Factores de riesgo, causas y prevención del melanoma

Factores de riesgo, causas y prevención del melanoma

Español
Share
Print
Español
Share
Print

El principal factor de riesgo del melanoma es la exposición a la luz ultravioleta (UV) del sol o de las camas o cabinas solares en interiores. Se cree que muchos melanomas cutáneos se producen como resultado de quemaduras solares o exposición excesiva a la luz ultravioleta durante un tiempo.

De todas formas, también es posible que el melanoma se presente en partes del cuerpo que no están expuestas a la luz solar, como la planta de los pies y las membranas que recubren los ojos, los senos nasales, el ano y la vagina. Estas son afecciones poco frecuentes y los médicos todavía están tratando de comprender por qué ocurren.

Además de la exposición a la luz ultravioleta, existen muchos otros factores de riesgo para el melanoma.

Edad

El riesgo de padecer melanoma aumenta con la edad. La mayoría de los casos de melanoma ocurre en personas mayores. La enfermedad rara vez afecta a los niños.

Lunares atípicos

Las personas con lunares que son inusualmente grandes, de forma irregular, mal definidos en los bordes, de varios colores o planos y con bultos son mucho más propensas a padecer melanoma. A veces, estos tipos de lunares son un rasgo de la familia.

Muchos lunares

Tener una mayor cantidad de lunares, incluso si parecen normales, se asocia con un mayor riesgo de padecer melanoma.

Lunares congénitos grandes/gigantes (marcas de nacimiento)

Tener lunares inusualmente grandes al nacer es un posible precursor del melanoma. El riesgo varía según el tamaño del lunar. Los lunares más grandes presentan un mayor riesgo.

Antecedentes personales o familiares de melanoma

Si ya le diagnosticaron melanoma, tiene un riesgo mucho mayor de padecer la enfermedad de nuevo. También tiene un riesgo mayor que el promedio de padecer melanoma si sus padres o hermanos lo han tenido.

Algunas personas heredan una mutación genética que las hace más propensas a tener melanoma. Un ejemplo es la mutación CDKN2A. Si tiene antecedentes importantes de melanoma en su familia, su médico puede sugerirle que usted y los miembros de su familia se hagan un examen para detectar estas mutaciones. Descubrir que tiene una mutación puede ayudarle a tomar decisiones que pueden reducir su riesgo de padecer melanoma.

Tez clara

Las personas con cualquier color de piel pueden padecer melanoma, pero tener una tez clara le pone en un riesgo mucho mayor. Esto significa ojos claros, cabello claro o pecas prominentes. Las personas de tez clara también tienden a quemarse fácilmente con el sol.

Formas de prevenir el melanoma

Su mejor defensa contra el melanoma y otros tipos de cáncer de piel es limitar su exposición a la luz ultravioleta (UV). La exposición a la luz ultravioleta es la única causa prevenible conocida de melanoma.

A continuación se encuentran algunos pasos que puede seguir para reducir su riesgo de padecer melanoma:

  • Evite estar al aire libre durante períodos prolongados. Busque sombra siempre que sea posible, incluso si usa un protector solar. Esto se refiere especialmente al mediodía, cuando el sol es más intenso.
  • Use ropa que pueda bloquear el sol. Esto incluye camisas de manga larga, pantalones y sombreros de ala ancha. Debido a que la ropa oscura tiende a absorber más rayos ultravioleta que la ropa clara, protege mejor su piel. También busque ropa hecha de tela con protección solar incorporada. Busque prendas con un factor de protección ultravioleta (UPF) de 50 o más.
  • Use un protector solar de amplio espectro con un SPF de 30 o más. (De “amplio espectro” significa que le ofrece protección contra las dos formas de rayos UV: UVA y UVB. Busque esas palabras en la etiqueta: debería estar claramente marcado.)
  • Evite el bronceado y las quemaduras solares. El bronceado es la respuesta del cuerpo a las lesiones causadas por los rayos ultravioleta. Debe evitar usar las camas y cabinas solares interiores porque también son fuentes peligrosas de radiación ultravioleta.
  • Use anteojos de sol con protección UV cuando esté al aire libre.

Manténgase alerta a los cambios en la piel

Preste atención a cualquier cambio que note en la piel. Revise su piel con regularidad, en particular si tiene algún factor de riesgo de padecer melanoma.

Una vez por mes, revise su piel frente a un espejo. Mire de cerca de la cabeza a los pies para detectar cambios en los lunares existentes o la aparición de nuevos lunares. Use el método “Do U C Melanoma” (¿Ve un melanoma?) para buscar cambios sospechosos en la piel. También hable con su médico sobre la posibilidad de programar exámenes periódicos de la piel con un dermatólogo y otros métodos de detección temprana. Obtenga más información sobre las opciones de vigilancia del melanoma en MSK.

Si nota algún cambio sospechoso en la piel, hable con su médico. Su mejor oportunidad para obtener un buen resultado general es que le examinen y traten la piel de inmediato.