¿Por qué las vacunas de ARN mensajero (ARNm) contra la COVID-19 son diferentes?

Español
Share
Print
Especialista en enfermedades infecciosas del Memorial Sloan Kettering, Tobias Hohl

El especialista en enfermedades infecciosas Tobias Hohl explica que las vacunas de ARN mensajero incitan a las células propias del cuerpo a producir un fragmento de proteína que se encuentra en el virus de la COVID-19, lo que estimula una respuesta inmunitaria protectora.

Dos de las vacunas contra el virus de la COVID-19 (SARS-CoV2) que recibieron la autorización de la FDA de uso de emergencia tienen un diseño único. En esas vacunas, producidas por las empresas farmacéuticas Pfizer y Moderna, se utiliza el ácido ribonucleico mensajero (ARNm) para estimular una respuesta inmunitaria que proteja contra futuras infecciones. El especialista en enfermedades infecciosas de Memorial Sloan Kettering, Tobias Hohl, explica la tecnología que se emplea en las vacunas de ARNm y cómo estas pueden cambiar el panorama de la pandemia.

¿Cómo funcionan las vacunas de ARN mensajero (ARNm) contra la COVID-19?

En las vacunas tradicionales se introduce un germen debilitado o inactivado en nuestros organismos. Las vacunas de ARN mensajero (ARNm), como las de Pfizer y Moderna contra la COVID-19, enseñan a las células a producir una proteína que desencadena una respuesta inmunitaria si la persona se infecta. Cuando la vacuna se inyecta en la parte superior del brazo, el ARNm ingresa en las células que hay cerca del sitio de la inyección y les dice que empiecen a producir la misma proteína que se encuentra en el virus de la COVID-19. El sistema inmunitario reconoce esta proteína y comienza a producir anticuerpos que pueden combatir el virus si la persona vacunada se infecta posteriormente.

Ninguna de las vacunas interactúa o modifica el ADN de ninguna manera, por lo que no pueden provocar cáncer. El ARNm no es lo mismo que el ADN y no puede combinarse con el ADN para modificar su código genético. El ARNm es frágil, por lo que luego de darle las instrucciones a las células, este se descompone y desaparece del cuerpo (en alrededor de 72 horas). El ARNm ni siquiera va al núcleo de la célula, la parte que contiene su ADN. Por lo tanto, no es cierto el mito que dice que de alguna manera la vacuna de ARNm podría inactivar los genes supresores de tumores.

La vacuna contra la COVID-19 no expone a la persona al virus que causa la COVID-19.

Lo que necesita saber sobre las vacunas contra la COVID-19
Obtenga información sobre las vacunas contra la COVID-19 que pueden estar disponibles pronto y lo que eso significa para usted.
Volver al principio

¿Ha habido otras vacunas de ARNm?

Estas son las primeras vacunas de ARN mensajero que se han producido y probado en ensayos de fase III a gran escala en humanos. En comparación con los métodos convencionales, la ventaja de la tecnología del ARNm es que permite desarrollar y ampliar la producción con más rapidez. Tradicionalmente, el desarrollo de las vacunas se ha medido en términos de una década. Haber llegado a este punto es un logro científico asombroso. Hace un año, la mayoría de la gente ni siquiera había oído hablar de esta enfermedad, y ahora los trabajadores de la atención médica están empezando a recibir una vacuna contra ella.

Volver al principio

¿Por qué las vacunas de ARNm tienen que almacenarse a temperaturas tan bajas?

El ARN se descompone con facilidad y rapidez a menos que se mantenga a temperaturas bajas. En el organismo, esto no es un problema, porque el ARN no necesita existir mucho tiempo para llevar a cabo su función. Pero es posible que las vacunas deban mantenerse estables durante días o incluso semanas antes de ser administradas. Con las vacunas convencionales, este aspecto ha sido mucho menos preocupante. Las versiones debilitadas o inactivadas de un virus pueden permanecer estables por más tiempo, sin necesidad de que la temperatura sea baja.

En los ensayos clínicos, la vacuna de Pfizer se mantuvo a 70 grados centígrados bajo cero (-94 grados Fahrenheit), lo que supone almacenarla en hielo seco. La vacuna de Moderna se mantuvo a 20 grados centígrados bajo cero (-4 grados Fahrenheit), lo que se parece más a un congelador normal. Ambas vacunas requieren almacenamiento en frío: la aprobación de las vacunas se basa en los datos que se generan durante los ensayos, por lo que deben cumplirse las mismas condiciones.

Personalmente, no dudaré en colocarme cualquiera de estas vacunas. Voy a recomendar a mis familiares y colegas que se las coloquen cuando estén disponibles".
Tobias M. Hohl infectious disease specialist
Volver al principio

¿Por qué se administran las vacunas en dos dosis separadas por algunas semanas?

El método que supone administrar dos dosis es común en muchas vacunas infantiles. La idea es que la primera inyección prepara el sistema inmunitario y lo ayuda a reconocer el virus, mientras que la segunda refuerza la respuesta inmunitaria. La segunda inyección de Pfizer se administra tres semanas después de la primera; la de Moderna se administra cuatro semanas después. Es muy importante darse ambas dosis de la misma vacuna y seguir los mismos procedimientos que hicieron que los ensayos clínicos fueran tan exitosos.

Volver al principio

¿Cómo puede la gente tener seguridad de que estas vacunas de ARNm son eficaces y seguras?

Ya contamos con datos de decenas de miles de personas que muestran que estas vacunas tienen una eficacia superior a un 90 % en cuanto a la prevención de infecciones.

Information for Patients and Caregivers
Learn about our response to COVID-19 and our updated policies to protect our patients and staff.
Aprende más

Algunas personas tienen efectos secundarios leves o moderados, pero estos no duran mucho, de uno a tres días. Los efectos secundarios más comunes incluyen dolor en el sitio de la inyección, fatiga (sensación de cansancio), dolor de cabeza, dolores y fiebre. Son más habituales después de la segunda dosis, y es posible que necesite descansar más. Los efectos secundarios graves son poco comunes y pueden tratarse. Los expertos de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades todavía están monitoreando a los participantes del ensayo, y continuarán monitoreándolos, así como a los miembros del público en general que reciben la vacuna.

Es muy importante que la gente entienda que estos datos son revisados por grupos independientes que no pertenecen a las compañías farmacéuticas que fabrican los fármacos. Se trata de expertos que no tienen ninguna participación en el desarrollo o la comercialización de la vacuna. Personalmente, no dudaré en colocarme cualquiera de estas vacunas. Voy a recomendar a mis familiares y colegas que se las coloquen.

Las vacunas ofrecen soluciones a mediano y largo plazo para esta pandemia. Pero no podemos renunciar a las medidas de corto plazo que sabemos que son eficaces, como el uso de mascarilla, el distanciamiento físico y el lavado de manos. Hay luz al final del túnel.


12 de enero de 2021


Otros recursos

Volver al principio