Radioterapia para el cáncer de próstata

Español
Compartir
Español
Compartir
El oncólogo de radioterapia de Memorial Sloan Kettering Christopher Crane con un paciente

El oncólogo de radioterapia Christopher Crane, fotografiado en la sala de tratamiento del acelerador lineal de Memorial Sloan Kettering.

La radioterapia como tratamiento del cáncer de próstata implica el uso de rayos de alta energía o semillas radioactivas para eliminar los tumores. Los tipos más comunes que recomendamos para tratar el cáncer de próstata son, entre otros, la braquiterapia, la radioterapia guiada por imágenes (IMRT), la radiocirugía estereotáctica y la terapia de protones.

El enfoque de radioterapia que recomendamos depende de las características particulares de su enfermedad. Ofrecemos radioterapia, ya sea sola o en combinación con la terapia hormonal, para combatir todos los estadios del cáncer de próstata. En algunos casos, la usamos como enfoque de tratamiento primario; en otros, la usamos después de la cirugía si hay indicios de que el cáncer ha regresado.

Nuestros oncólogos de radioterapia continuamente trabajan para lograr avances en el campo. Como parte de este esfuerzo, ofrecemos a algunos pacientes acceso a ensayos clínicos que estudian nuevos enfoques de radioterapia. Al participar en un ensayo clínico, es posible que tenga acceso a técnicas o combinaciones de terapias que aún no se pueden conseguir en otros lugares.

¿Por qué elegir MSK?
  • Contamos con un gran equipo de físicos médicos que desarrollan, perfeccionan y ajustan su plan de tratamiento personalizado para garantizar que sea lo más preciso posible.
  • Todos los médicos, enfermeros y terapeutas que le atienden se especializan en cáncer de próstata.
  • Nuestras técnicas de imagenología son una garantía de que administramos el tratamiento más seguro y más específico posible.
  • Tenemos mucha experiencia en todas las formas de radioterapia para tratar el cáncer de próstata. De hecho, fuimos pioneros en el campo de la braquiterapia.
  • Ofrecemos una alternativa más rápida y eficaz a CyberKnife llamada radiocirugía estereotáctica.

Tipos de radioterapia utilizados para tratar el cáncer de próstata

Nuestros médicos trabajarán con usted y los demás integrantes de su equipo de tratamiento para ayudarle a decidir qué enfoque o combinación de enfoques es mejor para usted.

Ya sea que tenga un tumor en estadio temprano o un cáncer de próstata más avanzado, las opciones que normalmente recomendamos son, entre otras:

  • formas internas de radioterapia (llamada braquiterapia), como la implantación de semillas radioactivas. Estos procedimientos se realizan como tratamientos para pacientes ambulatorios bajo anestesia. La mayoría de los pacientes se van a casa el mismo día del procedimiento sin un catéter en la vejiga. Los médicos de MSK fueron pioneros en esta forma de tratamiento.
  • enfoques externos, incluida la radioterapia guiada por imágenes y la radiocirugía estereotáctica

Los enfoques externos, llamados radioterapia de haz externo (EBRT), implican dirigir la radiación directamente a la próstata desde el exterior del cuerpo mediante un dispositivo llamado acelerador lineal. Usamos este enfoque solo para tratar tumores localizados, o lo combinamos con braquiterapia u otras terapias para tratar las enfermedades más agresivas.

Why Am I Hearing So Much About CyberKnife?
CyberKnife is a brand name for one of several available stereotactic radiosurgery devices that deliver radiation with linear accelerators. MSK uses a similar device, made by a company called Varian, that destroys tumors with extremely precise, very intense doses of radiation.

En Memorial Sloan Kettering, utilizamos tres tipos principales de EBRT para tratar el cáncer de próstata: radioterapia de intensidad modulada guiada por imágenesradiocirugía estereotáctica y terapia de protones.

Radioterapia de intensidad modulada (IG-IMRT) guiada por imágenes

A través de la radioterapia de intensidad modulada (IG-IMRT) guiada por imágenes, usamos imagenología en tiempo real para moldear los haces de radiación según los contornos del tumor. Debido a que los movimientos normales del cuerpo pueden hacer que la próstata se mueva ligeramente durante o entre tratamientos, colocamos varios marcadores pequeños en la próstata antes de comenzar la sesión de radiación. La colocación de estos marcadores es muy similar a lo que se hace en la biopsia de próstata. Estos marcadores se llaman marcadores de referencia. Están hechos de oro y permiten que un escáner de tomografía computarizada que es parte del acelerador lineal detecte la ubicación actual del tumor y la próstata con una precisión submilimétrica.

También usamos un tipo de marcador llamado transpondedor de rayos (el sistema Calypso®) para enviar señales a un sistema de rastreo especialmente diseñado. Similar al GPS, el transpondedor de rayos permite que sus radioterapeutas controlen con precisión la posición del tumor durante cada tratamiento. Esto nos ayuda a realizar los ajustes necesarios y garantiza que la radiación presente el menor riesgo para los tejidos sanos al tiempo que maximiza la dosis para el tumor.

Cuando se usa sola, la IG-IMRT se administra durante un período de nueve semanas (aproximadamente 48 sesiones de tratamiento). Cuando se combina con la implantación de semillas radioactivas, podemos administrar la IG-IMRT durante un período de cinco semanas (25 sesiones). La IG-IMRT se ofrece más comúnmente a hombres que tienen problemas urinarios significativos antes de que comience el tratamiento.

MSK Precise™

Muchas de las personas que atendemos reciben un tipo de radioterapia llamada MSK PreciseTM. También se llama radioterapia hipofraccionada. La dosis de radiación que se administra con cada tratamiento es mayor que en la radioterapia convencional, pero hay menos tratamientos durante un período más corto. En particular, es útil para el cáncer que no se ha diseminado fuera de la próstata.

MSK Precise utiliza la resonancia magnética combinada con un sofisticado sistema informático para administrar altas dosis de radiación a los tumores de la próstata. Se utilizan las resonancias magnéticas para ayudar a planear los tratamientos. Brindan claridad para que los médicos puedan ver el tumor y dirigir la terapia con mayor precisión. Con este enfoque, el tratamiento puede esculpir la radiación con un margen de un milímetro alrededor del tumor. La técnica minimiza la cantidad de tejido sano que se ve afectado por la radiación. Solo se necesitan cinco sesiones de tratamiento. Cada una dura entre tres y cuatro minutos. Todo el ciclo se puede completar en poco más de una semana. En comparación, la radiación convencional requiere cerca de 45 a 50 sesiones durante nueve a diez semanas.

Debido a su precisión superior, MSK Precise tiene menos efectos secundarios que muchas de las técnicas de radiación más convencionales, con tasas extremadamente bajas de incontinencia (pérdida de orina) y problemas en el recto. Los efectos secundarios sexuales son bajos y parecidos a los de las técnicas de radiación externa convencionales. Una característica especial de usar MSK Precise para tratar el cáncer de próstata es el gel único que se aplica entre la próstata y el recto. Esto crea un amortiguador para evitar que la radiación afecte el tejido sano. El uso del gel reduce aún más el riesgo de tener efectos secundarios. MSK tiene más experiencia que todos los hospitales del mundo en el uso de este tipo de protección.

MSK Precise se usa más comúnmente en hombres con una función urinaria relativamente buena. Para los hombres que padecen un enfermedad más agresiva, podemos recomendar radioterapia interna mediante el uso de implantes de semillas de braquiterapia en combinación con MSK Precise.

Terapia de protones
¿Qué es la terapia de protones?

Obtenga respuestas a algunas de las preguntas más comunes que nuestros médicos especialistas en terapia de protones reciben de los pacientes.

Más »

Es posible que algunos hombres con cáncer de próstata elijan recibir terapia de protones. La terapia de protones es una forma de radioterapia de haz externo. La terapia de protones puede ser otra forma de administrar una dosis alta de radiación a la próstata mientras que reduce la dosis de radiación al tejido circundante normal. No está claro si la terapia de protones tiene alguna ventaja en comparación con la IG-IMRT. En la actualidad, estamos estudiando cómo se comparan estos métodos con respecto a los efectos secundarios y desenlaces clínicos.

¿Qué tipo de radioterapia es la correcta para usted?

Puede ser confuso saber qué enfoque de tratamiento de radiación es su mejor opción. Estamos aquí para ayudar. Para recomendar un enfoque u otro, nuestro equipo de oncólogos de radioterapia considerará una serie de factores, incluida la agresividad del tumor, qué tan avanzada está la enfermedad y sus propias preferencias.

Quizás sea útil conocer los diferentes escenarios de tratamiento de radiación que existen según los tipos de afecciones que vemos con más frecuencia. Aquí hay algunos.

Radioterapia para el cáncer de próstata localizado

El cáncer de próstata localizado se trata de un tumor que está claramente limitado a la próstata. Las opciones de radioterapia para hombres con cáncer de próstata localizado en estadio temprano son, entre otras:

  • braquiterapia de tasa de dosis baja (LDR)
  • IG-IMRT
  • radiocirugía estereotáctica

Para los hombres con cáncer de próstata localmente avanzado, lo que significa que el cáncer se diseminó fuera de la próstata a los tejidos cercanos, las opciones pueden ser, entre otras:

  • Braquiterapia LDR combinada con un ciclo breve de IG-IMRT diaria
  • IG-IMRT combinada con terapia hormonal
  • Braquiterapia de tasa de dosis alta (HDR) combinada con un ciclo breve de IG-IMRT diaria

Junto con su oncólogo de radioterapia, podemos ayudarle a determinar cuál de estos enfoques es el más adecuado para usted.

Con frecuencia, cuando un tumor está más avanzado o es más agresivo, los hombres reciben terapia hormonal antes de comenzar la radioterapia y la continúan durante su tratamiento. Algunos también reciben terapia hormonal después de finalizar la radioterapia. La terapia hormonal reduce el nivel de testosterona en todo el cuerpo (la testosterona estimula el crecimiento de las células del cáncer de próstata).

Radioterapia después de la prostatectomía

Muchos hombres se someten a una  prostatectomía radical (cirugía para extirpar la próstata) como tratamiento primario contra el cáncer de próstata. Sin embargo, a veces habrá indicios varios años después de la cirugía de que el cáncer ha regresado. Si nota uno o más de estos indicios de que el cáncer ha regresado, como un aumento en el nivel del antígeno prostático específico (PSA) o evidencia que se detecta en una exploración, la radioterapia puede eliminarlo o controlarlo.

También podemos recomendar la radioterapia si el tumor no se ha extirpado completamente mediante cirugía o si en el momento de la cirugía se descubrió que el tumor se extendía fuera de la próstata. Incluso si su nivel de PSA es cero, la radioterapia puede ser importante para eliminar las células cancerosas que pueden haberse escapado de la próstata.

En general, usamos la IG-IMRT después de la cirugía. Si un nivel de PSA en aumento o una exploración indican que el cáncer de próstata ha reaparecido localmente y se ha diseminado a los tejidos cercanos, la IG-IMRT se puede combinar con la terapia hormonal, que reduce el nivel de testosterona en todo el cuerpo (la testosterona estimula el crecimiento de las células del cáncer de próstata).

La radioterapia para las metástasis óseas

Debido a que la radioterapia es un método tan concentrado, no se usa con frecuencia para tratar el cáncer que se diseminó desde la próstata a otras partes del cuerpo. Sin embargo, hemos desarrollado y tenemos una amplia experiencia en el uso de la radiocirugía estereotáctica como tratamiento para ciertos tipos de cáncer de próstata que se han diseminado a los huesos, donde pueden causar un dolor considerable. Puede eliminar las metástasis óseas con gran precisión y puede mejorar drásticamente su calidad de vida si tiene cáncer de próstata avanzado.

Cómo hacer frente a los efectos secundarios de la radioterapia

Los avances en la precisión de la radioterapia han disminuido el riesgo de sufrir complicaciones. Y nuestros médicos están constantemente desarrollando nuevas formas de minimizar los efectos secundarios. Por ejemplo, somos uno de los pocos hospitales en los Estados Unidos que utiliza un gel biodegradable aprobado por la FDA que se inserta antes del tratamiento para proteger el recto. 

De todos modos, la radiación puede causar efectos secundarios a corto y largo plazo, que incluyen incontinencia (la pérdida del control de la vejiga), disfunción eréctil, problemas intestinales, fatiga y síntomas en otras partes del cuerpo (si recibe radioterapia por una enfermedad que se ha diseminado fuera de la próstata).

Los efectos secundarios que tenga dependerán de la parte del cuerpo en que reciba la radiación. En el caso de técnicas como la radioterapia guiada por imágenes y la radiocirugía estereotáctica, también depende de qué estructuras normales se encuentren en la trayectoria del haz de radiación. Además, la radioterapia a veces se administra en combinación con la terapia hormonal, lo que puede causar impotencia. Nuestros expertos trabajarán en estrecha colaboración con usted y su equipo médico para manejar cualquier dificultad relacionada con el tratamiento que pueda tener, como la vejiga, el intestino o la disfunción eréctil. Sin embargo, debido a los sofisticados sistemas de orientación que utilizamos, los problemas graves de vejiga e intestinos a largo plazo ahora son poco frecuentes.

Problemas en los intestinos y la vejiga

Durante los tratamientos de radiación, algunos hombres tienen diarrea u orina frecuente e incómoda. Informe a su equipo de tratamiento si tiene alguno de estos problemas. Podemos recomendar medicamentos y otros métodos que pueden ayudar a aliviar estos efectos secundarios incómodos.

Disfunción eréctil

La radioterapia, ya sea externa o interna, puede causar disfunción eréctil en algunos hombres. Nuestro equipo de médicos, enfermeros practicantes y psicólogos que se especializan en medicina sexual pueden ayudarle a controlar estos efectos secundarios. Estamos estudiando tratamientos para hombres que experimentan los efectos secundarios sexuales del tratamiento contra el cáncer de próstata y colaboraremos con su equipo de atención para minimizar el impacto de la radioterapia en su salud sexual.

Fatiga

Todas las personas responden de forma diferente a la radioterapia. Algunos pacientes sienten poco efecto; otros pueden sentir mucha fatiga a medida que avanza el tratamiento. Es importante descansar lo suficiente. Una vez finalizado el tratamiento, casi todos los pacientes vuelven a sus niveles de energía anteriores. Sin embargo, definitivamente debe informar cualquier fatiga inusual a su equipo de tratamiento.

Publicaciones seleccionadas

Zelefsky MJ, Poon BY, Eastham J, et al. Longitudinal assessment of quality of life after surgery, conformal brachytherapy, and intensity-modulated radiation therapy for prostate cancer (Evaluación longitudinal de la calidad de vida después de la cirugía, la braquiterapia conformada y la radioterapia de intensidad modulada para el cáncer de próstata). Radiother Oncol. 2016 Jan 9. pii: S0167-8140(15)00668-4.

Kohutek ZA, Weg ES, Pei X, et al. Long-term Impact of Androgen-deprivation Therapy on Cardiovascular Morbidity After Radiotherapy for Clinically Localized Prostate Cancer (Impacto a largo plazo de la terapia de privación androgénica en la morbilidad cardiovascular después de la radioterapia para el cáncer de próstata clínicamente localizado). Urology. 2016 Jan;87:146-52.

Hathout L, Folkert MR, Kollmeier MA, et al. Dose to the bladder neck is the most important predictor for acute and late toxicity after low-dose-rate prostate brachytherapy: implications for establishing new dose constraints for treatment planning (La exposición al cuello de la vejiga es el predictor más importante de toxicidad aguda y tardía después de la braquiterapia prostática de tasa de dosis baja: implicaciones para establecer nuevas restricciones de dosis para la planeación de su tratamiento). Int J Radiat Oncol Biol Phys. 2014 Oct 1;90(2):312-9.

Zelefsky MJ, Shasha D, Branco RD, et al. Prophylactic sildenafil citrate improves select aspects of sexual function in men treated with radiotherapy for prostate cancer (El citrato de sildenafil profiláctico mejora ciertos aspectos de la función sexual en hombres tratados con radioterapia para el cáncer de próstata). J Urol. 2014 Sep;192(3):868-74.

Spratt DE, Zumsteg ZS, Ghadjar P, et al. Comparison of high-dose (86.4 Gy) IMRT vs combined brachytherapy plus IMRT for intermediate-risk prostate cancer (Comparación de IMRT de dosis alta (86.4 Gy) frente a braquiterapia combinada más IMRT para el cáncer de próstata de riesgo intermedio). BJU Int. 2014 Sep;114(3):360-7.

Polkinghorn WR, Zelefsky MJ. Improving outcomes in high-risk prostate cancer with radiotherapy (Mejora de los resultados en el cáncer de próstata de alto riesgo con radioterapia). Rep Pract Oncol Radiother. 2013 Nov 11;18(6):333-7.

Kollmeier MA, Fidaleo A, Pei X, et al. Favourable long-term outcomes with brachytherapy-based regimens in men ≤60 years with clinically localized prostate cancer (Resultados favorables a largo plazo con regímenes basados ​en braquiterapia en hombres ≤60 años con cáncer de próstata clínicamente localizado). BJU Int. 2013 Jun;111(8):1231-6.

Zumsteg ZS, Spratt DE, Pei I, et al. A new risk classification system for therapeutic decision making with intermediate-risk prostate cancer patients undergoing dose-escalated external-beam radiation therapy (Un nuevo sistema de clasificación de riesgo para la toma de decisiones terapéuticas con pacientes con cáncer de próstata de riesgo intermedio sometidos a radioterapia de haz externo de dosis escalada). Eur Urol. 2013 Dec;64(6):895-902.