quimioterapia

Español
Compartir
Español
Compartir
Lalkha Lopez

Lalkha Lopez (a la derecha) administra quimioterapia a una paciente en nuestro centro de 64th Street en Manhattan.

La quimioterapia es un método de tratamiento que utiliza fármacos potentes para destruir las células cancerosas o para detener o retardar su crecimiento. A veces se la llama terapia sistémica porque estos fármacos circulan por todo el cuerpo. Dependiendo de varios factores, la quimioterapia puede curar o controlar el cáncer o ayudar a aliviar los síntomas que puedas tener.

Pictured: Chau Dang
Making the Most of Your First Appointment with Your Oncologist
Meeting with your oncologist for the first time? Find tips for getting the most from that appointment.
Obtenga más información

Nuestro particular enfoque en el cáncer brinda a los médicos de Memorial Sloan Kettering una amplia experiencia en la identificación de lo que hace que el cáncer de cada persona sea único. Si determinamos que la quimioterapia es la mejor opción de tratamiento para ti, tu equipo de atención sabe qué fármacos específicos serán más eficaces.

Es muy importante para nosotros preservar tu calidad de vida mientras estás bajo nuestro cuidado. Nuestros médicos y enfermeros te monitorean con cuidado durante tu tratamiento y después de este.

Debido a que a menudo actúa atacando las células que se dividen rápidamente, la quimioterapia puede dañar las células sanas, como las que producen las células sanguíneas o las que hacen que crezca el cabello, así como las cancerosas. El daño a las células sanas puede hacer que tengas efectos secundarios durante tu tratamiento, después de este o en ambas ocasiones. Sin embargo, tu equipo de atención puede sugerir estrategias para minimizar o controlar esos síntomas, o ajustar el fármaco o la dosis según sea necesario. También estamos trabajando para desarrollar nuevos tratamientos basados ​​en medicamentos que no solo funcionen mejor sino que también tengan menos efectos secundarios.

En la actualidad, hay disponibles algunas alternativas nuevas a los fármacos de quimioterapia tradicionales que se dirigen con mayor precisión a las células cancerosas y no afectan las células normales. Por ejemplo, varias inmunoterapias y terapias dirigidas que nosotros y otros expertos en cáncer hemos desarrollado pueden causar menos efectos secundarios o efectos secundarios diferentes.

Cómo te puede ayudar la quimioterapia

Si la quimioterapia es parte de tu plan de tratamiento, tu equipo de atención te explicará por qué es una buena opción para ti. Para los tipos de cáncer que afectan la sangre o el sistema linfático, incluidos la leucemia y el linfoma, la quimioterapia puede ser la única opción de tratamiento que tenga sentido. Otras razones para incluir la quimioterapia en tu plan de tratamiento son:

  • destruir cualquier célula cancerosa que pueda quedar en tu cuerpo después de la radiación o la cirugía (llamado tratamiento adyuvante)
  • reducir los tumores antes de la cirugía o la radioterapia (llamado tratamiento neoadyuvante)
  • tratar el cáncer que ha regresado (cáncer recurrente) o se ha propagado (ha hecho metástasis) a otras partes de tu cuerpo
  • aumentar el efecto de la radioterapia
  • aliviar o disminuir la intensidad de tus síntomas provocados por el cáncer al reducir el tamaño de los tumores que están empujando o ejerciendo presión sobre partes de tu cuerpo

Formas de recibir quimioterapia

Administramos la quimioterapia a los pacientes de varias maneras. Estos son:

  • por vía intravenosa (IV), es decir, que el fármaco se administra en la vena a través de un tubo delgado llamado catéter
  • por vía oral en forma de tabletas, píldoras o cápsulas que se tragan
  • por medio de una inyección en un músculo o debajo de la piel
  • localmente, en forma de crema que se aplica a la piel
  • intrahepáticamente, es decir, el fármaco se administra en la arteria hepática, que envía sangre directo al hígado
  • por medio de una inyección intraperitoneal en la cavidad abdominal
  • por vía intratecal, es decir que el fármaco se administra en el espacio lleno de líquido entre las capas delgadas de tejido que cubren el cerebro y la médula espinal

Si recibes quimioterapia por vía intravenosa, es posible que tu médico te recomiende insertar un dispositivo especial llamado puerto (como una vena artificial) en la pared torácica debajo de la piel. Puede permanecer en su lugar de forma segura a largo plazo si es necesario. Si tu equipo de atención recomienda usar un puerto para administrar tu tratamiento, tu médico te explicará por qué sería beneficioso para ti, cómo y dónde se colocará, cómo cuidarlo, cuánto tiempo podrías necesitarlo, cómo se retira y cualquier posible riesgo que tenga. Responderemos todas tus preguntas para ayudarte a tomar una decisión informada.