Terapias focales para el cáncer de próstata

Español
Compartir
Español
Compartir
Jonathan Coleman

El cirujano Jonathan Coleman es especialista en terapias focales, un conjunto de técnicas de invasión mínima para eliminar pequeños tumores localizados en la próstata.

Para los hombres con tumores de próstata pequeños y localizados, estamos investigando la terapia focal como una estrategia para tratar a hombres con cáncer de próstata cuidadosamente seleccionados. Nuestro objetivo es destruir con éxito las áreas de cáncer y minimizar los efectos secundarios. La terapia focal es un término general para una variedad de técnicas no invasivas para destruir pequeños tumores dentro de la próstata mientras se deja intacta la glándula restante y se preserva la mayor parte del tejido normal. En situaciones adecuadas, la terapia focal puede ofrecer varias ventajas para los hombres con cáncer de próstata temprano:

  • Puede destruir eficazmente áreas específicas de cáncer dentro de la próstata mientras preserva el tejido y la función normales de la próstata.
  • Los efectos secundarios, incluidos los cambios en la función urinaria y sexual, pueden ocurrir con menos frecuencia y pueden ser menos graves que los asociados con tratamientos más agresivos.
  • A menudo realizamos terapia focal de forma ambulatoria.

Nuestro enfoque a la terapia focal

Seguimos un conjunto riguroso de normas para recomendar a las personas que reciban terapia focal. Esto incluye realizar una evaluación exhaustiva para confirmar que el tumor es pequeño y está localizado y que no se requiere un tratamiento más extenso.

Ofrecemos varios tipos diferentes de terapia focal, incluidas algunas técnicas nuevas que solo están disponibles a través de nuestros ensayos clínicos.

Crioablación focal

Con la crioablación focal, usamos una sonda delgada como una aguja para administrar una solución que rodea el tumor y lo mata congelándolo a una temperatura muy baja. Nuestros investigadores están evaluando la eficacia de este enfoque relativamente nuevo que destruye solo el tumor y preserva la mayor parte de la próstata. Debido a que la crioablación focal se enfoca solo en un área pequeña dentro de la próstata, tiende a causar menos efectos secundarios que otras técnicas de crioablación, que congelan toda la próstata.

Ultrasonido focalizado de alta intensidad

El ultrasonido focalizado de alta intensidad (HIFU) utiliza la energía de las ondas de sonido, dirigidas al tumor con la ayuda de resonancias magnéticas, para sobrecalentar y eliminar pequeños tumores. Algunos hombres consideran que el HIFU es un enfoque de terapia focal atractivo porque es relativamente no invasivo. La eficacia de este tratamiento se monitorea en tiempo real, usando una IRM para medir la temperatura dentro de la próstata durante la terapia.

En Memorial Sloan Kettering, ofrecemos la terapia focal HIFU a pacientes seleccionados a través de un ensayo clínico.

NanoKnife®

La electroporación irreversible es una técnica que utiliza un dispositivo llamado NanoKnife para pasar una corriente eléctrica a través del tumor. La electricidad crea aberturas muy pequeñas (llamadas poros) en las células del tumor, lo que lleva a la muerte de las células. Se utiliza un ultrasonido o una tomografía computarizada para enfocar la corriente con precisión en el tumor, sin afectar los vasos sanguíneos y otros tejidos.

Terapia fotodinámica dirigida vascular

Con la terapia fotodinámica dirigida vascular, administramos un fármaco por vía intravenosa que destruye las células tumorales y los vasos sanguíneos que las sustentan. El fármaco viaja al interior del tumor y se activa cuando lo exponemos a la luz de un color muy específico, que se administra a través de fibras especialmente diseñadas colocadas dentro de la próstata. Actualmente, el fármaco utilizado en esta terapia está aprobado para su uso únicamente fuera de los Estados Unidos. Sin embargo, los pacientes que cumplan con los requisitos pueden recibirlo a través de uno de nuestros ensayos clínicos.

Después de la terapia focal, controlaremos cuidadosamente su progreso. Además de la prueba y el examen del antígeno prostático específico (PSA), podemos recomendar más estudios de resonancia magnética y ultrasonido para evaluar los efectos del tratamiento. Estos estudios también pueden servir como guía para una biopsia de seguimiento. En conjunto, estas estrategias son más precisas que una prueba de PSA sola para determinar si un tratamiento fue eficaz. Si las pruebas de seguimiento indican que el cáncer ha regresado, podemos ofrecerte muchas otras opciones de tratamiento después de la terapia focal.