener rabietas o frustrarse fácilmente)
  • Los niños variarán en cuánto quieren hablar sobre su diagnóstico. Puede ser útil buscar cambios significativos en su estado de ánimo o comportamiento para tener una mejor idea de cómo están afrontando la situación. Los siguientes comportamientos pueden sugerir que están teniendo dificultades para adaptarse:
  • Involucrar a otros miembros de la red de apoyo de su hijo puede ser útil. El personal de la escuela, como maestros, trabajadores sociales, psicólogos y consejeros, puede brindar información adicional sobre cómo su niño enfrenta la situación fuera del hogar.
Volver al principio

6. ¿Qué pasa si mi niño quiere ir al hospital?

Si lo internan en el hospital, es posible que sus hijos deseen visitarlo. Se recomienda que le visiten, pero debe prepararlos para la experiencia con anticipación. Hágales saber cómo es el hospital y qué integrantes del personal pueden conocer. Sea abierto sobre su habitación de hospital y su estado físico. Es importante hablar sobre cosas como los cambios en la movilidad y la fuerza, el entorno hospitalario y qué es una vía intravenosa antes de que los niños la vean por primera vez.

¿Dónde puedo encontrar apoyo adicional?

En MSK, los trabajadores sociales pueden ayudarle con estas conversaciones y circunstancias difíciles. Comuníquese con el consultorio de su médico o con el Departamento de Trabajo Social al 212-639-7020.

¿Qué sucede si no soy paciente de MSK?

Recomendamos que se comunique con el consultorio de su médico para preguntar sobre el apoyo de trabajo social. Muchos hospitales y clínicas de cáncer cuentan con trabajadores sociales disponibles. Si no puede acceder a un trabajador social a través del consultorio de su médico, puede encontrar apoyo a través de las organizaciones comunitarias que se enumeran en la página de Recursos. También puede comunicarse con el consejero de su niño o con el personal de apoyo de la escuela para obtener más información.

Volver al principio