Quimioterapia para el cáncer de recto

Español
Share
Print
Español
Share
Print
Médica oncóloga Zoe Goldberg

La médica oncóloga Zoe Goldberg (a la izquierda), atiende a personas con cánceres gastrointestinales en MSK Nassau, en Long Island. Ella es una de los especialistas de MSK que utilizan métodos avanzados, incluso el examen genético, para diseñar planes de tratamiento adaptados a las necesidades de cada paciente.

La quimioterapia es un fármaco o una combinación de fármacos que ataca a las células cancerosas, dondequiera que estén en el cuerpo. Generalmente se combina con otros tratamientos, como la cirugía y la radioterapia. En Memorial Sloan Kettering, podemos personalizar el tratamiento de quimioterapia según la información detallada de tu diagnóstico, como las características genéticas de un tumor de recto. Esta información nos permite diseñar tu plan de cuidado, adaptándolo a tus necesidades específicas y minimizando los efectos secundarios tanto como sea posible.

Estamos aquí para ti.

Comunícate con un Consejero de Cuidados al 800-525-2225

Programar citas en linea

¿Cuándo se utiliza la quimioterapia para el cáncer rectal?

La quimioterapia se puede administrar en distintos momentos durante el tratamiento contra el cáncer de recto, dependiendo de la extensión del cáncer y su ubicación.

  • La quimioterapia neoadyuvante se administra antes de la cirugía para reducir el tamaño de un tumor y luego facilitar su extracción. A veces se combina con radioterapia. La terapia neoadyuvante normalmente se utiliza cuando el cáncer se ha propagado más allá del recto.
  • Es probable que tu equipo de atención médica sugiera la terapia neoadyuvante si tienes un tumor cerca del ano. El objetivo es reducir el tamaño del tumor para poder preservar el músculo del esfínter anal y tu capacidad de ir al baño normalmente.
  • La quimioterapia adyuvante se realiza después de la cirugía o de otra terapia primaria. Esta puede ayudar a eliminar células cancerosas microscópicas que pueden ser difíciles de detectar y que pueden trasladarse a otras partes del cuerpo. Este tratamiento disminuye la posibilidad de que el cáncer vuelva a aparecer.
  • La infusión arterial hepática (HAI) es un tipo de quimioterapia que se administra por vía intravenosa. Si el cáncer rectal se ha propagado al hígado, la HAI proporciona los medicamentos de quimioterapia al hígado a través de una pequeña bomba que se implanta bajo la piel en la parte inferior del abdomen. La HAI lleva el tratamiento directamente a la zona en donde se encuentra el tumor.

Si tienes un tumor que se ha propagado a otras partes del cuerpo, analizaremos el tejido del tumor para buscar mutaciones genéticas específicas. Esta información puede servir para determinar qué tipo de quimioterapia puede ser más eficaz y minimizar los efectos secundarios.