Información actualizada: seguridad y eficacia de la vacuna Johnson & Johnson/Janssen contra el COVID-19

Español
Share
Print
Trabajadora de la salud prepara una vacuna

Al igual que las vacunas Pfizer-BioNTech y Moderna, la vacuna Johnson & Johnson se administra mediante una inyección en la parte superior del brazo.

La FDA y los CDC afirmaron que confían en que la vacuna Johnson & Johnson/Janssen es segura y eficaz en la prevención del COVID-19 para la mayor parte de la población estadounidense y salvará vidas.

Mini Kamboj

Mini Kamboj

Mini Kamboj, Jefa de epidemiología médica de Memorial Sloan Kettering explica por qué la vacuna J & J es eficaz y lo que las autoridades conocen sobre los problemáticos, aunque poco frecuentes, efectos secundarios.

¿Por qué las personas deben confiar en que la vacuna J & J es segura y eficaz?

Los funcionarios de la salud remarcan que el riesgo de complicaciones por COVID-19 es mayor que el riesgo de los poco frecuentes efectos secundarios de la vacuna.

En ensayos clínicos que incluyeron a más de 44,000 personas, la vacuna J & J tuvo una eficacia del 85 % en la prevención del COVID-19 grave.

Si bien es inquietante leer sobre los posibles efectos secundarios graves de una vacuna, las investigaciones sobre los efectos secundarios poco frecuentes relacionados con la vacuna J & J demuestran el cuidado con el que las autoridades de salud pública evalúan cualquier problema de seguridad posible de las vacunas.

El director de los CDC, Dr. Rochelle Walensky, dijo: “Como siempre hacemos, continuaremos observando de cerca todas las señales a medida que se vacunen más estadounidenses. Sigo motivado por el creciente cuerpo de evidencia del mundo real de que las vacunas contra el COVID-19 autorizadas son seguras y eficaces, y protegen a las personas de enfermedades, hospitalizaciones y muerte”.

Volver al principio

¿Qué necesito saber sobre la advertencia de la FDA sobre el riesgo poco frecuente de padecer el síndrome de Guillain–Barré luego de recibir la vacuna J & J?

Al 12 de julio de 2021, los CDC informaron que aproximadamente 100 de los 13 millones de estadounidenses que recibieron la vacuna J & J padecieron el síndrome Guillain-Barré.

El síndrome de Guillain-Barré es una afección grave en la que el sistema inmunitario ataca los nervios, aunque los datos indican que el riesgo de padecer este síndrome es muy bajo. De las pocas personas que lo tuvieron, la mayoría fueron hombres por encima de los 50 años y experimentaron los síntomas dentro de las seis semanas de recibir la vacuna.

Volver al principio

¿Cuáles son los síntomas del síndrome de Guillain–Barré?

Según la hoja de datos de la vacuna J & J, las personas deben buscar atención médica de inmediato si experimentan alguno de los siguientes síntomas:

  • debilidad o sensación de hormigueo, especialmente en piernas y brazos, que empeora y se extiende a otras partes del cuerpo
  • dificultad para caminar; dificultad al realizar movimientos faciales, que incluyen hablar, masticar o deglutir
  • visión doble o incapacidad para mover los ojos
  • dificultad para controlar la vejiga o la función intestinal
Volver al principio

¿Se puede tratar el síndrome de Guillain-Barré?

El síndrome de Guillain-Barré no tiene cura, sin embargo se pueden aliviar muchos de los síntomas de este trastorno. Los tratamientos pueden incluir transfusión de sangre, analgésicos y fisioterapia. Los efectos más graves del síndrome de Guillain-Barré: pérdida de la función motora e incapacidad para caminar, normalmente desaparecen un año después del diagnóstico.

Volver al principio

¿Qué debo saber sobre coágulos (trombosis de senos venosos cerebrales con plaquetopenia) luego de recibir la vacuna J & J?

Se han registrado algunos casos de un trastorno muy poco frecuente pero grave denominado trombosis de senos venosos cerebrales con plaquetopenia en personas que recibieron la vacuna J & J. El trastorno se caracteriza por coágulos en el cerebro y otros órganos y recuentos bajos de plaquetas.

En una investigación realizada por un comité asesor de los CDC, se encontró que, al 21 de abril de 2021, se habían producido un total de 15 casos de este trastorno, incluidas tres muertes, de un total aproximado de 8 millones de dosis administradas. Todos los casos se presentaron en mujeres y todos, excepto dos casos, ocurrieron en mujeres de entre 18 y 48 años. Algunas de las pacientes tenían factores de riesgo preexistentes de coágulos; ninguna tenía cáncer.

La investigación de los CDC determinó que el riesgo general de padecer este trastorno poco frecuente de coágulos luego de recibir la vacuna J & J es extremadamente bajo.

Volver al principio

¿Cuáles son los síntomas de este síndrome de coagulación?

Los síntomas iniciales incluyen dolor de cabeza, fiebre, escalofríos, dificultad para respirar, dolor de pecho, náuseas, vómitos y dolor abdominal persistente. En algunos casos informados, estos síntomas se presentaron una o dos semanas después de recibir la vacuna J & J.

Es importante tener en cuenta que los signos de este trastorno de coagulación son diferentes a los de los efectos secundarios más frecuentes que pueden presentarse los días siguientes a recibir la vacuna, como pueden ser dolores de cabeza leves o síntomas similares a los de la gripe. Puedes obtener más información sobre los síntomas típicos aquí.

Volver al principio

¿Puede tratarse este tipo de trastorno de coagulación?

Sí. Sin embargo, este síndrome que se presenta luego de la vacunación no recibe el mismo tratamiento que cualquier coágulo, por lo que, en caso de tener los síntomas, es importante comunicarle al proveedor de cuidados de la salud si has recibido o no la vacuna J & J.


14 de julio de 2021


Otros recursos

Volver al principio