Terapia sistémica contra el cáncer de mama

Español
Share
Print
Español
Share
Print

Las terapias sistémicas son fármacos que se diseminan por el cuerpo para tratar las células cancerosas donde quiera que se encuentren. Estos tratamientos incluyen la quimioterapia, la terapia hormonal, las terapias dirigidas y la inmunoterapia. Memorial Sloan Kettering es un centro líder en el desarrollo de terapias sistémicas innovadoras contra el cáncer de mama. Nuestro equipo de atención médica cuenta con una vasta experiencia en el uso de estas terapias para tratar a los pacientes. También pueden ser útiles para anticipar y manejar los efectos secundarios del tratamiento.

Estamos aquí para ti.

Comunícate con un Consejero de Cuidados al 800-525-2225

Programar citas en linea

Tras la cirugía, a muchas mujeres les beneficia recibir terapia sistémica adyuvante (adicional). El objetivo de este tratamiento es reducir el riesgo de recidiva (reaparición) o metástasis (diseminación) del cáncer de mama. A veces administramos este tratamiento antes de la cirugía de cáncer de mama —un abordaje que se denomina terapia neoadyuvante— para ayudar a reducir el tumor y facilitar su extirpación quirúrgica. En ambos casos, el principal objetivo es destruir o controlar las metástasis microscópicas que no se ven, antes de que crezcan. Esto reduce el riesgo de diseminación distante del cáncer de mama en los años después de la cirugía.

Hay varios factores que determinan si te conviene una terapia sistémica adyuvante y qué tipo de terapia sería más adecuada para tu condición. Estos incluyen:

  • la presencia o ausencia de células cancerosas en los ganglios linfáticos
  • el tamaño del tumor
  • el estado menopáusico
  • si el tumor contiene receptores de hormonas o produce en exceso ciertas proteínas, como la HER2/neu
  • si tienes un resultado de recidiva elevada en la prueba OncotypeDx®, la cual analiza la actividad de un grupo de genes que pueden incidir en como el cáncer podría comportarse o responder a distintos tratamientos

También podemos recomendar la participación en un ensayo clínico de cáncer de mama, lo que puede brindar acceso a nuevas terapias que no se encuentran disponibles en otros centros.

Tratamiento de la enfermedad metastásica

Médicos especialistas en cáncer de mama

Los médicos, enfermeros y otros profesionales de la atención médica de MSK son expertos en cirugía, reconstrucción, oncología radioterápica y otras áreas relacionadas con el cáncer de mama.

Conoce a los médicos especialistas en cáncer de mama de MSK »

Las mujeres con cáncer de mama metastásico pueden someterse a distintas terapias sistémicas para controlar la enfermedad. Entre ellas se encuentran la quimioterapia, la terapia hormonal, los productos biológicos, las inmunoterapias, otros fármacos dirigidos o combinaciones de estos.

El tratamiento elegido depende de ciertas características del tipo de tumor del cáncer de mama, incluso los receptores de hormonas, la producción de HER2/neu y la ubicación del cáncer.    

Quimioterapia
Existe una gran cantidad de fármacos de quimioterapia que funcionan de muchas maneras diferentes. En un sentido muy general, estos fármacos pueden ayudar a combatir el cáncer de mama al interrumpir el crecimiento y la proliferación de las células cancerosas. Cada uno funciona de distinta manera, y la dosis, la posología y el uso, sea solo o en combinaciones, pueden resultar en distintos niveles de eficacia.

Terapia hormonal
Debido a que ciertos tipos de cáncer de mama dependen del estrógeno y otras hormonas para crecer, los fármacos que bloquean o detienen este proceso pueden impedir el crecimiento de estos tumores.

Terapias dirigidas
Hoy en día, en la investigación del cáncer de mama hay una tendencia a buscar fármacos que apunten a ciertas moléculas específicas que intervienen en la aparición, el crecimiento y la proliferación de dicho cáncer. Entre los primeros éxitos en este campo se encuentran varios fármacos dirigidos a HER2, pero hay una creciente cantidad de agentes y dianas terapéuticas que son prometedores. Aunque muchos de ellos solo se encuentran disponibles en ensayos clínicos formales, cada vez son más los que se aprueban para ser utilizados rutinariamente. El momento y el uso óptimo de estos fármacos aún se está estudiando.