Información sobre reparación de rectocele o enterocele

En esta información se explica qué son los enteroceles y los rectoceles y cómo se reparan.

Acerca de los enteroceles

Un enterocele, también llamado prolapso del intestino delgado, se produce cuando el intestino delgado desciende y empuja la parte superior de la vagina. Esto crea un bulto (véase la figura 1).

Figura 1. Enterocele

Figura 1. Anatomía femenina con y sin enterocele

Un enterocele se produce cuando el techo de la vagina se debilita. Eso puede ser causado por:

  • Envejecimiento
  • Parto vaginal de bebés pesados
  • Menopausia
  • Una histerectomía (cirugía para extirpar el útero) u otra cirugía ginecológica
Volver arriba

Acerca de los rectoceles

Un rectocele, también llamado prolapso posterior, se produce cuando el recto sobresale por la pared posterior de la vagina (véase la figura 2).

Figura 2.
 Rectocele

Figura 2. Anatomía femenina con y sin rectocele

Un rectocele ocurre cuando los músculos de la pared vaginal se debilitan. Eso puede ser causado por:

  • Envejecimiento
  • Parto vaginal de bebés pesados
  • Menopausia
Volver arriba

Tratamiento para enteroceles y rectoceles

Usted tendrá una cirugía de reparación. Una cirugía de reparación fortalecerá la pared de la vagina con suturas (puntos). La reparación de un enterocele hace que el intestino delgado no sobresalga más en la vagina. La reparación de un rectocele hace que el recto no sobresalga más en la vagina.

 

Riesgos de la cirugía de reparación

La mayoría de las personas que se someten a una cirugía de reparación por enterocele o rectocele no tiene problemas después de la cirugía. Después de la cirugía, es posible que experimente:

  • Dolor
  • Sangrado vaginal
  • Infección
  • Lesión en la vejiga o los uréteres (conductos que transportan la orina desde los riñones hasta la vejiga)
  • Incontinencia (pérdida de orina)
  • Problemas al orinar, permanentes o a largo plazo
    • Es posible que le coloquen un catéter (una sonda delgada y flexible) en la vejiga para drenarle la orina. También es posible que necesite otra cirugía para corregir el problema.
  • Problema para retener la orina hasta llegar a un inodoro
  • Estrechamiento de la vagina
  • Dolor o molestia durante las relaciones sexuales
Volver arriba

Qué esperar durante la cirugía de reparación

  • Su cirugía tardará de 1 a 2 horas.
  • Se le aplicará anestesia (medicamentos que hacen que se duerma) durante su cirugía.
  • Su cirujano colocará suturas absorbibles en la pared de la vagina. El intestino delgado y el recto no son parte de la cirugía.
  • La mayoría de las personas se van a casa el día después de la cirugía.
Volver arriba

Qué esperar después de la cirugía de reparación

  • Tendrá un vendaje de gasa en la vagina para ayudar a detener el sangrado. Le quitarán el vendaje el día después de su cirugía.
  • Un catéter drenará la orina de la vejiga. Su enfermero se lo quitará el día después de su cirugía.
  • Después de su cirugía tendrá un poco de sangrado vaginal. Use una toallita o un protector higiénico. No use tampones.
  • Puede ducharse 48 horas después de la cirugía. No tome baños de inmersión, no nade ni se sumerja en una tina de hidromasaje hasta que el médico el enfermero le digan que es seguro.

Tome sus medicamentos

Después de su cirugía tendrá que tomar 3 medicamentos:

  • Un antibiótico que debe tomar hasta que termine todas las pastillas
  • Medicamentos para aliviar el dolor después de la cirugía
  • Un laxante emoliente para mantener los intestinos flojos. Puede dejar de tomarlo si tiene diarrea (defecaciones blandas o aguadas)

Seguimiento

  • Haga una cita para ver al médico 2 semanas después de su cirugía.
  • No levante nada que pese más de 10 libras (alrededor de 4.5 kilogramos) durante 3 meses después de su cirugía.
  • Evite hacer ejercicio vigoroso, como correr o trotar, durante 3 meses después de la cirugía.
  • No tenga relaciones sexuales ni ponga nada en la vagina (como tampones) durante 6 semanas después de la cirugía.
Volver arriba

Llame al médico o enfermero si tiene:

  • Una temperatura de 101 °F (38.3 °C) o superior
  • Más sangrado vaginal que cuando estuvo en el hospital.
  • Dolor que no se quita con medicamentos para el dolor
  • Espasmos intensos de la vejiga
  • Ausencia de defecaciones durante más de 48 horas
  • Ausencia de gases durante 24 horas
  • Náuseas, vómito o ambos
Volver arriba

Última actualización