Terapias sistémicas

Español
Compartir
Español
Compartir
La oncóloga médica Dana Rathkopf (derecha) atiende a hombres con enfermedad avanzada.

La oncóloga médica Dana Rathkopf (derecha) atiende a hombres con enfermedad avanzada.

El cáncer de próstata metastásico es un cáncer que se ha diseminado a otras partes del cuerpo. En la actualidad, tenemos más opciones de tratamiento para la enfermedad metastásica que nunca. Hay tratamientos para el cáncer de próstata que ya ha hecho metástasis (se ha diseminado) al momento de que usted reciba su diagnóstico. También hay opciones si el cáncer hace metástasis después de los tratamientos, como por ejemplo la cirugía de prostatectomía radical o la radioterapia.

Los fármacos que se usan para tratar el cáncer de próstata metastásico se denominan terapias sistémicas. Estos fármacos circulan por todo el cuerpo para atacar las células cancerosas donde se encuentren. En la actualidad, hay 11 fármacos de terapia sistémica que ayudan a las personas que sufren de cáncer de próstata metastásico a vivir más tiempo. Otros tratamientos pueden reducir los efectos secundarios de la enfermedad metastásica. Cuando se administran juntas, estas terapias sistémicas ayudan a las personas que padecen cáncer de próstata metastásico a vivir más tiempo y tener una mejor calidad de vida.

Nuestros oncólogos médicos son expertos en determinar qué tratamiento sistémico o combinación de tratamientos será mejor para usted. Los tratamientos más comunes incluyen:

 

Terapia hormonal

La terapia hormonal retrasa o bloquea el crecimiento de las células del cáncer de próstata. La testosterona es una hormona sexual andrógena masculina, la cual se produce cuando la glándula pituitaria (una glándula que está en el cerebro) hace que los testículos produzcan esperma. La testosterona puede causar que crezcan células del cáncer de próstata.

La terapia hormonal disminuye la cantidad de testosterona que producen los testículos. También bloquea la acción de la testosterona y de otras hormonas masculinas. Estos fármacos pueden reducir la testosterona a un nivel similar al de alguien a quien le hayan extirpado los testículos. Ese proceso recibe el nombre de castración.

El médico podría recomendarle recibir terapia hormonal para:

  • Disminuirle el tamaño de la próstata antes de comenzar la radioterapia. Eso ayuda a reducir la cantidad de tejidos normales que reciben radiación.
  • Facilitar que la radiación elimine las células del cáncer de próstata.
  • Aliviar el dolor.
  • Detener la propagación de la enfermedad en casos de cáncer de próstata avanzado.

Si recibe un nuevo diagnóstico de cáncer de próstata sensible a las hormonas, la terapia hormonal será eficaz. Hay muchas opciones de tratamiento, entre ellas la combinación de terapias, que ha demostrado su eficacia para extender el tiempo de vida.

Sin embargo, algunos tumores prostáticos desarrollan resistencia a estos fármacos luego de meses o años de tratamiento. Este fenómeno recibe el nombre de cáncer de próstata resistente a la castración. Hoy en día, los hombres con cáncer de próstata resistente a la castración tienen más opciones que nunca.

Por ejemplo, los oncólogos de MSK también dirigieron un estudio (ensayo clínico) internacional a gran escala para estudiar una nuevo fármaco de terapia hormonal muy fuerte llamado abiraterone acetate (Zytiga). Este fármaco bloquea una enzima (proteína) importante que participa en la producción de testosterona. Disminuye la cantidad de testosterona del tumor y de la sangre. Se ha demostrado que este fármaco extiende la vida de las personas que padecen de cáncer de próstata sensible a las hormonas. El resultado es el mismo en las personas que sufren cáncer de próstata resistente a la castración.

Los oncólogos de MSK también dirigieron el primer ensayo clínico de un fármaco llamado enzalutamide (Xtandi®), que bloquea la testosterona para que no se adhiera a las células cancerosas. La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos aprobó el uso de enzalutamide para los hombres que sufren cáncer de próstata resistente a la castración. El fármaco se utiliza para tratar el cáncer metastásico y el no metastásico.

Nuestros médicos deciden qué tratamientos y qué combinaciones son las mejores para usted. Para ello, tienen en cuenta la velocidad de desarrollo del cáncer, su ubicación y el riesgo que usted corre de padecer la enfermedad. Adaptamos la intensidad del tratamiento para que coincida con su riesgo.

Podemos darle algunos de estos fármacos cuando le diagnostiquen cáncer de próstata por primera vez. Usaremos otros solo en casos en los que el cáncer regrese (recaída). Nuestros oncólogos médicos han estado involucrados en el uso de estos fármacos desde los inicios de su desarrollo. Saben cuándo es el mejor momento para usar cada fármaco.

Inmunoterapia

La inmunoterapia aprovecha el poder del sistema inmunitario para atacar selectivamente las células cancerosas. MSK ha sido líder en el desarrollo de tratamientos de inmunoterapia para muchos tipos de cáncer.

El primer tratamiento de inmunoterapia para hombres con cáncer de próstata metastásico avanzado aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) fue sipuleucel-T (Provenge®). El fármaco se fabrica recolectando células inmunitarias de una persona y diseñándolas para combatir las células del cáncer de próstata. Luego, las células inmunitarias se vuelven a colocar en el cuerpo. Este fármaco puede ayudar a que las personas que sufren de cáncer de próstata metastásico vivan más tiempo.

Más recientemente, MSK llevó a cabo un ensayo clínico de un tipo de inmunoterapia llamado inhibidores de puntos de control. Los investigadores estudiaron el inhibidor de puntos de control pembrolizumab (Keytruda®). Descubrieron que una pequeña cantidad de personas cuyo cáncer de próstata metastásico tiene una alteración genética específica responden a Keytruda. Los exámenes genéticos del tumor pueden determinar si alguien que sufre cáncer de próstata tiene probabilidades de responder al fármaco.

También lideramos el desarollo de nuevos tipos de tratamientos de inmunoterapia. Estamos identificando diferentes tipos de células de cáncer de próstata y activando el sistema inmunitario contra esas células. Estos fármacos están disponibles para las personas que participaron de nuestros ensayos clínicos.

Quimioterapia

La quimioterapia es un medicamento que destruye las células cancerosas y se administra por vía oral o por vía intravenosa (se inyecta en una vena). Es una opción de tratamiento importante para el cáncer de próstata que ha hecho metástasis (se ha diseminado). La quimioterapia puede prolongar la vida y reducir el dolor en las personas que tienen cáncer que se ha diseminado a los huesos. El docetaxel (Taxotere®) se considera el tratamiento convencional en la quimioterapia contra el cáncer de próstata resistente a la terapia hormonal. Ataca la estructura de las células del cáncer de próstata.

La FDA también aprobó el fármaco de quimioterapia cabazitaxel (Jevtana®) para el tratamiento del cáncer de próstata resistente a la castración. También lo usan las personas que tienen cáncer de próstata metastásico que apareció mientras tomaban docetaxel.

Tratamientos de radiación sistémica (radioterapias)

MSK es líder en el campo de la radioterapia. En la radioterapia, se utiliza radiación de alta energía para atacar las células cancerosas. La medicina nuclear es un tipo de radiología que utiliza cantidades muy pequeñas de material radioactivo. Los oncólogos médicos (médicos especialistas en cáncer) y médicos especialistas en medicina nuclear de MSK trabajan en equipo para ofrecer la radioterapia a nuestros pacientes.

Un fármaco más antiguo llamado radium-223 (Xofigo®) se emplea para tratar el cáncer de próstata avanzado con metástasis óseas (cuando el cáncer se disemina a los huesos). Radium-223 administra una forma de radiación muy potente a las metástasis óseas, que puede extender el tiempo de vida y tiene pocos efectos secundarios.

A Promising New Therapy for Advanced Prostate Cancer
A new treatment that selectively seeks out prostate cancer cells shows great promise for treating advanced forms of the disease.

Los tratamientos de radioterapia más nuevos se concentran en las células del cáncer de próstata y no en el hueso que las rodea. Estos fármacos pueden tratar las metástasis óseas, así como también la enfermedad en otras zonas del cuerpo. Un tratamiento usa un tipo de radiación llamado 177Lu-PSMA-617, que se administra a una proteína del cáncer de próstata conocida como antígeno prostático específico de membrana (PSMA).

Para determinar si el cáncer de próstata de una persona tiene suficiente PSMA para que el tratamiento funcione, se usa un tipo de estudio de imagenología llamado escaneo PSMA PET. Si hay PSMA en el cáncer, el tratamiento con 177Lu-PSMA-617 puede extender el tiempo de vida, preservar su calidad y prevenir las fracturas de huesos. En 2022, la FDA aprobó este tratamiento para las personas que ya han recibido tratamientos hormonales y quimioterapia. MSK también lleva a cabo muchos ensayos clínicos donde se investigan nuevos radiofármacos (fármacos que contienen una sustancia radioactiva) para esta enfermedad.  

Otros tratamientos sistémicos

Muchas otras terapias sistémicas se encuentran en las últimas etapas de desarrollo. Se están desarrollando nuevos fármacos para el cáncer de próstata a un ritmo rápido. Los oncólogos médicos de MSK están participando en el desarrollo de estos nuevos tratamientos. Nuestros pacientes pueden unirse a los ensayos clínicos para acceder a ellos.