Información sobre su cirugía de reconstrucción microvascular usando transferencia de tejido libre

Esta información le ayudará a aprender sobre la cirugía de reconstrucción microvascular usando la transferencia de tejido libre y cómo cuidarse después de la cirugía.

Volver al principio

Información sobre la cirugía

Después de someterse a una cirugía para extirpar un tumor, es posible que tenga un espacio en el cuerpo donde se encontraba el cáncer. La cirugía de reconstrucción microvascular usando transferencia de tejido libre es una cirugía que se realiza para reparar el espacio que quedó en el cuerpo. Esto se hace al transferir tejido de una parte del cuerpo (sitio donante) a otra zona que necesita ser reconstruida o reparada (sitio receptor).

El cirujano principal extirpará el tumor, hueso y tejido blando. Su cirujano reconstructivo tomará un injerto de tejido libre (trozo de piel, tejido, músculo o hueso) del sitio donante y lo colocará en el sitio receptor. Usará un microscopio para ver y conectar los pequeños vasos sanguíneos del injerto de tejido libre con los vasos sanguíneos del sitio receptor. Se utilizan suturas (puntos) muy diminutos para unir los vasos sanguíneos.

A veces, se necesita una vena para conectar el injerto de tejido libre al sitio receptor. En este caso, su cirujano reconstructivo hará una pequeña incisión (corte quirúrgico) y tomará una vena del brazo o la pierna.

También es posible que necesite un injerto de piel para cubrir el sitio donante o receptor. Normalmente, esta piel se toma de las nalgas o los muslos.

Esta cirugía se puede hacer de diferentes maneras. Es posible que cierta información en este recurso no aplique a su caso. Asegúrese de consultar con su cirujano o enfermero si tiene preguntas.

Volver al principio

Antes de su cirugía

  • Se reunirá con su cirujano principal, quien le dará más información sobre la cirugía.
  • Tendrá una consulta con el cirujano reconstructivo. Después de la consulta, su cirujano puede decidir que usted tenga:
    • Una consulta de autorización médica. Su seguridad es nuestra principal preocupación. Esta consulta le ayudará a su cirujano a elaborar un plan de atención para disminuir cualquier riesgo que pueda tener en relación con la cirugía.
    • Un examen para controlar el corazón y los pulmones.
    • Un examen para controlar los vasos sanguíneos en las piernas (angiograma).
    • Otras pruebas como una tomografía computarizada (CT), una imagen por resonancia magnética (IRM) y radiografías.
  • Si le van a realizar cirugía de cabeza y cuello, tendrá una consulta con un dentista de nuestro Servicio dental. Es posible que necesite radiografías dentales e impresiones dentales.

Pruebas prequirúrgicas (PST)

Antes de su cirugía, acudirá a una cita para que se le hagan pruebas prequirúrgicas (PST). La fecha, la hora y el lugar de la consulta prequirúrgica se indicarán en el recordatorio que reciba del consultorio del cirujano. El día de la cita de la consulta prequirúgica puede comer y tomar sus medicamentos como acostumbre.

Durante su cita, usted hablará con un enfermero practicante (NP), el cual trabaja de cerca con el personal de anestesiología (médicos y enfermeros especializados que le administrarán un medicamento para que se duerma durante su cirugía). El NP repasará con usted su historial médico y quirúrgico. Se le harán exámenes, entre ellos: electrocardiograma (ECG) para ver su ritmo cardíaco, radiografías de pecho, análisis de sangre y otras pruebas necesarias para planificar la atención que recibirá. El NP también podría recomendarle que vea a otros proveedores de cuidados de la salud.

El NP hablará con usted sobre los medicamentos que deberá tomar la mañana de su cirugía.

Es de mucha utilidad que lleve lo siguiente a su consulta prequirúrgica:

  • Una lista de todos los medicamentos que tome, incluso parches y cremas que use.
  • Resultados de cualquier prueba que se le haya hecho en otro lado que no sea MSK, tales como pruebas de esfuerzo cardíaco, ecocardiogramas o estudios Doppler carótidos.
  • El nombre y número de teléfono de su médico o sus médicos.

El consumo de alcohol

La cantidad de alcohol que consume podría tener un efecto en usted durante y después de su cirugía. Es importante que hable con los proveedores de atención médica sobre su consumo de alcohol a fin de que elaboremos un plan para su cuidado.

  • Dejar de tomar alcohol de forma repentina puede causar ataques, delirio y la muerte. Si se nos pone al tanto de que usted está en riesgo de sufrir esas complicaciones, podemos recetarle medicamentos que ayudan a prevenirlas.
  • Si usted bebe alcohol de forma regular, podría correr el riesgo de sufrir otras complicaciones durante y después de la cirugía. Entre ellas se encuentran: hemorragias, infecciones, problemas cardíacos y una hospitalización más prolongada.

Las siguientes son cosas que puede hacer para prevenir problemas antes de su cirugía:

  • Sea franco con el proveedor de cuidados de la salud en cuanto a la cantidad de alcohol que consuma.
  • Intente dejar de consumir alcohol en cuanto se planee la cirugía. Si llega a sufrir dolores de cabeza, náuseas o ansiedad, o no puede dormir después de dejar el alcohol, dígaselo a su médico a la brevedad posible. Todos ellos son los primeros síntomas del síndrome de abstinencia, el cual se puede tratar.
  • Si no puede dejar de beber, dígaselo a su proveedor de cuidados de la salud.
  • Háganos cualquier pregunta que tenga en cuanto al consumo de alcohol y la cirugía que se le hará. Como siempre, toda su información médica se mantendrá de manera confidencial.
 

Acerca del fumar

Las personas que fuman pueden llegar a sufrir problemas respiratorios si se les practica una cirugía. El hecho de dejar de fumar, aunque sea por algunos días antes de la cirugía, podría ser de utilidad. Si fuma, el enfermero le puede referir al Programa de Tratamiento del Tabaquismo. También puede llamar al programa al 212-610-0507.

Compre el limpiador dérmico Hibiclens®

Figura 1. Limpiador dérmico Hibiclens

Hibiclens es un limpiador dérmico que mata los gérmenes durante 24 horas después de usarlo (véase la figura 1). Ducharse con Hibiclens antes de su cirugía ayudará a reducir el riesgo de infección después de la cirugía. Puede comprar Hibiclens en la farmacia local sin receta.

Información adicional

Su enfermero le dará el recurso Preparación para la cirugía. Este recurso le indica lo que debe saber para prepararse para su cirugía. Su enfermero también le dará cualquier otro recurso que pueda necesitar.

Volver al principio

La mañana de su cirugía

Para tener en cuenta

  • No se ponga ninguna loción, crema, desodorante, maquillaje, talco ni perfume.
  • No lleve ningún objeto de metal. Quítese toda la joyería, incluso si tiene joyas en perforaciones que se haya hecho en el cuerpo. El equipo que se utiliza durante su cirugía puede causar quemaduras si toca elementos metálicos.
  • Deje en casa los objetos de valor, como tarjetas de crédito, joyas o chequera.
  • Antes de que le lleven al quirófano, deberá quitarse los aparatos para sordera, la dentadura postiza, las prótesis, la peluca y los artículos religiosos.
  • Póngase ropa cómoda que le quede holgada.
  • Traiga un almohadón o una toalla pequeña para que se sienta más cómodo cuando regrese a su casa después de la cirugía.
  • Si usa lentes de contacto, quíteselos y mejor póngase anteojos.

Use Hibiclens en la ducha

La mañana de su cirugía, dúchese con Hibiclens.

  1. Use su champú normal para lavarse el cabello. Enjuáguese bien la cabeza.
  2. Use su jabón normal para lavarse el rostro y la zona genital. Enjuáguese bien el cuerpo.
  3. Abra el frasco de Hibiclens. Vierta algo de solución en su mano o en un paño.
  4. Apártese de la ducha para evitar que el Hibiclens se enjuague demasiado pronto.
  5. Masajee suavemente el cuerpo con el Hibiclens, desde el cuello hasta los pies. No se ponga Hibiclens en el rostro ni en la zona genital.
  6. Vuelva a ponerse bajo la ducha para enjuagar el Hibiclens.
  7. Séquese con una toalla limpia después de la ducha.
  8. No se ponga ninguna loción, crema, desodorante, maquillaje, talco ni perfume después de la ducha.
Volver al principio

Después de su cirugía

Cuando se despierte después de su cirugía, estará en la Unidad de Cuidados Posteriores a la Anestesia (PACU).

Recibirá oxígeno a través de una sonda delgada que se apoya debajo de la nariz, la cual se conoce como cánula. Un enfermero se encargará de monitorearle la temperatura, el pulso, la presión arterial y el nivel de oxígeno.

Es posible que tenga un catéter urinario en la vejiga para monitorearle la cantidad de orina que produzca. Normalmente, el catéter se quita de 3 a 4 días después de la cirugía. También tendrá botas de compresión en las piernas para ayudar con la circulación.

Es posible que tenga un drenaje Jackson-Pratt®. Se trata de un catéter blando (sonda delgada y flexible) que se introduce cerca de la incisión para drenar exceso de líquido. En general, el drenaje se quita alrededor de 5 a 10 días después de la cirugía. Antes de que usted se vaya, el enfermero le enseñará cómo cuidar del drenaje. Para obtener más información al respecto, lea Cuidado del drenaje Jackson-Pratt.

También puede que tenga una bomba para el dolor conocida como analgesia controlada por el paciente (PCA). Para obtener más información al respecto, lea Analgesia controlada por el paciente (PCA). Si no tiene un catéter epidural, le administrarán analgésicos a través de una vía IV.

Usted pasará la noche en la PACU. Después de su permanencia en la PACU, se le llevará a su cuarto del hospital. Al poco tiempo de que llegue a su cuarto, le ayudarán a pasar de la cama a una silla.

Su enfermero le indicará cómo recuperarse después de su cirugía. Los siguientes son ejemplos de maneras en las que puede colaborar para recuperarse de forma segura.

  • Se le recomendará caminar con la ayuda del enfermero o del fisioterapeuta. Le daremos medicamentos para aliviar el dolor. Caminar le ayudará a disminuir el riesgo de coágulos y neumonía. También ayuda a estimular los intestinos para que puedan comenzar a funcionar de nuevo.
  • Use el espirómetro de incentivo. Eso le ayudará a expandir los pulmones, lo cual previene la neumonía. Para obtener más información, lea Cómo utilizar el espirómetro de incentivo.
Volver al principio

Qué esperar con tipos específicos de reconstrucción

Reconstrucción en la zona de la cabeza y el cuello

  • Después de la cirugía, es posible que tenga:
    • Hinchazón alrededor del sitio receptor
    • Disnea
    • Problemas para tragar
  • Es posible que tenga una sonda en el cuello para ayudarle a respirar. Esta sonda se conoce como tubo de traqueostomía. Se lo dejarán hasta que desaparezca la inflamación.
    • Si tiene un tubo de traqueostomía, no podrá hablar. Sus enfermeros le harán preguntas para que usted responda “sí” y “no” sobre cómo se siente y si siente dolor. Podrá asentir con la cabeza o escribir en un bloc de notas si necesita o quiere algo.
    • Tendrá un collar humidificador cerca del tubo de traqueostomía, que humedecerá el aire que respira y prevendrá la sequedad de los tejidos de la tráquea.
    • Sus enfermeros limpiarán el tubo de traqueostomía. Con el tiempo, es posible que le enseñen cómo hacerlo.
    • Normalmente, el tubo de traqueostomía se quita de 7 a 10 días después de su cirugía.
  • Es probable que el cirujano inserte una sonda de alimentación por la nariz en el estómago. Esto le ayudará a recibir la cantidad adecuada de nutrientes.
    • Le dejarán la sonda hasta que se reduzca la inflamación por la cirugía.
    • A través de esta sonda, recibirá alimentaciones líquidas ricas en proteínas y sus medicamentos.
  • Antes de que le permitan comer y beber, es posible que un especialista le revise para controlar que es seguro que usted trague. Por lo general, esto sucede de 10 a 15 días después de su cirugía.
  • Quizás le pidan que duerma sin almohadas y con la cabeza elevada. Esto es para prevenir más inflamación. Su cirujano le dirá cuánto tiempo debe dormir de esta forma.

Reconstrucción en el brazo o la pierna

  • Debe mantener el brazo o la pierna elevados en todo momento. Su cirujano o enfermero le dirá cuándo puede dejar de hacerlo.
  • Quizás le pongan un yeso, una férula o un cabestrillo para evitar que se mueva el sitio quirúrgico. En general, se lo quitarán o cambiarán de 5 a 7 días después de la cirugía.
  • Es posible que tenga algunas limitaciones en relación con las actividades físicas. Su cirujano o enfermero hablará de esto con usted.
  • Un fisioterapeuta trabajará con usted mientras esté en el hospital para asegurarse de que se siente lo suficientemente seguro y fuerte para volver a su casa.
  • Si el injerto de tejido libre o el injerto de piel se encuentra en las piernas o los pies, su cirujano o enfermero le dirá cuándo puede colgar las piernas o caminar. Esto puede ocurrir de 1 a 3 semanas o más después de su cirugía.

Reconstrucción de la parte inferior de la espalda y nalga o vagina

  • Es posible que le coloquen una faja quirúrgica holgada en el quirófano para sostener los vendajes en su lugar.
  • Quizás le acuesten en una cama que tiene un colchón inflable especial. Esto evita la presión directa sobre los sitios quirúrgicos y la incisión.
  • Quizás le pidan que se acueste sobre los costados o sobre el lado opuesto a la incisión. Esto evita la presión directa sobre la incisión.
  • Es posible que le permitan caminar a partir de los 2 o 3 días después de su cirugía.
  • Es posible que no se pueda sentar hasta varias semanas después de su cirugía. Su cirujano le dirá cuándo puede comenzar a sentarse por ratos después de su cirugía. Esto es para evitar que ponga tensión sobre sus incisiones.
Volver al principio

Control del injerto de tejido libre

Durante la primera semana después de su cirugía, sus médicos y enfermeros monitorearán el aporte de sangre al sitio reconstruido y tejidos circundantes usando un equipo de ultrasonido Doppler®. El equipo es ruidoso, pero el ultrasonido no causa dolor.

También verificarán la temperatura y el color del injerto de tejido libre. Estos exámenes son muy importantes y continuarán durante su hospitalización.

Volver al principio

Cuidado después de su cirugía

Cuidado del sitio donante

El cuidado del sitio donante dependerá de cómo se cierre la herida. Es posible que la cierren de las siguientes formas:

  • Al unir los bordes la piel, lo cual parecerá una línea de sutura.
  • Con un injerto de piel. Si se utiliza un injerto de piel, le pondrán un gran vendaje sobre el mismo. Normalmente, el vendaje se quita de 5 a 7 días después de la cirugía. Su enfermero le explicará cómo cuidarlo cuando se encuentre en su casa. Para obtener más información, pida a su enfermero el recurso Información sobre el injerto de piel de grosor parcial.

Si el sitio donante se encuentra en el abdomen (vientre), eleve las rodillas cuando esté en la cama, colocando una almohada entre las rodillas. Cuando salga de la cama, siéntese con los pies sobre un banco. Su fisioterapeuta le mostrará cómo hacerlo.

Sin importar cómo le cerraron el sitio donante, evite la tensión o tirar del sitio.

Quitar las suturas

  • Es probable que le quiten las suturas de 7 a 10 días después de su cirugía.
  • Si recibe radioterapia en los sitios quirúrgicos, las suturas pueden quedar en su lugar durante 2 a 3 semanas más.

Límites de la actividad física

Después de su cirugía, es posible que necesite evitar ciertos ejercicios y movimientos. Esto es para asegurarse de no crear tensión en los vasos sanguíneos que se han vuelto a conectar. Estos límites dependen de la ubicación y el tipo de injerto de tejido libre que le han hecho. Sus médicos y enfermeros le darán instrucciones específicas.

Si el sitio donante está en la parte superior de la espalda, su médico puede limitar la cantidad de movimiento sobre el hombro que puede hacer durante 1 a 2 semanas después de su cirugía. Su fisioterapeuta le explicará esto a usted.

Dieta

La mayoría de las personas pueden seguir una dieta normal cuando vayan a su hogar. Si la cirugía fue en la boca, es posible que deba seguir una dieta de alimentos en puré o de líquidos espesos en su casa. Una dieta de alimentos en puré es una en la cual todos los alimentos se procesan en una licuadora. Su dietista o enfermero hablará de esto con usted. Para obtener más información sobre cómo seguir una dieta de alimentos en puré, lea Guía alimenticia de comidas en puré y dietas blandas de fácil masticación.

 

La ropa

  • Cuando le den el alta del hospital, use ropa cómoda y holgada. No se ponga nada que presione directamente el injerto de tejido libre. Esto puede afectar el aporte de sangre al injerto de tejido libre.
  • Si quiere cubrir la zona quirúrgica del injerto de tejido libre, trate de usar una bufanda, un gorro o un chal. Su enfermero le ayudará a elegir la ropa más adecuada para el tipo de cirugía que tuvo.
  • Si un cinturón de seguridad del automóvil roza la incisión, coloque una pequeña almohada o una toalla doblada entre el cinturón y la incisión.
Volver al principio

Cuidado de los sitios quirúrgicos en casa

  • No aplique presión directa sobre el injerto de tejido libre.
    • Esto incluye usar un cinturón ajustado, una corbata o un sostén ajustado.
  • Evite que los sitios quirúrgicos tengan contacto con el calor o el frío. Los sitios quirúrgicos pueden estar entumecidos y se puede lastimar sin darse cuenta.
    • Esto incluye bolsas de agua caliente, almohadillas térmicas, mantas eléctricas y compresas frías.
  • No ponga nada sobre las incisiones hasta que hayan cicatrizado por completo, esto incluye:
    • Maquillaje
    • Perfume y colonia
    • Loción para después de afeitarse
    • Hidratante
  • Mientras tenga las suturas, no afeite las zonas de las incisiones. Cuando le quiten las suturas, use una rasuradora eléctrica sobre y alrededor del injerto de tejido libre o la zona reconstruida.
  • Evite tomar baños o usar bañeras con agua caliente y piscinas hasta que sus incisiones se hayan cicatrizado por completo. Normalmente, esto tarda de 4 a 6 semanas después de la cirugía.
  • Evite la exposición al sol de los sitios quirúrgicos. Después de que las incisiones se hayan cicatrizado por completo, use un protector solar sin ácido paraminobenzoico (PABA) con un factor de protección solar (SPF) de 30 o más.
  • Consulte con su médico o enfermero antes de hacer ejercicio vigoroso, como correr, trotar o levantar pesas.
Volver al principio

Cómo hacer frente a los cambios permanentes

Es probable que tenga cambios temporales o permanentes en las zonas de su cirugía. Puede tener cambios permanentes en lo siguiente:

  • Apariencia (como las cicatrices en el sitio donante y receptor y cambios en el color de la piel). Su injerto de tejido libre puede tener un color diferente que la piel que lo rodea.
  • Estilo de vida, lo que incluye no poder hacer todas las cosas que hacía antes de su cirugía. Esto depende de la ubicación del injerto.
  • Capacidad para tragar.
  • Capacidad para comer algunos tipos de alimentos.
  • Habla si la cirugía fue en la boca.
  • Capacidad para hablar si la cirugía fue en la laringe.
  • Sensación en la piel de los sitios quirúrgicos. Es posible que tenga entumecimiento u hormigueo en los sitios. Estos mejoran con el tiempo, pero siempre se sentirán más entumecidos que la piel normal.
Volver al principio

Citas de seguimiento

Ambos cirujanos necesitarán verle después de que salga del hospital. Llame al consultorio de cada cirujano para programar una cita. Es muy importante que acuda a las citas de seguimiento. Escriba cualquier pregunta que pueda tener y tráigalas con usted a sus citas.

Volver al principio

Recursos de apoyo

Después de la cirugía, es posible que tenga sentimientos nuevos y de desasosiego. Muchas personas dicen que sienten ganas de llorar, tristeza, preocupación, nervios, irritación o enfado en algún momento u otro. Es posible que observe que no puede controlar algunos de esos sentimientos. Si esto sucede, es buena idea buscar apoyo emocional.

El primer paso para sobrellevar la situación es hablar de cómo se siente. Los familiares y amigos pueden ayudar. El médico, enfermero y trabajador social pueden tranquilizarle, apoyarle y guiarle. Siempre es buena idea comunicarle a esos profesionales cómo se sienten usted, sus familiares y amigos desde un punto de vista emocional. Los pacientes y sus familiares disponen de muchos recursos. Ya sea que usted se encuentre en el hospital o en casa, los enfermeros, médicos y trabajadores sociales estamos para ayudarles a usted y a sus familiares y amigos a hacer frente a los aspectos emocionales de su enfermedad.

Recurso de apoyo de MSK

Centro de Orientación
646-888-0200
Muchas personas encuentran que la orientación les ayuda. Ofrecemos orientación a personas, parejas, familias y grupos, así como medicamentos para la ansiedad y la depresión.

Programa de Recursos para la Vida Después del Cáncer (RLAC)
646-888-8106
En MSK, la atención no termina después del tratamiento activo. El programa RLAC es para los pacientes que hayan terminado con el tratamiento y para sus familias. El programa ofrece muchos servicios, entre ellos seminarios, talleres, grupos de apoyo, orientación sobre cómo vivir después del tratamiento y ayuda con cuestiones de seguros y empleo.

Volver al principio

Díganos qué piensa

Díganos qué piensa

Sus opiniones nos ayudarán a mejorar la información que brindamos a los pacientes y cuidadores.

Questions En cierto modo No

Última actualización