Braquiterapia para el cáncer de próstata

Español
Compartir
Español
Compartir

La braquiterapia es una forma interna de radioterapia, que se inició en MSK, en la que se implantan semillas radioactivas cerca del sitio del tumor. Estos procedimientos se realizan como tratamientos para pacientes ambulatorios bajo anestesia. La mayoría de los pacientes se van a casa el mismo día del procedimiento.

Hay dos tipos:

Braquiterapia de tasa de dosis alta

En la braquiterapia de tasa de dosis alta (HDR), administramos ráfagas concentradas de radiación en un corto tiempo. Después de administrar anestesia, insertamos una serie de catéteres (tubos) de plástico dentro o cerca del tumor en la próstata. Los catéteres están conectados a una máquina que contiene dosis precisas de radiación en forma de gránulos radioactivos. Los gránulos se liberan en los catéteres durante una o dos sesiones de 15 minutos, donde se administra radiación directamente al tumor.

Después del tratamiento final, se retiran los catéteres y el paciente puede regresar a casa.

Nuestro equipo de oncología radioterápica utiliza tecnología informática durante el procedimiento para garantizar un tratamiento preciso. A menudo utilizamos tomografías computarizadas en tiempo real combinadas con datos de resonancia magnética recopilados antes del procedimiento para planificar y orientar el tratamiento, así como para intensificar la dosis de radiación en las regiones de la próstata que requieren un enfoque más agresivo. Somos uno de los pocos hospitales en el mundo que utiliza máquinas de tomografía computarizada portátiles para obtener información en tiempo real.

Por lo general, recomendamos braquiterapia HDR para hombres que tienen la enfermedad más avanzada y siguen el tratamiento con un ciclo corto de radioterapia de intensidad modulada guiada por imágenes.

Para todos los tipos de braquiterapia, confiamos en los datos de la resonancia magnética para que nos muestren la ubicación de los tumores, de modo que estas áreas puedan enfocarse con una precisión excelente y administrar altas dosis de radiación a estos sitios dentro de la glándula.

La braquiterapia se puede considerar como un tratamiento para hombres cuyo cáncer regresa después de una radioterapia previa. Este tratamiento de rescate se puede asociar con menos efectos secundarios que la cirugía de cáncer de próstata y es posible que elimine el cáncer residual.

Braquiterapia de tasa de dosis baja

Con la braquiterapia de tasa de dosis baja (LDR), insertamos diminutas semillas de titanio que contienen radiación dentro o cerca del tumor mientras estás bajo anestesia. Utilizamos imagenología de ultrasonido para guiar la colocación de las semillas. En el 95 por ciento de los casos, esta técnica logra eliminar el cáncer.

En Memorial Sloan Kettering, realizamos braquiterapia LDR de forma ambulatoria. Suele tardar un poco más de una hora. Aunque las semillas son permanentes, causan poca o ninguna molestia y su radioactividad disminuye después de varias semanas o unos meses.

Para asegurarnos de que el tumor reciba la dosis óptima de radiación mientras el tejido circundante está protegido, desarrollamos y utilizamos una guía de imágenes en tiempo real cuando implantamos las semillas radioactivas en el cuerpo.

Durante el procedimiento, un escáner de tomografía computarizada portátil (llamado O-arm) proporciona imágenes actualizadas de la próstata. Un sistema sofisticado de software fusiona las imágenes de ultrasonido que tomamos antes del procedimiento con estas tomografías computarizadas en tiempo real. Usando estos datos, la computadora analiza millones de posibles ubicaciones para las semillas. En cuestión de segundos, selecciona las que administrarán una dosis precisa de radiación al tumor y evita las lesiones en el tejido sano.

Antes de que salga del quirófano, tomamos una tomografía computarizada final para asegurarnos de que las semillas se colocaron en los lugares correctos.